El empuje de la terna abre la puerta grande en San Lorenzo de la Parrilla

Por Javier Espada

La localidad conquense de San Lorenzo de la Parrilla celebró en la tarde de ayer una novillada picada con motivo de sus fiestas patronales en honor a San Lorenzo en la que han trenzado el paseíllo Sergio Felipe, Álvaro Seseña y Villita, que debutaba con picadores. Los novillos de José Cruz, con procedencia de Daniel Ruiz, eran los elegidos para la ocasión.

Interesante la novillada que se ha celebrado hoy en San Lorenzo de la Parilla con un novillero ya contrastado como Sergio Felipe, que ha demostrado aplomo y seriedad, y con dos mucho más nuevos, Álvaro Seseña, que toreaba su segunda novillada picada, y Villita, que se estrenaba esta tarde con picadores, y que han dejado ver las carencias propias de su corta experiencia. Buena técnica y mucho oficio por parte de Sergio Felipe ante un lote desigual, gran voluntad y disposición de Álvaro Seseña con el quinto, y doble cara de Villita, que dejó los muletazos de más valor de la tarde con el buen sexto. El punto negativo de la tarde fue la presentación de los novillos, algunos de ellos excesivamente arreglados de pitones.

Embistió el que abría plaza en el capote de Sergio Felipe con obediencia y humillación, aunque sin mucho recorrido, y peleó con la cara arriba en el caballo. Después, Felipe se echó el capote a la espalda para protagonizar un quite por gaoneras rematado con una brionesa en la que el novillo le puso en apuros. Comenzó faena el novillero albaceteño por el pitón derecho ante un toro obediente, y le recetó tandas con gran sentido del temple y con la muleta muy baja por ese pitón, citando de lejos en el primer muletazo de cada serie y exigiendo a un novillo de José Cruz que respondía, pero que se vino a menos a lo largo de la faena. Ya en las postrimerías y pisando los terrenos del toro, demostró quietud y serenidad para después cerrar por manoletinas que tuvieron mucho riesgo. Mató de una estocada algo atravesada que tardó en hacer efecto. Oreja.

Ya evidenció de salida el segundo de la tarde sus carencias saliendo muy desentendido del capote del joven Álvaro Seseña, que no pudo estirarse en el saludo. Empeoró el novillo su comportamiento en la franela, donde protestó y mucho en cada uno de los muletazos que le proponía Seseña, que también tuvo que enfrentarse al viento y sufrió varios desarmes a lo largo de la faena que deslucieron y mucho el trasteo. Ya sintiéndose podido al final de faena, buscó el novillo las tablas y el novillero decidió cerrar por manoletinas para después cobrar una estocada que le obligó a usar el verduguillo, con el que no anduvo muy acertado. Palmas.

Se estrenaba Villita con caballos esta tarde en San Lorenzo de la Parrilla y lo hacía con un novillo muy bien presentado de José Cruz, que hizo cosas buenas de salida que después confirmaría en la muleta. Con tranco y con movilidad embestía el novillo en la muleta de un Villita a quien molestó y mucho el viento, que le impidió acoplarse en lo primeros tramos de la faena, en la que hubo muchos enganchones. Sin embargo, con el paso de la faena fue templándose el novillero, que alcanzó sus mejores momentos en una tanda por el derecho ya en las postrimerías del trasteo. El broche final por ayudados por bajo calentó a la parroquia, que pidió la oreja pese al fallo a espadas, que finalmente fue concedida.

De nulas opciones fue el cuarto, que dejó que desear en la presentación de sus pitones, ya acobardado y encogido desde el principio de faena, sin querer plantar pelea y sintiéndose podido por el novillero albaceteño. Ante tales dificultades tiró de imaginación y sobre todo apostó por las cercanías protagonizando una faena de arrimones, con los pitones del novillo tocando la taleguilla del traje de luces. No le ayudó nada el novillo para entrar a matar y cobró una estocada tras dos pinchazos que le hizo cortar un trofeo y abrir la puerta grande.

Disposición y voluntad demostró Álvaro Seseña desde el primer momento rodilla en tierra en el saludo con una larga cambiada y con varios faroles en los medios que levantaron del tendido al público conquense. Prometía el novillo, que hizo cosas buenas durante la lidia, pero se vino a menos en la muleta, en la que hubo momentos buenos por el pitón derecho ante un animal pronto, pero que arrollaba la muleta por momentos, especialmente por el pitón izquierdo. Cerró por luquesinas antes de tirarse a matar con mucha verdad y cobrar una gran estocada en todo lo alto. Aunque se vio obligado a descabellar, finalmente cortó las dos orejas.

Otra versión más asentada mostró Villita en el que cerró plaza, también escobillado de pitones, mucho más relajado y ya sin nervios, pudo dejar muletazos con sello particular por ambos pitones con un novillo que respondió y duró en la franela del debutante, que demostró esa chispa y concepto propio que debe tener cualquier aspirante a ser torero, aunque con los desajustes propios de su inexperiencia. Lamentablemente, la espada fue un suplicio para Villita, aunque se le concedió la oreja.

Ficha del festejo: Plaza de toros “Curro Fuentes” de San Lorenzo de la Parrilla (Cuenca). Novillada con picadores con motivo de la feria y fiestas en honor a San Lorenzo. Novillos de José Cruz, sospechosos de pitones, con opciones, pero faltos de fondo y motor. El mejor lote fue el que sorteó Villita.

Sergio Felipe: Oreja y oreja.

Álvaro Seseña: Palmas y dos orejas.

Villita: Oreja y oreja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/altoroes/public_html/wp-includes/functions.php on line 4212