El Espinar | Diosleguarde aprovecha el fallo con la espada de Sergio Rodríguez

Por Blázquez del Coso

Acoge la localidad de El Espinar la final del Certamen de Novilladas de Castilla y León con novillos de José Escolar y Pedraza de Yeltes. Trenzan el paseíllo los salmantinos Antonio Grande y Manuel Diosleguarde junto al abulense Sergio Rodríguez, que llega a la cita con la puntuación mas alta de los tres. Le sigue Antonio Grande, que ya lleva tiempo en esto y contrasta con las del abulense, que sumará cuatro actuaciones en el escalafón al finalizar la tarde. El tendido está hasta la bandera en la zona de sombra y poco poblado, a cuentagotas, en el sol. En el callejón no es diferente y se sigue la tónica habitual. Mucha gente sin profesión conocida ejercer en la tarde de hoy.

Bien presentado sale Carbonero N70 de José Escolar para abrir la tarde, que se queda a un palmo de rematar en burladeros. Antonio Grande parece el favorito del jurado, dejando fuera a compañeros con mas o menos méritos. Le comparan con Julio Robles y está claro que es un apelativo que viene de la gente que le quiere. En el ruedo a mi no me lo parece. El cambio de tercio lo pide tras el primer encuentro con el caballo, pese a incidir la presidencia en su recomendación de dos puyazos en la tarde. Viste Grande de banco y oro y parece que así se irá. En la segunda tanda sobre la mano derecha cambia la muleta titular en tablas y el sol parece mas poblado en este punto del festejo. Por el pitón izquierdo anda muy acelerado y decide poner medida a la faena. Se ve desbordado toreando al natural y aliviado con el derechazo. Ya no sé los años que lleva en esto, pero sus faenas no me despiertan nada. Aún recuerdo aquella tarde de 2019 en Pamplona, ¿dónde se habrá metido Diego San Román? Oreja. El cuarto de la tarde sale acudiendo a los capotes que desde el callejón se le muestran sin consecuencias que lo penalicen. Lo de cargarse a los toros si pasa de cuando en cuando. Flaco favor le hace el padre del novillero, que a caballo deja un puyazo en los costillares antes de corregir atrás. ¿Corregir? Sigamos. La exposición es nula y el vestido sigue inmaculado, aunque me parece ver una macha allá por la zona del codo derecho. La causa quizás sea su toreo despegado, lineal y de pierna escondida. El acero termina por confirmar su estrepitosa tarde y escucha dos avisos que debieron ser tres. Ya esta bien, hombre. Resistidor N40 se llamaba.

Manuel Diosleguarde es el segundo salmantino del cartel y ocupa el mismo orden en el cartel. Creo que le vi por primera vez en una novillada de Ciudad Rodrigo en 2019 y por aquel entonces me pareció algo diferente, con una muñeca izquierda de mucha proyección. No le he seguido, pero en algún cartel me le he encontrado. Resistidor N84 es novillo de Pedraza que acomete bien a los vuelos del capote de Diosleguarde. No llega a parar las zapatillas y parece hacerlo todo de cara al toro. Este si recibe dos puyazos y no ha parado de embestir y moverse. La muleta no le tropieza en ningún momento, pero la suerte cargada queda para septiembre. La convocatoria es multitudinaria. Se tira con todas sin meter la mano. Le va a valer y aunque tarde en caer, por unánime petición corta la oreja. El animal que cierra su lote y participación en la final es un sobrero de Escolar con trapío y nombre desconocido de manos cortas. Del caballo sale dañado y recuerda al anterior ejecutado por el picador en lo alto de la paleta izquierda. No tiene en frente a la boba de la tarde y toca pensar en la cara del novillo. Este también lo hace, mirando y esperando. La mano izquierda se hace fuerte y estructura ahí la faena, de uno en uno. Mete la espada en un lugar que parece ser valido y arranca otra oreja. Pese a no estar rotundo, ha minimizado errores frente a sus compañeros de terna.

La sensación del certamen es el abulense Sergio Rodríguez. Hoy suma su cuarta novillada y es una alegría ver a un paisano con proyección. Ya destacó en la cita sin caballos y aunque hay que dejarle progresar, está generando expectativas. Con el capote tapándole los ojos en el burladero espera la salida de Pórtico N34 de Pedraza de Yeltes. Es coger el capote y levantar al tendido, con un inicio arrollador de claras intenciones. El orden en la lidia no existe, con dos entradas al caballo sin poner en suerte y una banderilla que se engancha a la divisa hasta el inicio de rodillas con la muleta. Impresiona la calma aparente de alguien tan nuevo en esto. Se mete en las cercanías del novillo y le gana la partida ante la emoción del público. La faena coge altos vuelos y, también de blanco y oro, se palpan los terrenos que pisa. Con al espada sigue sin estar fino y esta le deja sin trofeos. El público le reconoce su gran labor en el trasteo, pero la vergüenza torera le impide salir del refugio del callejón a recibir la ovación; eso le honra. Con un fugaz saludo con el mentón hundido silencia las palmas. Queda otro. El ritual durante la salida del novillo se repite en el burladero. Colegial N43 protagoniza una de las escenas de la tarde, pues sale del caballo con la vara en los lomos. Bien enganchada, desde un burladero consiguen desprenderla tras varias carreras del animal. En un disparo de cámara, bien se podría confundir con un tercio de varas a pie desde el burladero. Si hemos visto apuntillar desde el mismo lugar, ¿por qué no esto? Con todo ello, buena labor para no recurrir al tirón que tantas veces hemos visto producirse con los arpones. En la muleta se raja pronto y no hay faena. En tablas consigue arrancarle una tanda aprovechando la inercia, pero no es suficiente. Ni espada ni descabello le ayudan y con el fallo, se va cualquier posibilidad de triunfo.

El festejo concluye con el anuncio del ganador. Diosleguarde es el elegido y, aunque Sergio Rodríguez ha brillado más, es el que menos errores ha cometido. La espada tiene que penalizar como suerte suprema que es y así lo ha reconocido el jurado

1 pensamiento sobre “El Espinar | Diosleguarde aprovecha el fallo con la espada de Sergio Rodríguez

  1. Es una pena lo de Sergio Rodriguez, pero es torero ganador en poco tiempo, en los terrenos que pisa lo conseguira, pero como bien dice el, matando asi, no vamos a ninguna parte demuestra su nobleza y honestidad lo cual le hara llegar a ser un gran torero, gracias y enhorabuena por tu toreo. Con tu humildad llegaras alto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *