Análisis de la Feria del Señor de los Milagros de Acho

Por Enrique Carcelén Nava

A puertas del inicio de la temporada limeña, la capital del Perú se prepara una vez más para abrir las puertas de una de las plazas más antiguas del mundo con 253 años de historia. Este año la mal llamada feria (al ser cada domingo es una temporada) iniciará entre protestas del aficionado exigente, silencios empresariales y de aquel público allegado a la empresa.

La principal objeción que se le ha hecho a la empresa Casa Toreros es referente al tema ganadero. Históricamente Lima se distinguió por ser la feria americana más españolizada de todas, dentro de este concepto era muy del agrado del aficionado limeño la importación de toros ya sea de España o México, provenientes de las más conocidas y prestigiosas ganaderías para ser lidiados en el coso del Rímac. Incluso se llevaba esto a cabo en la época de esplendor de las ganaderías peruanas, antes que la reforma agraria de 1969 destruya casi al 100% la cabaña brava.

Este 2019 no habrá ganaderías españolas, como estuvo ocurriendo los últimos años luego que se reabrió la importación de toros desde la península. Todos los festejos se realizarán con ganado nacional. La gran pregunta es: ¿hay ganaderías que puedan presentar toros con trapío y comportamiento dignos de la exquisita afición limeña? Recordemos que los billetes de Acho son los más caros del orbe taurino, por ende el ganado debería ser de primera.

El peso ganadero recae en la ganadería de Aníbal Vásquez, que pasta en la costa norte del país. La empresa ha comprado 3 corridas a esta ganadería, toros que serán lidiados en la primera y última, así como 3 toros en la segunda y otros 3 toros en la cuarta corrida. La decisión tomada por el consorcio peruano mexicano se basa en que fue la ganadería triunfadora de la edición 2018 y lo larga que es la ganadería.
Analicemos, efectivamente fue la ganadería triunfadora del 2018, pero compitió contra los saldos ganaderos que trajeron del Puerto de San Lorenzo, Ventana del Puerto, Daniel Ruiz, los descastados hierros de casa Matilla y la reciente disuelta Sánchez Arjona en su línea Domecq Solís. En resumen compitieron contra el ganado salmantino de peores reatas de cada casa ganadera. Aníbal Vásquez posee alrededor de 500 vacas en sus 4 hierros. Los contratados serán La Viña y el Olivar, con sangre de Parladé arcaico (Gamero Cívico vía Domingo Ortega y Conde de la Corte), y refrescamientos de Carlos Manuel Cobo de Ecuador (Juan Pedro/Jandilla) y El Paraíso de Colombia (Juan Pedro Domecq). Entre estos dos hierros hay más de 250 vacas, por lo que se asume que lleguen a presentar los 18 toros requeridos.

Completan los 3 toros restantes de la segunda y 3 de la cuarta corrida la ganadería Santa Rosa de Lima, propiedad de Alfredo Galdós, padre del torero Joaquín Galdós, ganadería que ya ha lidiado en anteriores años en la temporada limeña con poco éxito.

La primera novillada, fuera del abono, será con novillos de distintas casas ganaderas de la zona sur del Perú, en el departamento de Arequipa, interesante compromiso donde se podrá apreciar el trabajo que vienen desarrollando los ganaderos de aquellas localidades.

El gran reclamo del aficionado va hacia la ganadería San Pablo. Primera vez que se escucha acerca del ganadero Paul Valenzuela, nunca han lidiado en las principales ferias del país y se desconoce el origen de estos toros. La empresa justifica su contratación aduciendo que hay que dar una oportunidad a estos humildes ganaderos con poco nombre y que ambos gerentes mexicanos y peruanos de Casa Toreros han asistido a tentaderos de esta ganadería donde dan fe y garantía de su presentación y bravura. Para colmo han comprado 22 animales de esta supuesta ganadería; 6 toros para la tercera corrida, 6 sobreros, 6 novillos para la segunda novillada otros 6 novillos de reemplazo. Repetimos, la plaza más cara del mundo no está para experimentar con oportunidades, falta total de respeto al aficionado el incluir este hierro. Cuentan los chismes taurinos que en el mismo departamento donde se localiza esta ganadería pastan unos toros llegados ilegalmente desde Colombia, sin hierro. Casa Toreros aun no muestra fotos de dichos encierros, lo único que se sabe es que su ganadero está no habido de la justicia por no pasarle alimentos a su familia, y fue socio ganadero del gerente peruano de Casa Toreros Juan Manuel Roca Rey. Al parecer tienen mucha afinidad y por eso ponen las manos al fuego por esta ganadería.Algo acá no solo huele mal, sino apesta. Piensa mal y acertarás dice el dicho.

