Aldeadávila de la Ribera | Pan y toros

Por Jaime González | Fotografías Adrián Casado

Última de abono en las Fiestas de San Bartolo en la localidad salmantina de Aldeadávila de la Ribera. Corrida de Rejones para los caballeros Rui Fernandes y Andy Cartagena con Toros en mayúsculas de la prestigiosa ganadería de Capea.

Saca el pañuelo blanco el presidente del festejo y comienza a sonar el pasodoble por excelencia de paseíllo “La Entrada”, se hacen de rogar los rejoneadores… Abre plaza el primero de la tarde de nombre Jurídico, a la lidia Rui Fernandes. Poco fino el
portugués a la hora de acertar con el rejón de paseo que en varias ocasiones tuvo que repetir la suerte, mucha pirueta y “carrança” de un lado para otro, adornos floridos y llamada egolatra constante hacia el público. Cambio de tercio y de caballo, suena “el Gato Montés” mientras se dispone a rehiletear al bravo novillo de Capea, varias banderillas largas, llamativas, plateadas; cuatro banderillas cortas y otra banderillas de clavel, para mi excesivo. Agarra el “cabaleiro” luso el rejón de muerte y pincha de una manera calamitosa. Justifica su
fallo por un golpe en la rodilla, parece ser. De nuevo vuelve a la carga con otro rejón de muerte, de nuevo pinchazo sucedido con un rejonazo regulero. El precioso caballo de muerte se va solito por cuadrillas. Oreja consentida.

En el tercero de la tarde, ya se vio otro Rui Fernandes, más motivado y picado por el triunfo más que por derecho de su compañero de cartel Andy Cartagena, desde los rejones de saludo pasando pasando por banderillas se le vio activo, ajustando cada embestida de los bravos murube. Mucha emoción, especialmente con los primeros pares de palos. Al ir a finalizar el tercio, el precioso caballo tordo pegó en la chapa de la Portátil y dio impresión de que pudo hacerse daño en una de las patas traseras.
Cambio al rejón de muerte. Rejonazo caído. El toro, -del hierro de Carmen Lorenzo-, se resiste a caer, por lo que el luso pide la muleta y el descabello, finalmente no será necesario, el burel cae. El poco fino puntillero se acerca cual matanchin porcino a dar puntilla, con la mala suerte de que levanta al novillo, aunque en una
estrategia guarra y poco respetuosa hacia el toro se aferra a la testuz con la puntilla y termina derribando con muy poquita clase al animal. Dos Orejas.

El que de verdad se hacía esperar en la Portátil de Aldeadávila era Andy Cartagena. Tremendo con los rejones de paseo, y muy emocionante en banderillas, mucho más medido y
artístico que el portugués. Luce unos caballos impresionantes, bonitos de pinta y de ejecución, especialmente un caballo tordo, y por supuesto el que se llevó el cariño y respeto de todo el respetable, su caballo albino.
El torero de Benidorm fue capaz de ponerlo en pie en diferentes posturas, marcando unas imágenes imposibles de definir de tal belleza artística. El toro de Capea poquito a poco se va apagando, apagando hasta dejar de moverse y quedarse a verlas venir en el centro de la plaza. Rejonazo en el sitio y en la hora de Andy Cartagena, a pesar de que el novillo no haya ayudado en nada. Dos Orejas.

En su segundo, el cuarto de la tarde, de nombre Romerito el caballero benidormense ejerce de nuevo un recital de como hay que ponerse para ejercer el rejoneo, tremendo saludo con las banderillas, tremendo en banderillas y sobresaliente en el espectáculo de doma que estaba
ofreciendo en el “Corazón de Las Arribes”. Buen rejonazo de muerte al excelente toro de Capea. Dos Orejas y Rabo.

Se despide la feria en Aldeadávila de la Ribera, una feria atípica en una plaza nueva, extraña, pero también acogedora. Los vecinos del pueblo, se despiden encantados de esta extraordinaria feria, deseosos de
poder recuperar la normalidad y de volver a ver festejos taurinos, encierros y capeas en su plaza de toda la vida.

FICHA DEL FESTEJO:

Plaza de Toros Portátil de Aldeadávila de la Ribera. Toros de Capea y Carmen Lorenzo, primer y tercer toros aplaudidos en el arrastre. Cuarto, vuelta al ruedo.

Tercera de Abono. Tres cuartos de entrada.

  • Rui Fernandes: Oreja y Dos Orejas.
  • Andy Cartagena: Dos Orejas, y Dos Orejas y Rabo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *