Ana Rita se lleva las orejas, Colombo pone las ganas y Víctor Hernández el valor en Sacedón

Por Lucía Hernández

Sacedón (Guadalajara), 29 de agosto. Corrida de toros mixta con reses de Amparo Valdemoro (rejones) y Miranda y Moreno (lidia a pie) para la rejoneador Ana Rita, el diestro Jesús Enrique Colombo y el novillero Víctor Hernández. Como sobresaliente actuó Chapurra al que no pudimos ver ni pegar un capotazo.

Ana Rita a lomos de Ibérico brindó y recibió al primer utrero de su lote. Dos rejones de castigo para un novillo que manseó. Montando a Estribilho colocó tres banderillas de dispar colocación, con un novillo que mejoró su condición tras los capotazos del peón. Sacó un caballo nuevo, Favorito, y sin apenas preparar la suerte colocó un par de banderillas al violín. Con rosas y banderillas cortas se adornó para cerrar faena. Buscando la defensa de las tablas, se aquerenció el novillo. Erró al intentar enterrar el rejón de muerte, y se le escurrió. Acertó en segunda instancia y cayó rodado el novillo. Sacó un caballo para incitar al público a sacar sus pañuelos, y de hecho lo consiguió, dos orejas para una faena intermitente.

La rejoneadora recibió al distraído cuarto utrero con dos rejones de castigo a los que respondió con arreones secos. A lomos de Zaquero colocó banderillas con precisión e intentando sacar lo mejor de un novillo aquerenciado. Poniendo todo de su parte se inventó una faena con un animal que no embestía. Al violín consiguió levantar los ánimos entre el público, y con Fandi, caballo de último tercio, colocó adornos en el lomo del novillo. Sacando agua de la noria, en el segundo intento, enterró en la paletilla el rejón y así cayó el inválido. De nuevo solicitó la oreja a lomos de un caballo tras caer el astado y consiguió que cayera el trofeo.

Salió el segundo de la tarde, el primero de la lidia a pie, el cual fue recibido por Colombo por verónicas, pero no pudo rematar el recibo debido a que el toro, estrecho de los cuartos traseros, se paró. Puyazo fuerte en el que apretó el toro dando una buena pelea. Solventó el tercio de banderillas colocando cuatro pares ya que se cayó uno de ellos, en el sitio donde no molestan, de colocación trasera. Brindó al público su labor el venezolano. Por bajo comenzó faena, pero no aguantó el toro ni si quiera la primera tanda y miró las tablas. Intentó torear al animal por el pitón derecho, pero se impusieron las dificultades del astado, muy agarrado al piso. Por el pitón izquierdo consiguió sacar algún muletazo ligado, pero en la segunda tanda ya fue a por él. Volvió a montar la muleta y logró lo mejor de la faena, una tanda al reservado y peligroso animal. Abrevió ante la poca posibilidad de triunfo. Estocada contundente algo caída que terminó con el aburrido segundo y con una ovación para el diestro.

Larga cambiada y templadas verónicas por parte de Colombo para recibir al ensillado toro que hizo de quinto. Cumplió en el tercio de varas aunque no se le dio excesivo castigo. Derrochó destreza aunque poca precisión el venezolano en el tercio de banderillas que tanto domina. Con quietud, a pies juntos y al hilo de las tablas comenzó faena. Basó su faena en el pitón derecho, donde consiguió hilar muletazos, pero faltos de franqueza. Al natural y de uno en uno, mostró el pitón del animal. El torero con acierto al ver al astado muy agarrado al piso y sin transmisión decidió abreviar. Con contundencia ejecutó la suerte suprema y enterró el acero, aunque necesitó del verduguillo para acabar con el soso quinto al que cortó una oreja.

Sin divisa salió el tercero de la tarde, un utrero que correspondió en suerte a Víctor Hernández. Escarbando donde estaba más suelto el piso, en el centro del ruedo, y sin ritmo embistió el novillo a la capa del novillero al que no se le vio agusto debido a la deslucida embestida. Al relance entró al peto y recibió el animal un leve picotazo. Brindis muy emotivo a la viuda e hija de Iván Fandiño. A pies juntos comenzó para seguir con doblones, intentando ordenar la embestida del novillo. Por el pitón derecho intentó ligar los muletazos, pero el novillo se acobardó al irse cerrando en tablas. Al natural llegaron los momentos más meritorios de su actuación, muy de verdad y con mucho poder en su muleta. Buscó la cercanía y los recursos para cerrar una faena en la que fue superior. Dificultades para colocar al novillo en suerte y para ejecutar la suerte suprema, fallando en reiteradas ocasiones, pero cuando enterró la espada lo hizo de manera efectiva, aunque tardó en caer y cuando lo hizo el tercero no erró atronándolo. Ovación para el novillero que acabó contrariado.

Con muchos pies salió el novillo que cerraba plaza, al cual recibió Víctor Hernández por faroles de rodillas en un inicio muy explosivo. Respondió a la puya y apretó, tardaron en sacarlo del peto. Inició faena con las rodillas en tierra y toreando en redondo por el pitón derecho demostró su superioridad. Por el pitón izquierdo atacó y sacó algún natural de mérito. Buscó el abrigo de las tablas el animal, y allí el novillero montó la muleta y lo toreó dandole todas las ventajas al acobardado novillo. Se entregó el novillero y aunque no pudo mostrar su toreo, demostró que no fue a pasar la tarde a Sacedón. Complicada labor la de cuadrar al animal, pero con habilidad enterró el acero y logró cortar dos apéndices generosos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/altoroes/public_html/wp-includes/functions.php on line 4212