El Juli corta una oreja y Ferrera desaprovecha el lote de la tarde

Por Jon Ander Sanz.

Plaza de Toros de Pamplona, séptima de feria, toros de la ganadería de Victoriano del Río para los diestros Antonio Ferrera, El Juli y Pablo Aguado. Los tendidos estuvieron repletos de público pero no hubo lleno.

Salió en primero de la tarde que correspondía en suerte para el diestro extremeño de adopción Antonio Ferrera. Mostró notablemente su condición de manso durante toda la lidia, embistiendo con calidad ante los cites del torero con las telas. No llegó esa rotundidad que pedían sus tandas con la franela y abusó Ferrera de un exceso de parsimonia entre serie y serie de muletazos. Estuvo por debajo del toro y finalizó una faena sin eco en los tendidos con tres golpes de descabello tras dejar una espada desprendida en la suerte de recibir.

Con su segundo se confirmó que se había llevado el lote de la tarde. Cuidó en varas a un buen toro, iniciando una faena por bajo. Con medios muletazos tomó la diestra quitando muy rápido los engaños al toro. Pudo levantar la faena con las tandas al natural donde dejó algún buen pasaje suelto. El torero dejó paso al dramaturgo, se adornó y toreó demasiado rápido por ambas manos sin haber cuajado al toro. Con unos bonitos ayudados por altos puso fin a una tarde en la que desaprovechó un buen lote. Recurrió de nuevo a la suerte de recibir y falló. «Metisaca» que se fue muy bajo y vuelta al ruedo por su cuenta.

El primero del lote de El Juli presentó las hechuras típicas de los toros del Conde de la Corte. Por encima de un toro flojo y parado, que no sirvió para hacer faena, estuvo Julian. Lo intentó por ambos pitones pero sin el resultado buscado. Como ya ocurriera con la faena de Ferrera a su primer toro, fue silenciada la actuación con este segundo por los tendidos. Mató de media estocada en buen sitio tras errar en las dos primeras entradas con sendos pinchazos.

De preciosa estampa fue el que salió en cuarto quinto lugar, al que El Juli le cogió pronto «el aire». Desde los medios basó su faena en la mano diestra donde destacaron sobretodo los pases de pecho y buenos naturales sueltos. El manso fue noble en la muleta y generó una faena de menos a más, planteada de forma inteligente y llegando a los tendidos con unos circulares invertidos. Con una recta final redondísima, cortó una oreja tras dejar una espada trasera y dos descabellos.

Llegaba la expectación a Pamplona con el turno de Pablo Aguado en un nuevo compromiso con una plaza de primera. Se acopló pronto con el toro el torero sevillano tras u tercio de banderillas donde demostró su mansedumbre esperando a unos banderilleros que no dispusieron de los recursos técnicos necesarios para banderillear por derecho en la cara del toro o dejar algún par de recurso. Con un toro que embestía sin clase ni humillación, estructuró una faena en el contexto de una plaza a la que le cuesta apreciar este tipo de toreo. Templó los muletazo y sacó tandas con mucha limpieza a un toro deslucido que no llegó nunca a tocar las telas. Trasera se fue la espada y cerró su primer toro con la cruceta.

Por verónicas de buen gusto se sacó Pablo Aguado al toro que cerraba la tarde a los medios. Mando como tónica general de la corrida. Demostró de nuevo el torero su clase a la par que las peñas cantaban «Oliver y Benji» durante la faena sin atender su labor. Con torería dejó buenos momentos pero le faltó coger ese aire con un toro al que le escaseaba la clase. Destacó algún pasaje con la zurda y dejó un pinchazo hondo que al toro le sirvió para doblar y así cerrar la tarde del debut de Pablo Aguado.

Antonio Ferrera: ovación con saludos tras aviso y vuelta al ruedo.

El Juli: silencio y oreja tras aviso.

Pablo Aguado: ovación con saludos y silencio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/altoroes/public_html/wp-includes/functions.php on line 4212