Chacón al natural y la disposición sin cabeza de Juan Leal cierran la feria con la interesante miurada

«Finaliza San Fermín con la interesante corrida de Miura en la que Rafaelillo resultó herido. Octavio Chacón firmaría naturales estimables al sexto y Juan Leal desbordaría valor y actitud sin control ni toreo durante toda la tarde.»

Por Noelia Crespo | Imágenes por Jon Ander Sanz

San Fermín se despide un año más, y como viene siendo habitual, los protagonistas en el día de hoy eran los legendarios toros de la ganadería de Miura. Tarde pésima en cuanto al uso de las espadas, y en la que vimos torear muy poco, a pesar de la interesante corrida de Miura, con varios toros con opciones, otros ásperos y más duros. Rafaelillo resultaría herido de manera dramática en el cuarto de la tarde nada más comenzar la faena. Octavio Chacón firmaría algunos buenos naturales en el sexto, dejando los momentos de mejor toreo de la tarde. Y finalmente Juan Leal mostraría una actitud y ganas desmedidas, aunque se marchó sin torear ni dar un buen muletazo.

Empezaría la tarde el murciano Rafaelillo a quien le tocó en suerte lidiar con el colorado de Miura, de nombre “Rabanero” en primer lugar. El toro que se quedó descolgado en la mañana tenía una imponente presencia, con 640 kg y de gran alzada. Rafaelillo lo recibió de manera valerosa con una larga cambiada de rodillas en el tercio, estirandose posteriormente a la verónica y rematando con la media. Tras un tercio de varas con dos puyazos traseros, realizaría su presencia Octavio Chacón con un quite por delantales sin lucimiento ante un toro con movilidad, pero sin humillación. Empezaría la faena de muleta desde el tercio, agarrado a tablas, dándole pases por alto, seguido de pases por bajo, por donde el toro iba mejor. Seguiría por derecho, sacándole algún pase estimable ante un toro venido a menos. En todo momento le presentó la muleta por delante, logrando tirar de él y sacarle de uno en uno algún muletazo más. Al final de cada muletazo empezó a derrotar, lo que deslucía mucho e hizo que Rafaelillo buscará más la colocación, lidiándolo a la antigua con macheteos y desplantes. Lo intentó también con la mano izquierda, desistiendo casi en el mismo momento que cogía la muleta con esa mano. Vuelta al derecho de nuevo, con un toro venido a menos y sabiendo mucho más. Mérito y valor del matador ya solo por ponerse delante de un astado que le igualaba la altura, pero con el que se pudo ver a un torero desconfiado aunque solvente. Pinchazo hondo que escupe rápidamente el toro y estocada contraria.

Con el cuarto de la tarde, de buena presencia, pero no tan descarada como la de su primer toro, empezaría el saludo capotero Rafaelillo de nuevo con una larga cambiada desde el tercio. Siguió lanceandolo con la capa, pasándolo por ambos pitones para sacarlo más hacia los medios. Tras destacar el segundo par de banderillas de José Mora, brindaría al público la faena. Ya con la muleta en mano decidió echarse de rodillas en el tercio para empezar su labor con un toro que ya mostraba sus complicaciones. Se le vino el toro encima, cogiéndole de manera muy fea y violenta, empotrandolo directamente contra las tablas donde se vivieron momentos de auténtica angustia. Aparentemente sin cogida, fue llevado a la enfermería con muchos gestos y signos de dolor tras quedarse sin aire a causa del fuerte y espeluznante golpe. Saldría a escena Octavio Chacón, encargado de lidiar y dar muerte a esta fiera de Miura que apenas tenía un pase. Se puso por derecho, intentándolo en todo momento por ahí porque por el izquierdo si que no se dejaba nada. Consiguió darle algún pase con mérito, buscándole las vueltas e intentándolo. Estuvo digno Chacón, aunque alargó de más un trasteo sin mayor lucimiento por las complicaciones del toro. Se atascaría de nuevo con los aceros, pinchando, dejando una estocada que le hizo guardia y volviendo a entrar a matar, teniendo posteriormente que utilizar el descabello.

Al finalizar la corrida supimos con un comunicado de la enfermería de la plaza que Rafaelillo había sufrido una cornada envainada en el hemitorax izquierdo, con enfisema subcutáneo y múltiples fracturas costales, hemotorax e inestabilidad hemodinamica. Fue intervenido en la plaza y ha sido trasladado al complejo hospitalario de Navarra con pronóstico grave.

Al segundo de la tarde lo lidió con el capote Octavio Chacón, mostrándole la capa por bajo para que humillara el toro, pasándolo por ambos pitones y sacándoselo a los medios. Se arrancó de lejos el toro, sin apenas haberlo colocado, propinandole un puyazo trasero y caído, sin rectificar. De nuevo se arrancaría en el segundo puyazo, algo más medido y colocado que el anterior. Haría presencia en escena Juan Leal para realizar un quite por chicuelinas aplaudidas, para después ser replicado a la verónica por Chacón. Destacaría además en la brega Juan José Trujillo en un tercio de banderillas bastante complicado. Tras brindar la faena al público, empezó la labor desde el tercio de rodillas con pases por alto de rodillas, para acto seguido ponerse de pie, de manera más inteligente, siguiendo por alto. Con la mano derecha continuaría la faena, ligandole los pases largos a un toro que sigue mostrando prontitud y movilidad. Por el pitón izquierdo dejaría algunos pases sin mucho lucimiento, con un toro venido a menos y ya más orientado. Volvió al derecho, molinete de rodillas para después coger de nuevo la mano izquierda, por donde lo toreó de manera suave, ante un toro ya buscando las tablas. Fue noble, pronto y tuvo sus opciones el de Miura, pero duró poco hasta que se rajó. Final de faena con pases por alto mirando al tendido. Estuvo digno y con oficio Octavio, aunque pincharía el trasteo elaborado quedando a merced del toro en la salida, rodando bien por el suelo y evitando males mayores con una cuadrilla muy rápida al quite. Se atascaría mucho tanto con la tizona como con el verduguillo debido a las complicaciones que le ofrecía el toro. Silencio.

Tras pasaportar el cuarto por el percance de su compañero, correspondiente a Rafaelillo, se correría turno, por lo que Octavio Chacón tuvo que lidiar su segundo astado en sexto lugar. “Loreño” tenía por nombre el toro que cerraba la Feria de San Fermín 2019, un toro de imponente presencia de pitones, que a la postre mostraría nobleza, movilidad y calidad por el pitón izquierdo. Lo llevó lidiado Chacón con el capote hasta los medios, pasándolo por ambos pitones. Se empleó el toro en el caballo, destacando Juan Melgar en ambos puyazos. Ya con la muleta en mano, empezaría la faena doblándose por derecho, pasa acto seguido cambiarle los terrenos. Por el izquierdo logró firmar y dibujar algunos naturales ayudados de mayor calidad, con mayor temple y hondura. Firmaría por ahí los mejores pasajes de la tarde en cuanto a toreo hablamos. Por el pitón derecho se le quedaba más corto el astado, haciendole hilo, aunque ya al final de faena logró sacarle algunos pases. Volvió al izquierdo con mayores dificultades, con un toro más orientado. Se atascaría de nuevo con la espada, al igual que en los otros dos toros que tuvo que lidiar. Mala tarde con la espada, y fin a una nueva feria de San Fermín.

El francés Juan Leal empezaría su tarde con toda una declaración de intenciones al irse a la puerta de chiqueros para recibir a su primer toro de Miura. De manera muy ajustada, tuvo que tirarse al suelo tras echarse encima al astado al tocarle con el capote por ambos pitones. Se apartó con habilidad el francés, y enseguida se fue al tercio para recibirlo de nuevo con una larga cambiada de rodillas. Siguió con la capa lanceandolo a la verónica, conectando enseguida con un público expectante del torero. Además realizaría un quite por saltilleras y el remate con la revolera muy ajustada y comprometida. Salió a revienta-calderas Juan, algo acelerado, atropellado, sin control, pero con todo el público atento a todo lo que hacía. Destacarían Marc Leal y Manolo de los Reyes en el tercio de banderillas, dejando pares comprometidos y eficaces, siendo aplaudidos. Empezó con la franela desde los medios tras brindar al público. Cambiado por la espalda de pie, para después echarse de rodillas, toreando en redondo, demostrando sus ganas y hambre de triunfo. Ese es el toreo que llama la atención en Pamplona, populista y tremendista, es por ello que calentó a los aficionados presentes. Por el izquierdo no le dio ni uno, amontonado, desistió y volvió de nuevo al derecho por donde basó toda la faena. Toro interesante, con opciones, encastado y generando mucho interés. Con la mano derecha dejaría algunos pases de mayor firmeza que con la izquierda, sobretodo, los pases de mediados de las tandas. Valiente y con mucha verdad estuvo el francés, aunque se equivocó en acortar distancias, sin darle tiempo al toro. Circulares, arrimones, sin ningún mando ni serenidad ni entendimiento con el toro. A pesar de todo no se le puede achacar la actitud al francés que fue como hay que ir a las plazas cuando estas en una situación de ganarte los contratos. Manoletinas como cierre de faena y bajonazo con la espada.

Con el sexto, que tuvo que salir en quinto lugar tras correrse turno por el percance de Rafaelillo, no pudo lucirse ni estirarse con el capote Juan Leal. Tras brindar la faena al público de nuevo, intentó empezar de rodillas en el tercio, en un nuevo intento de atraer la atención del público. Finalmente se puso de pie para comenzar por alto, pero el toro se le quedaba corto y rebrincaba. Lo intentó por el pitón derecho, tirando de él para sacarle algún pase. Enseguida se arrimó y realizó su habitual toreo de cercanías, llevándose incluso un derrote en la taleguilla. Con la muleta siempre muy retrasada, no logró lucirse con un toro que tuvo sus complicaciones, sosería y sin ningún celo. Valor, actitud y disposición se pudo ver de nuevo de parte del francés. Siguió por circulares, el arrimón para atraer al público, en un sin sentido de alargar un trasteo sin ningún contenido. Se acabaría poniendo pesado, llegando a aburrir y pincharía en reiteradas ocasiones para finalizar con un bajonazo indigno. Horrible rubrica para terminar su paso por la feria.

Ficha del festejo.

Domingo 14 de julio de 2019.

Plaza de toros de Pamplona. Corrida de toros. Feria de San Fermín. Última de feria.

Toros de Miura, bien presentados aunque desiguales, algunos de ellos de imponente presencia. De interesante juego, destacando varios toros con posibilidades, en especial el 3°. Algunos fueron más ásperos y complicados.

  • Rafaelillo (de nazareno y oro). Ovación y herido.
  • Octavio Chacón (de blanco y plata con los remates en negro). Silencio tras aviso, silencio en el que mató por Rafaelillo y silencio.
  • Juan Leal (de grana y oro). Vuelta al ruedo tras aviso y silencio tras aviso.

Entrada. Lleno.

Sígueme en Twitter @noeee_cp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/altoroes/public_html/wp-includes/functions.php on line 4212