Alejandro Talavante. ¿Y si cae aquí?

Por Adrián Blázquez

Como si del día del sorteo de navidad se tratara, han sido muchos los aficionados que se han levantado esta mañana con la ilusión de que el gordo cayera de manera exclusiva en Madrid. Y es que fue ayer cuando empezaron a circular los rumores acerca de la vuelta de Alejandro Talavante, tras la repentina interrupción de su carrera, en la Feria de San Isidro. Aunque solo han sido rumores arrojados de manera indiscriminada, la ilusión nunca se pierde y es que, ante una feria que a priori no presenta verdaderos alicientes que hagan de la taquilla un éxito, la posible vuelta a los ruedos del maestro Talavante podría dar un giro de 180 grados a la preocupante situación ya por todos conocida que impera en la tauromaquia actual.

En un año de incertidumbre donde las figuras vuelven a faltar a su compromiso con la plaza más importante del mundo y viendo como los que tienen la intención de liderar el escalafón no acaban de llegar, la vuelta de un torero de la categoría de Alejandro Talavante se hace más que necesaria. A todo este desalentador panorama debemos sumarle también la falta de identidad de los que en este año tomen la alternativa y que con toda seguridad sufrirán el parón propio de los nuevos años tras esa alternativa. Un parón que viene originado por la falta de personalidad que ha venido a la tauromaquia para quedarse. 

Quizás nadie y en parte todos tengamos la culpa de ello. Y es que el concepto de torero esta cambiando. Tal vez la sociedad actual y el estado de bienestar que reina en nuestro días han tornado en una profesión lo que siempre se consideró como una vocación y necesidad al servicio del arte. La lucha tan característica que se daba entre los torerillos y el toro ya no existe. Los jóvenes aspirantes a torero ya no se curten con aquellos toros de inesperada condición y comportamiento que se daban en las capeas por toda España. Esta lucha y dureza que antes se daba en los inicios de quien quería ser torero, hacían del toreo una actividad de elevada dureza, pero con la recompensa de adquirir el oficio y la pureza necesaria para posteriormente centrarse en encontrar la propia inspiración y estilo.

Actualmente, debido al espejo que para los nóveles están suponiendo las figuras y por culpa de la condición del toro con el que se forman, todo nos parece lo mismo. Por tanto, la noticia de que un torero de la talla de Alejandro Talavante puede volver a vestirse el terno en la presente campaña ha devuelto esa ilusión perdida al aficionado a los toros. Aunque solo sean rumores de dudable procedencia, sigue siendo lo que nos hace permanecer vivos en nuestra afición.

Sígueme en Twitter @BlazquezAG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/altoroes/public_html/wp-includes/functions.php on line 4344