«No se autorizan espectáculos públicos o recreativos que no se dediquen de manera habitual a este tipo de actividades. Tampoco los espectáculos taurinos, al menos por estos quince días. El aforo en salas multiusos o polivalentes pasan de un 50% a un 40%».

Con estas declaraciones, la Comunidad de Madrid ha querido señalar directamente a los espectáculos taurinos y separarlos del resto de espectáculos culturales. Un ataque frontal a la tauromaquia de una administración que apenas unos meses atrás se retrataba con capotes y profesionales del sector para mostrar su compromiso con la fiesta. Hoy se han retratado ellos mismos con unas medidas que discriminan de una forma sin precedentes a un espectáculo sobre el resto.

Las incoherencias que se recogen en las declaraciones dejan claro el hostigamiento al que deliberadamente vienen sometiendo a la tauromaquia en los tiempos de pandemia. Apenas unos segundos han bastado para desenmascarar una gestión cobarde e incompetente que por desgracia no nos pilla de sorpresa.

En relación a estas palabras, me gustaría saber si los espectáculos públicos o recreativos no se realizan de manera habitual en la Plaza de Toros de Las Ventas. Me gustaría saber por qué antes de estos quince días no se han permitido la celebración de festejos en la comunidad previamente autorizados si las nuevas directrices se han anunciado durante la mañana de hoy. Además, quisiera saber qué pasaría si, como algún empresario ya ha anunciado, se quisiera celebrar en estas fechas una feria taurina en un espacio multiusos o polivalente como la Plaza de Toros de Vistalegre o la Plaza de Toros de Leganés.

La cobardía no es un buen aliado para gobernar; tampoco lo es el oscurantismo y el silencio al que nos está sometiendo un Centro de Asuntos Taurinos en el que su director gerente tilda de vertedero la única plataforma en la que el aficionado tiene la oportunidad de expresar su disconformidad y pedir explicaciones. La creación del portal para efectuar comunicaciones con la administración lo seguimos esperando. No se equivoque Sr. Abellán, cualquiera que no sea aficionado a los toros estaría encantado de prescindir de sus servicios en la administración y a esa lista nos hemos sumado los propios aficionados. Setenta y cinco mil euros tienen la culpa.

Mejor será que no vuelvan a mentar a su partido como fiel defensor de la tauromaquia, pues su oposición manchega quizá les saque los colores. La tauromaquia no entiende de política y los propios políticos tampoco. Nos vemos en las urnas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/altoroes/public_html/wp-includes/functions.php on line 4673