Cadalso de los Vidrios | Sangre y entrega de Isaac Fonseca, proclamado triunfador del Circuito de Madrid

Por Blázquez del Coso

Si ayer le tocaba el turno al Circuito de Castilla y León, hoy llega la hora de conocer al triunfador de la edición madrileña en Cadalso de los Vidrios. Hay seis novillos reseñados para la Monumental Metálica de las ganaderías de Ángel Luis Peña y Los Eulogios para Isaac Fonseca, Jesús García y Álvaro Burdiel. Como ya sucediera ayer con Sergio Rodriguez, Burdiel también ha debutado con picadores en este circuito y lucha en la final para hacerse con el triunfo. Los tres novilleros llegan con buen ambiente y eso se nota en los tendidos de la plaza, que presentan un aspecto impecable. Al paseíllo le sigue el minuto de silencio habitual y unos breves acordes del himno nacional; demasiado cortos en un día tan señalado como lo es el de Santiago Apóstol. Si esto lleva camino de quedarse, hay que cuidar los detalles y hacer del 25 de julio algo especial. Tocado a corneta o a ritmo de marcha original de bombarderos; qué se yo.

La tablilla anuncia a Pensamiento N1 como primero de la tarde, de Ángel Luis Peña, reseñado originalmente como primer sobrero de la tarde. Entre una nube de polvo lo para Isaac Fonseca por delantales, para continuar a la verónica y terminar el recibo por chicuelinas. Variado saludo para hacer su presentación en la final. Quiere rematarlo con una larga de rodillas pero el toro se para y, con el brazo en alto sujetando la punta del capote, es arrollado. Le ha partido el labio y la paliza es tremenda. Al monopuyazo le sigue un quite por gaoneras que llegan a taparle la cara en el tercer lance. El toro no hace por él pese a haber hecho presa en los inicios. Inmóvil se pasa al novillo por la bragueta con la muleta; también por la espalda. Las zapatillas no se las ha vuelto a poner, pese a tener tiempo para ello, desde que se las quitara en el primer encontronazo con el novillo. Llega otra voltereta, esta vez toreando al natural. Por este lado me ha gustado mas, toreando de uno en uno con cierto compás. La entrega es indiscutible y el animal está visiblemente podido. A garra no le ganan a este mejicano. No sé si se habrá dejado algo para demostrar en el segundo, pero como mínimo tiene pinta de afrontarlo con la misma actitud. La mano de matar parece resbalar de la empuñadura y entre antebrazo, mano y codo, mete la espada al segundo intento. Aguanta el presidente la petición, concediendo finalmente el primer trofeo de la tarde. La estampa de Fonseca antes de que salga Repudiado N56 es un cuadro. Tiene la cara partida y vestido teñido de rojo valor. La hinchazón en el mentón es mas que visible y parecen haber desaparecido algunos dientes. El novillo asoma por el callejón cuando desde ahí observa un capote por segunda vez. Paseo por el estribo como un equilibrista no iniciado y vuelta a la arena. Luego vendrán los problemas y joder, con la exigencia que está mostrando el palco durante la tarde, es incomprensible que para las sanciones se haga siempre la vista gorda. De nuevo se produce un solo encuentro y Fonseca se asegura el quite para él solo. Desconozco si por estrategia o por la condición del animal. El novillo tiene motor y el mejicano se muestra arrollador, como hiciera en el primero. Demuestra que aún le quedan balas en la recamara y que no lo ah apostado todo al primero. Recibe de rodillas con la muleta toreando en redondo llevándoselo largo, recurre al molinete y deja un gran cambio de manos con la rotula aún tocando la arena de Cadalso. En la vertical remata con uno de pecho que mete al público en la faena desde el inicio. El cambio de mano, que no lo habíamos visto en su primera faena, si se hace mas recurrente en esta. Nuevamente es lanzado por los aires; le tiene visto pero el mejicano no se amilana y aguanta la mirada y el tipo para seguir con los pies bien plantados. Aquí no se retrocede. Cuando se dirige a por al espada rechaza el agua que le ofrecen y eso es buena señal. No tiene la boca seca. Corta dos orejas que suma a la inicial y su candidatura ya es difícil de tumbar.

