El gran momento torero de Emilio de Justo se reafirma en Huesca

«Emilio de Justo firma una tarde de gran dimensión, poder y solvencia, dejando pasajes cadentes ante un lote de menor opciones. Sebastián Castella estuvo correcto, sin apostar y sin aprovechar al completo sus toros, llegando a aburrir en su último astado.»

Por Noelia Crespo (@noeee_cp)

La Feria de la Albahaca de Huesca continuaba en la tarde de hoy con sus corridas de toros. Tarde de expectación, en un mano a mano con dos toreros de nombre, a los que se sumaba la mítica ganadería de Adolfo Martín. Se llevó el lote finalmente Sebastián Castella, dejando una tarde correcta, pero en la que no llegó a aprovechar al máximo la potable condición de los astados que le tocaron en suerte, realizando tres faenas muy similares y de larga duración. Tanta fortuna no obtuvo Emilio de Justo con sus toros, más ásperos y parados, pero sin embargo, logró firmar una tarde de gran dimensión, con valor y poder, dejando pasajes de gran calibre, siendo muy superior a sus toros. Ambos se marcharon con dos orejas, pero de diferente peso las de cada matador, demostrando sobre todo de Justo que su presencia en todas las ferias debería estar asegurada, pena que algunos empresarios no sepan o no quieran verlo.

Abriría la tarde el francés Sebastián Castella intentando estirarse a la verónica ante un toro de Adolfo que humillaba, pero que resultaba pegajoso en la capa. Logró dejar algunas verónicas entre las dos rayas del tercio para posteriormente salirse un poco más con él hacia los medios, rematando con una media a pies juntos. En el tercio de varas, se le daría un puyazo corto y medido, sin mucho empleo, pero arriba de colocación. Tras brindar al público, inició su trasteo muleteril con doblones por bajo en el tercio ante un toro que le apretaba en la embestida y que perdía la manos en varias ocasiones. Siguió toreando por derecho, ligando en redondo mientras llevaba la franela a media altura para evitar que el toro perdiera las manos. Cambió a la mano izquierda, por donde intentó llevarlo con suavidad, aunque sin conseguir alcanzar mucho eco en los tendidos. Continuó por ese pitón, firmando naturales sueltos, de uno en uno sin transmisión. Volvió de nuevo a la mano derecha, acortando las distancias, dejando varias tandas en las que ya tuvo que tirar más del astado tras empezar a quedarse más corto de recorrido. Intentó así llevarlo largo, con temple hasta el final. Estuvo correcto el francés en una faena larga que fue rubricada con una buena estocada arriba y entera. Cayó rápido el toro y fue premiado con una oreja.

Emilio de Justo recibiría al segundo Adolfo de la tarde llevándolo lidiado, sacándoselo a los medios tras no poder lucirse en un primer intento por verónicas y rematando el saludo con una buena media. Tras un puyazo arriba en el que apenas se empleó el toro, quedándose dormido en el peto, brindó al público la labor. Empezó su faena de muleta por doblones, con demasiados toques en la franela, ante un toro áspero y de corto recorrido. Continuaría por derecho, toreando en redondo a un toro que de primeras presentaba más chispa que el anterior. Siguió ante un toro que se lo pensaba mucho, dejando derechazos sin llegar a conectar en los tendidos. Ganándole un paso, intentó ligarle los pases, pero sería desarmado en ese momento. Por el izquierdo, le buscaba más el astado, imposibilitandole el lucimiento por ese pitón. Volvería al derecho, por donde anduvo más firme, tirando de él de manera firme y valerosa. Conseguiría firmar muletazos de mérito, toreando en un final de cercanías, buscando la colocación y llevándole la embestida de uno en uno. Consiguió sobreponerse a un parado y distraído astado, pero finalmente pincharía la faena. Tras el fallo se tiraría con exposición y verdad, dejando una estocada en lo alto en la que se llevó un fuerte golpe en las costillas. Ovación para el matador.

