Antonio Ferrera, repleto de inspiración, abre la puerta grande

«La inspiración y naturalidad torera de Antonio Ferrera encandila a Madrid y corta tres orejas abriendo la puerta grande. Curro Díaz y Luis David se marcharon de vacío con la corrida de Zalduendo.»

Por Noelia Crespo.

En la 19ª de San Isidro hacían el paseíllo dos toreros de la vieja escuela con uno de los jóvenes más actuales. Antonio Ferrera y Curro Díaz, acompañados de Luis David Adame pisaban el ruedo venteño con toros de la ganadería de Zalduendo. Toros de la divisa encarnada y azul, hoy negra en señal de luto, que acabarían sorprendiendo por no caerse como suele ser habitual en ellos, pero a los que apenas se picó y faltó la casta. Con ellos vimos a un Ferrera como en sus mejores días, abriendo una puerta grande más que merecida. Al finalizar el paseíllo, la plaza ovacionó a Antonio Ferrera quién quiso compartirlo con sus compañeros, pero prefirieron dejarle el protagonismo al extremeño.

Antonio Ferrera empezaría la tarde dejando toda una faena llena de inspiración, personalidad y naturalidad. Muy lucido con el capote, recibió al astado de Zalduendo por verónicas ante un toro que no se sujetaba y salía suelto. Quite extraordinario y tras un tercio de varas apenas existente, brindaría al cielo el diestro. Empezaría la faena de muleta desde los medios, con la franela en la mano izquierda recogida y citando de largo al toro. Ligó por naturales a media altura, llevando largo y profundo a un toro que embestia con prontitud y nobleza. Basó la faena en la mano izquierda, dejando muestras de su personalidad torera. Siempre citando de largo al toro, siguió ligandole los pases de mucha templanza por ambos pitones con la figura vertical a pies juntos. Para sorpresa de muchos aficionados, el de Zalduendo siguió embistiendo con clase y prontitud, no se cayó, aunque abrió la boca desde los inicios. Dándole el tiempo adecuado, entendió Ferrera al toro, toreando vertical tanto a diestras como a zurdas, inventándose una faena diferente a lo habitual, cosa que es de agradecer. Disfrutó e hizo disfrutar Ferrera, que en cuanto vio que el toro se rajaba, se fue a por la espada. Se colocó a casi diez metros para citarlo de largo y matarlo recibiéndolo. Dejaría una estocada entera desprendida y finalizaría dándole unos naturales con la espada enterrada. No sería la faena más perfecta en técnica, pero emocionó y gustó con toda su torería. Oreja y dos vueltas al ruedo tras pedirle la segunda con fuerza.

Con el cuarto se inventaría la faena Antonio Ferrera ante un toro que tenía poco y al que hizo mejor. Sin poder lucirse con el capote, empezaría la faena de muleta doblándose con un toro que dejaba muestras de su falta de entrega, clase y empuje. Le ligó los pases por el pitón derecho, intentando alargar la embestida del Zalduendo. Por el pitón izquierdo dejaría naturales ayudados llenos de acople y suavidad, dándole el tiempo necesario al toro para llevar el muletazo. Poco a poco fue metiendo al público en la faena, mejorando la embestida del astado, dejando unos naturales a pies juntos en pose vertical. Faena inteligente, de oficio y entrega con pases relajados por derecho, naturales de gusto y pases de pecho con clase. No quería parar de torear Ferrera, roto y emocionado en cada pase, de ahí que le sonará el aviso. Finalmente dejaría una estocada baja y dos orejas como premio excesivo. Se emborrachó a torear en la tarde de hoy Ferrera, dejando una dimensión de torero de puerta grande merecida. Hoy daba igual el número de orejas, el toreo es justo en algunas ocasiones, y hoy fue una de ellas.

Tras el derroche de toreo de Ferrera que dejó con su primero, saldría el segundo de Zalduendo con el que empezaría por verónicas Curro Díaz. Tercio de varas pasajero, empezaría la faena de muleta el de Linares doblándose con el toro, iniciando por bajo e intercambiando esos pases con algunos por alto. Astado sin fuerzas ni apenas recorrido, del que tuvo que tirar mucho Curro Díaz para sacarle las embestidas. Lo intentó por ambos pitones dejando algunos derechazos a media altura y naturales sueltos, intentando alargarle la embestida. Dejaría algunos trincherazos relajado para cerrar una faena sin contenido. Mataría de estocada entera y ovación a su disposición.

Sin apenas poder lucirse con el capote, empezaría la faena de muleta al quinto Curro por el pitón derecho ligando pases sin llegar a los tendidos. Faena en la que tuvo que lidiar un toro que salía todo el rato suelto, manso, al que Curro logró dejarle por ambos pitones pocos muletazos de la clase que le caracteriza. No tuvo continuidad la faena, pero vimos a un torero dispuesto.

Sacándose a los medios con el capote sin lucimiento, empezaría su tarde el mexicano Luis David Adame. Quite por chicuelinas. Con la muleta en mano, empezaría su faena con tandas por el pitón derecho, dando pases y más pases sin apenas decir nada. Cambiaría a la mano izquierda, dejando pases sueltos sin contenido ni llegar al tendido. Tardó demasiado en entender al toro Luis David, dejando al final una serie más aplaudida de toreo en redondo por el pitón derecho. Toro venido a más, con movilidad y nobleza en su embestida. Manoletinas de cierre y lo mejor de la faena sería la estocada.

Con el sexto, Luis David lo saludaría sin lucimiento ni poder estirarse con el capote. Inició la faena de muleta por estatuarios, seguido de tandas por el pitón derecho intentando torear en redondo al astado fuera de sitio. En una de esas series sería volteado fuertemente. A pesar de la paliza, decidió volver a la cara del toro para dejar algunos pases más, basándose en la mano derecha. Sacó su raza de torero para culminar con unas bernardinas. Finalmente se atascaría con la espada.

Ficha del festejo.

Sábado 1 de junio de 2019.

Plaza de toros de Las Ventas, Madrid. Corrida de toros. Feria de San Isidro. 19ª de feria.

Toros de Zalduendo, bien presentados. Dando juego, venidos a más y con posibilidades, pero sin casta y alguno manso. Destacaría el 1° por su mejor juego, prontitud, clase y nobleza.

  • Antonio Ferrera (de verde esperanza y oro). Oreja con petición de la segunda y dos vueltas al ruedo, y dos orejas tras aviso.
  • Curro Díaz (de azul marino y oro). Ovación con saludos y ovación con saludos.
  • Luis David (de berenjena y oro). Saludos tras leve petición y palmas tras aviso.

Entrada. 16977 espectadores.
Sígueme en Twitter @noeee_cp

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*