La organización no ha dado ni una y seguir el orden de lidia de los novillos es imposible sin mirar el cartelón. Es el turno de Garrotillo N64; Garrofillo anteriormente y Dios sabe en que orden ya. A Jesús García le ví en la ronda clasificatoria y no me llamó la atención. Si está aquí, confiemos en que sea por algo bueno en su proyección. Han regado el ruedo pero solo ha servido para retrasar mas el festejo. La arena ni se ha enterado y no me extraña con ese caño. También quieren pintar las rayas, pero el público obliga al personal de plaza a esconderse. Madrid, espejo de todas las plazas. García se adapta bien con el capote a las cortas y pegajosas embestidas del novillo. Además, lo pone en suerte y recibe una vara en el sitio. Por tafalleras anda torpe, pues marca mucho la suerte y por momentos se queda vendido antes de que el toro se arranque. La relación entre toro y torero aún no se ha definido. La muleta si la presenta plana y adelantada, pero su concepto está a dos pasos del bueno; hasta pierna la arrastra con timidez para dejarla escondida. Y eso que el novillo solo esta falto de prontitud, pues la fijeza y la movilidad la mantiene. Al natural se muestra desbordado con el torrente de embestidas y por el derecho se alivia demasiado. Suena el primer aviso y solo es sector mas cercano al torero pide premio; no se le concede. Marginado N33 no le ha perdido la vista al caballo desde que entrara en la plaza. Jesús García pertenece a la escuela de El Juli y por eso citaré el quite como lopecinas. Con todo ello, siempre he pensado que las lopecinas no son mas que zapopinas encadenadas, concibiendo estas últimas como un recurso aislado para rematar o iniciar otra suerte. La tarde la tiene cuesta arriba por la actuación de sus compañeros y su concepto no parece ayudar. Está luchando contra el aire y su propia actitud. Con dos compañeros arreando, solo la voltereta que recibe parece que pueda despertarle del letargo, pero no creo que sea suficiente. El valor en la tarde lo ha puesto Fonseca; Burdiel, el toreo mas templado. En tierra de nadie, es complicado hacerse con el triunfo. En el muslo derecho lleva el varetazo y en la mejilla un corte.

Del novillo que sale en tercer lugar me he olvidado de mirar la tablilla. Marginado marcaba la información inicial, pero no hay quien le haga caso. Álvaro Burdiel es una de las sorpresas del circuito y lo confirma de inmediato toreando a la verónica magistralmente. La suerte en varas no es mas que un teatro. Rezarán como dos puyazos en las notas de la tarde, pero nada mas lejos de la realidad. Quiere poner en suerte al novillo para la entrada reglamentaria, pero le hace hilo hacia los adentros y los de plata lo zambullen a los terrenos del picador, que no hace blanco. En la segunda si lo pone en suerte, pero el mentiroso picador tan solo apoya el hierro. ¡A un palmo está la cruceta! La paliza a Fonseca continua con el quite, al que responde Burdiel. Solo hay un puesto y los dos lo están buscando. Con la muleta lo hace todo muy despacio y el medio toro le viene perfecto. Templa y cuida la colocación, mejorando lo anterior con el toreo al natural. La faena también es medida y hay que matar para tocar pelo. Tras dos pinchazos toca pelo. Precioso N68 cierra la tarde de la final – en este no se me ha pasado el nombre, pese a estar reseñado como segundo sobrero -. El aire ya es protagonista y queda por ver si a Burdiel puede brotarle la sangre caliente para pasar por encima de Fonseca. Aplaudo la segunda entrada al caballo, pero lamento la inocente decisión del torero. El mejicano tiene el cuchillo entre los dientes y no va a desaprovechar la oportunidad de pelear en quites. La primera derrota de Burdiel llega al no responder a su compañero; acaba de perder una batalla directa. En el inicio con la muleta recibe una voltereta muy aparatosa y ya son tres de tres los novilleros que han currado esta tarde. El toro tiene mas genio que el anterior y va a ser difícil repetir la faena. Hay que ponerse y ganarle la pelea, pero a la mínima se cuela por dentro. Se pega con el novillo y le roba algún muletazo, pero no es su concepto y se le ve incómodo, pese a no arrugarse. La estocada contraria le da una oreja y el conjunto de la tarde, la victoria del certamen a Isaac Fonseca. Enhorabuena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *