Aldeadávila de la Ribera | “Martín Agüero”, señor de Aldeadávila

Por Jaime González | Fotografías Adrián Casado

El segundo festejo del abono de la localidad salmantina constaba de un festival taurino sin picadores con novillos de la ganadería de Miranda de Pericalvo y R.R. de “Valrubio” para los matadores de toros Iván Abásolo y Mario Sotos.

Festival de corto que probablemente fuera benéfico y no se tuviera constancia de ello debido al nivel de mutilamiento de las defensas de los novillos.

Sale por chiqueros el primero de la tarde, de nombre Campañito, con un aspecto más de vaquilla monchina que de novillo, sin apenas cuernos. Sale a recibir de rodillas al tercio Iván Abásolo con garra y ganas de conquistar a su pueblo de acogida, continuando con unas enlazadas verónicas mirando al tendido y rematando con una media. El torero de Orduña realizando una especie de “auto quite”, se dispone a llamar al toro ,-antes de la brega para banderillas-, lanzando el sombrero campero al más puro estilo Roca Rey
provocando una confusión en el novillo y público que no entendía la jugada. Un poco de carnaval con la cuadrilla en banderillas, pero poco, una tauromaquia artística en comparación con lo que vendría en el
tercer novillo. Brinda a su público e inicia rodilla al tercio con la mano derecha, alternándose con unos ayudados por bajo. Se percibe la escasa clase y fuerza que tiene el de Miranda de Pericalvo. Naturales despegados, pero adaptados a lo que es la poca entrega del eral, estando algo mejor con la mano derecha. Alterna series por ambas manos, pero el novillo entre la fuerza justa que tiene y la gran cantidad de arena
de la plaza pierde constantemente las manos y patas. Remata con una especie de bernardinas a la inversa,
estocada caída, algo atravesada, pero válida. Dos Orejas.

Sale por toriles el tercero, un novillo más en tipo de la afición aldeadaviluca de la ganadería de Valrubio, tan querida en la localidad, una pena que se pasarán tanto con el serrucho. Bonito saludo capotero de Iván Abásolo con unos lances bien trabajados y bien madurados. Comienza el baile con las banderillas, otra cosa no, pero el público se lo pasó en grande, a falta de capeas… Tauromaquia de grabado de Goya. Uno de los mejores momentos del serial festivo sin duda alguna. Pasado el cachondeo, inicia el de Orduña sentado en tablas con bonitos ayudados. Al ir a rematar la tanda cae en el ruedo a causa del exceso de arena. Inmediatamente se reincorpora el vizcaíno y empieza a pegar unas series notorias y bulliciosas, con algo más de elegancia con la mano diestra. Desplante torero de Abásolo antes de cambiar al estoque. Estocada pescuecera, -al grito de “ahora va a ser«-, pero válida. Bonito gesto del torero afincado en Aldeadávila al besar el albero de la plaza. Ciertamente se palpaba en el ambiente que la gente del pueblo quiere al torero vasco. Dos Orejas.

El segundo de la tarde, era otra churrita de la ganadería de Miranda de Pericalvo al cual recibe Mario Sotos con unas bellas verónicas empacado y erguido, con una bonita media para rematar el saludo. Otro novillo sin fuerza ni clase, y nada de casta. Con dos vueltas que dio a la
plaza, estaba ya en el suelo y con la lengua fuera. Pares de banderillas ordenados, cosa que parece casi una proeza. Con la muleta al torero de Albacete se le vio desganado, sin excesiva motivación, más allá de
algún bonito pase con la mano izquierda. Pinchazo y estocada en el sitio a la segunda. Tímidas palmas.

Se hace esperar el cuarto, un guapito novillo del hierro de Valdeflores, castaño con ojo de perdiz y el más respetado en cuanto a pitones. De nuevo, bonito saludo capotero por parte de Mario Sotos. Buenos pares de banderillas a cargo de los rehileteros del torero albaceteño. Con la muleta nos deleita con muletazos de sabor, gusto y olfato con la mano derecha y la muleta montada mientras comenzaba a sonar de fondo “Marcial Eres El Más Grande«. El eral tiene un fondo muy bueno de nobleza, pena que no venga con mayor inspiración el señor Sotos. Estocada media, -o algo menos que media-, y tendida. Tuvo que tirar de verduguillo para darle muerte a este bravo cuarto tras una bronquita a estilo comedia griega a su disciplinada cuadrilla. Puntillazo certero a la segunda, tímidas palmas para el matador y palmas al novillo en el arrastre.

FICHA DEL FESTEJO

Viernes 27 de Agosto de 2021. Plaza de toros portátil de Aldeadávila de la Ribera. Segunda de abono. Cerca de media entrada.

Novillos de Miranda de Pericalvo y
Valrubio – Valdeflores. Palmas al cuarto novillo en el arrastre.

  • Iván Abásolo: dos orejas y dos orejas.
  • Mario Sotos: tímidas palmas en ambos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *