Daniel Barbero destaca en el desafío ganadero de Casavieja

Por Lucía Hernández

Casavieja (Ávila), 25 de agosto. Desafío ganadero con novillos de Fuente Espino y Monteviejo para los novilleros Mario Sotos, Daniel Barbero y Cristobal Ramos “Parrita”.

El primero de la tarde con el hierro de Fuente Espino, fue recibido por Mario Sotos con una larga cambiada y continuó a la verónica, que no se pudo estirar. Un puyazo recibió el novillo, más que suficiente. Tras el encuentro con el caballo quedó muy agarrado al piso y con escasa fuerza. Comenzó la faena por el pitón derecho, sacando una tanda lucida, la única. Por el pitón izquierdo el novillo tenía aún menor recorrido y no insistió. Se rajó y ya en tablas tiró de recursos haciendo desplantes. Mató con un bajonazo infame pero efectivo.

El cuarto de la tarde, de Monteviejo, sacó la faceta lidiadora de Mario Sotos y con facilidad lo paró. En la primera vara cogió al caballo por los pechos y la puya cayó baja. En el segundo puyazo, el novillero lo dejó largo, se arrancó aunque luego la pelea fuera mínima. Parecía que Mario Sotos quería torear pero no fue así, dio una sola tanda y como el novillo le buscaba los pies tiró por la calle del medio. Enterró media espada defectuosa que sirvió, bronca para el novillero y palmas para el animal en el arrastre.

El segundo, de la ganadería de Monteviejo, fue protestado por parte del público debido a su tamaño. Daniel Barbero a la verónica logró lances de calidad. Picotazo en el tercio de varas con el que perdió las manos el novillo evidenciando la falta de fuerza. Mal tercio de banderillas que hizo que el novillo se orientara con mayor facilidad. Consiguió mantenerlo en pie y basó su faena en el pitón derecho, bajando en ocasiones la mano. El novillo no quería nada por alto y el novillero supo verlo pero le faltó asentarse con las plantas en el suelo. Al natural no hubo historia, aliviándose en una sola tanda que le dio. Tras varios intentos la tizona entró aunque de manera defectuosa, tras ello, erró nuevamente con el descabello.

Daniel Barbero calmó la tempestad toreando a la verónica al último de su lote con el hierro de Fuente Espino. En el primer puyazo estuvo a punto de derribar al picador, entró en un par de ocasiones al peto pero el castigo fue mínimo. Con ímpetu el abulense quiso agradar a los asistentes pero el novillo no ayudó, muy agarrado al piso incluso llegó a echarse durante la faena. Lo mostró por ambos pitones y cuando ya no podía exprimir más, cogió la espada para realizar la suerte suprema. Se atascó con el acero pero acertó con el verduguillo. Ovación para el novillero que la recoge en el tercio.

Salió el tercero de la tarde con el hierro de Fuente Espino y el murciano Parrita no pudo lancear a la verónica, muy suelto en este primer tercio. Un peón fue quien llevó al novillo al caballo, dos pizotazos con una pelea muy deslucida, sin picar. Resultó cogido un subalterno cuando intentaba colocar al novillo en suerte. En el tercio de banderillas se vivió una charlotada, nuevo percance, arrolló a otro banderillero. La charlotada continuó y el novillero sin probar por ningún pitón lo intentó matar, labor que tardó en conseguir y además cuando entró la espada lo hizo de aquella manera. Bronca monumental para Parrita y palmas para el novillo en el arrastre.

Entre las protestas del público recibió Parrita al que cerraba plaza, el peor presentado de la tarde con el hierro de Monteviejo. La cuadrilla llevó al novillo al caballo, totalmente desentendido de la lidia el novillero. Mal tercio de varas en el que el picador, Felix Majada, no estaba ni colocado en su sitio. Parrita nuevamente por la vía rápida acabó con el novillo que le tocó en suerte. Nueva bronca y palmas para otro novillo de Monteviejo que no nos dejaron ver.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/altoroes/public_html/wp-includes/functions.php on line 4344