En cuanto a los carteles, ambas novilladas son internacionales, destacando la segunda por la presencia del mexicano Arturo Gilio que dejó una buena impresión en la novillada de la temporada 2018, el nacional Joselito Riquelme: novillero de corte muy fino y buenas maneras quién llamó la atención por una actuación muy destacada en la pasada feria de Cutervo y además torea con una discapacidad física al no tener visión del ojo derecho. Lástima la ausencia de Diego San Román, quién luego de una buena campaña en España deberá permanecer en reposo por una cornada que le causó una fractura, aun no se conoce su reemplazo. Roca Rey y Joaquín Galdós son la base de la temporada, ambos con 2 tardes cada uno. Andrés reaparecerá después de casi 4 meses de inactividad junto a Enrique Ponce y Finito de Córdoba. Cartel de mucha expectación por el retorno del torero más taquillero y en su tierra y plaza. Se bate con Ponce que es el torero con mayor número de Escapularios de Oro del Señor de los Milagros (premio al triunfador de la feria limeña) 5 en total, y Finito que ha tenido poco éxito en Lima.

Se podría decir que la segunda corrida es una continuación del mano a mano entre Perera y Ureña durante la feria de Otoño, agregando esta vez la clase de Joaquín Galdós para rematar el cartel. A nuestro gusto el mejor cartel de todos; poder muletero de Perera, la pureza y contundencia de Ureña, finura y buen concepto de Joaquín Galdós.

El ecuador de la feria nos trae una corrida con 6 espadas. El más destacado por hoja de vida y aptitudes es Luis Bolívar, una pena que solo mate un toro. Jerónimo es el único torero mexicano de una feria organizada por mexicanos, alguno tenían que meter. Rafael Serna dejó una correcta impresión hace 2 años en Acho. Colombo regresa al coso donde tomó la alternativa. Paco Ramos se ganó el puesto en las corridas que se realizaron durante la temporada de invierno en una plaza al sur de Lima. Luis López regresa a Acho después de haber alternado hace unos años de novillero, sin embargo difícil la tendrá para intentar agradar ya que la vara de Roca Rey y Galdós es enorme contra lo que él puede ofrecer, disposición y actitud tendrá que poner al 200%. De todos los mencionados, 4 confirmarán alternativa, lo cual retrasará los tiempos, aburrirá a los aficionados y seguramente se formará un enredo entre padrinos, devoluciones de trastos, que nadie entenderá. Corrida barata en costos empresariales, se refleja en el precio de taquilla.

Para la cuarta corrida tenemos a Cayetano, el flamante reemplazo de Andrés Roca Rey en todas las ferias de Julio en adelante, y a Pablo Aguado quién también sustituyó a Andrés en muchos compromisos y es con quién quieren muchos aficionados polarizar la tauromaquia ya que tiene un corte totalmente opuesto al de Roca Rey. Galdós en su segunda tarde tendrá que enfrentarlo. En caso algún toro embista no dudamos de las cualidades de Joaquín o Pablo Aguado en hacer vibrar los tendidos de Acho, más bien a Cayetano le costaría estar a la altura por sus limitadas capacidades.

El cierre de feria se da otra vez con Andrés Roca Rey, escoltado por Castella y Manzanares, este último muy querido en Lima por haber sido su padre torero predilecto de la ciudad en los 80s y 90s.

Cabe resaltar que Roca Rey y Galdós prácticamente cuentan como toreros extranjeros al hacer sus carreras en España y Francia, por lo que no se siente un aire a estar incluyendo toreros nacionales en la temporada. Por una parte sale ganando el aficionado al tener mejor material torerista que disfrutar, pero por otro lado es injusto que toreros nacionales como Juan Carlos Cubas o Alfonso Simpson, con mucha trayectoria en la temporada nacional y triunfos en el pasado en Acho, no hayan sido tomados en cuenta.

Los precios se mantienen, incluso algo más caros que al año anterior. Acho sigue siendo la plaza más cara del mundo, título que no va de acuerdo a la oferta ganadera presentada ya hace muchos años.

La empresa a través de su prensa cobera, se encarga de tildar al público que los cuestiona como malos aficionados con oscuros intereses, disminuirlos llamándolos gentuza o reventadores. Han llegado a introducirse en la Municipalidad del Rímac (Ayuntamiento donde se encuentra la plaza y bajo su reglamento taurino se dan las corridas) para llenar el consejo taurino y autoridades de plaza con gente muy amiga y allegada a ellos. Incluso esta semana intentaron modificar artículos del reglamento taurino para evitar posibles análisis de pitones, que los sorteos dejen de ser actos públicos, posibilidad de que nuevas ganaderías lidien por primera vez sin tantos filtros, entre otras cosas. Acto totalmente inmoral y repudiable.

Este es el panorama con el que empezará Acho 2019, una afición polarizada entre los que callan siendo condescendientes con la empresa, y el aficionado de hueso colorao que propone iniciar acciones legales aparte de la tan famosa protesta con matracas y cencerro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/altoroes/public_html/wp-includes/functions.php on line 4344