Intentaría al tercero de la tarde recibirlo Castella por verónicas a pies juntos desde el tercio. Un saludo sin mucho lucimiento tras no salirse apenas de los vueltos del capote el astado. Buen puyazo de Santiago Pérez, siendo sin embargo muy protestados por el público los dos puyazos que le acabó recetando. Tras brindar al periodista David Casas, empezaría su faena de muleta en una estampa característica, agarrado a tablas, dejando pases por alto y rematando por bajo la serie. Seguiría por derecho, ligando pases en redondo, con suavidad y comodidad. Buscando la colocación por ese pitón, logró dejar pasajes con mayor temple, llevándolo largo y conectando con los tendidos. Por el izquierdo firmaría naturales de uno en uno, llevándolo tapado y rematando con una trincherilla torera y con pases de pecho hasta el final. Volvería de nuevo a la mano derecha para torear ya en cercanías, con menos ajuste, intentando tirando de él, aunque lo cierto es que fue finalmente el toro quien acabó aburriendose. Toro con clase en la embestida, humillando y con nobleza que permitió a Castella disfrutar, aunque sin aprovecharlo al máximo. Final con más gusto doblándose con el astado, para posteriormente pinchar la faena. Dejaría finalmente una media honda, algo caída y trasera. Buen toro, el de mayores opciones del encierro, aplaudido en el arrastre.

Sin lucimiento con la capa recibió Emilio al cuarto de la tarde, de nombre Aviador. Lidiandolo con la capa pudo tan sólo sacarse a los medios a un toro gazapón, para que posteriormente fuera colocado en el caballo donde recibió un puyazo corto, sin mucho empleo, a pesar de que el toro empujó. Tras un brindis de ánimo al maestro Pepe Luis Vázquez, empezaría su labor por bajo, doblándose ante un toro con genio en los primeros compases. Seguiría por derecho, buscando la colocación en todo momento, encontrando el sitio correcto para dejar buenos muletazos llevando hasta el final al astado. Poderoso De Justo que remató esa serie con un extraordinario pase de pecho con mucho gusto y temple, rematando en la hombrera contraria. Continuó tirando de él con seguridad y serenidad, firmando nuevos derechazos de mucho mérito, aguantando muchas miradas y parones. Cogería la mano izquierda por donde dibujaría aún si cabe, momentos de mayor verdad y de gran dimensión. Naturales de gusto y mérito, llenos de ajuste y rematando con sublimes pases de pecho. Siguió tapándole con la muleta las salidas, entendiendo al complicado astado y tragando con mucha disposición. Firmaría otros buenos muletazos por derecho, con cadencia y dejando patente su buen hacer. Estocada entera aunque algo trasera tras tirarse con todo. Oreja de ley en una faena llena de compromiso y verdad.

Con el quinto empezaría Castella su faena con un saludo capotero por verónicas, consiguiendo salirse con un repetidor toro hasta los medios. Tras un puyazo apenas señalado, destacarían los pares de mayor compromiso de Marc Antoine. Brindis a público, para acto seguido comenzar su faena de muleta doblándose con el toro, saliendose con él hasta los medios, conduciendo la repetida embestida del de Adolfo. Por derecho continuaría ligando los pases por ese pitón, dejandoselo venir para llevarlo posteriormente largo y profundo. Seguiría por ahí, llevándolo y tirando de él, dejandole la muleta en la cara para conseguir así mayor continuidad en la serie. Cambiaría al pitón izquierdo, por donde firmaría naturales sueltos con mayor ajuste y temple. Toro noble, con clase en la embestida y humillación, al que acabaría toreando en cercanías el francés. Faena similar en estructura a sus anteriores labores, alargando en exceso el trasteo, lo que provocó que incluso el toro acabara aburriendose. Estocada para rematar la faena y oreja que le pidió el público.

Por verónicas sin mucho lucimiento comenzó su labor al sexto de la tarde Emilio de Justo. Le apretó el toro en el inicio, llegando incluso a romperle el capote. Tras brindar el toro, empezó su trasteo muleteril por derecho, ligando los pases de uno en uno, siempre en el sitio y llevando largo al astado con oficio. Aguantando y tirando de él, siguió con temple por ese pitón, sabiendo entenderlo para conectar con el tendido. Toro áspero, dormido y sin casta, al que por naturales sueltos logró fimar pases con mayor gusto. Se vino muy abajo el toro, y entendió a la perfección el torero que había que irse a por la espada. Finalizaría por naturales a pies juntos, llevándolo profundo hasta el final con cadencia. Estocada caída y oreja.

Ficha del festejo.

Domingo 11 de agosto de 2019

Plaza de Toros de Huesca. Feria de la Albahaca. Corrida de toros.

Toros de Adolfo Martín, de buenas hechuras, nobles, descastados y con poca transmisión. Mayores posibilidades tuvo el lote de Castella, destacando el 3° por su mayor clase, humillación y nobleza.

  • Sebastián Castella (de lila y oro). Oreja, ovación con saludos y oreja.
  • Emilio de Justo (de grana y oro). Ovación con saludos, oreja y oreja.

Entrada. Casi lleno en unos tendidos de ambiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/altoroes/public_html/wp-includes/functions.php on line 4344