Daniel Luque, triunfador en La Candelaria

Por Adrián Blázquez | Fotografía de Susana Ortiz

Última de la Feria de Valdemorillo con toros de Montalvo para Daniel Luque, López Simon y Álvaro Lorenzo.

Gracias a su breve paso por el caballo, recibió fuera de la raya del tercio al primero de la tarde galopando para estrellarse con la muleta en la mano derecha de Daniel Luque. Cuando quiso abrir la boca ya se había tragado tres buenas tandas templadas con la mano derecha y se encontraba embistiendo a la primera de naturales. Con los tendidos metidos en faena, giró montado en la noria de embestidas que iban diluyéndose tras el tercer muletazo de las tandas. Casi en los últimos compases llegaría el temprano susto de la tarde cuando, de rodillas y citando para comenzar la suerte, le prendió el toro sin consecuencias. Ayuda sobre la arena y muleta sobre la diestra, culminó una faena que rubricó con una estocada trasera que le sirvió para arrancar las dos orejas al toro que desde los tendidos pidieron la vuelta al ruedo y que el presidente no concedió.

No le faltó voluntad con el segundo de su lote, que recibió doblándose con el capote y rematando con dos medías verónicas muy cadenciosas. Igual de arrebatadle fue el inicio con la muleta, sacando el toro a los medios con trincherazos y desdenes. Bajaría la intensidad con los primeros acordes de la banda, con un toro acusando los kilos y la falta de fuerza que consiguió desarmar al torero hasta en dos ocasiones echando la cara arriba. Fuera música y a meter esto en vereda, debió pensar Luque cuando mandó callar a la banda. De uno es un uno y corrigiendo el cabeceo del animal, dejó una estocada fulminante que le permitió volver a tocar pelo. Un total de tres trofeos los que cortaría Daniel Luque para proclamarse triunfador en La Candelaria.

Temporada nueva pero mismas sensaciones las que dejaría López Simon tras estoquear al primero de su lote con una media al tercer intento. Faena con muchos manierismos que no corrigió de años anteriores durante el invierno. Pierna escondida y muletazos en línea para una actuación donde solo destacó el recibo con el capote. Queda otro para que, esta vez si, estén presentes Álvaro Lorenzo, que abandonó su sitio en el callejón y Daniel Luque, que pasó revisión en la enfermería tras el percance.

Quizás sea la ausencia de zapatillas lo que le haga coger fuerzas para torear o lo que anime a la gente a entrar en sus faenas; tal vez sean los medios muletazos, las cercanías con el toro en los tramos finales o matar recibiendo al segundo intento. Sea el motivo que sea, le ha servido a López Simon para recoger una oreja al quinto de la tarde en su inicio de temporada en Valdemorillo. Aún está por volver aquel torero que abrió la Puerta Grande de Madrid por primera vez.

Con la esperanza de encontrar al aficionado de la plaza de Madrid en los tendidos, empezó Álvaro Lorenzo la faena citando de largo a un toro hasta en tres sitios distintos sintió la puya en su encuentro con el caballo. En las cercanías y en media distancia lo intentó para levantar una faena en la que no encontró el cariño del público hasta el último arrimón. Le faltó toro y recursos. Oreja y sobre a los mulilleros tras la estocada efectiva.

Quiso sumarse el toledano a la fiesta en este final de feria cortando la oreja que le abría la Puerta Grande con una oreja al sexto de la tarde. A ritmo de jota recibió por verónicas y estructuró una faena de mano baja en los inicios. A los pies del torero caerían el toro tras la estocada. Público y toreros, contentos en el día de hoy pero sigue faltando el toro y la exigencia. Otra vez será, ¿no?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/altoroes/public_html/wp-includes/functions.php on line 4344