La Torre de Esteban Hambrán | El valor firme de Gómez del Pilar impacta en La Torre de Esteban Hambrán

Por Javier Espada | Fotografía de Susana Ortiz

Gómez del Pilar se llevó la tarde en el municipio toledano de La Torre de Esteban Hambrán con dos actuaciones en las que exhibió seguridad, valor y muy buenas formas para dar un nuevo toque de atención tras las grandes actuaciones firmadas esta temporada en Ávila y Esquivias. Una apuesta sin matices por la verdad, que a veces puede pagarse demasiado cara, pues una cogida del quinto pudo tener consecuencias dramáticas para el diestro de Cedillo. Junto a él, triunfó Jesús Enrique Colombo, luciendo su habilidad estoqueadora con dos espadazos de libro. Correcto estuvo durante todo el festejo Javier Castaño ante una corrida con opciones de los hierros de El Cubo y Fuente Espino.

Nazareno, del hierro de Fuente Espino, abría la tarde de toros en la plaza de La Torre de Esteban Hambrán. Aunque le costó embestir en el saludo, fue bien lidiado por el capote de Marco Galán, que precedió a un buen tercio de banderillas en el que hubo exposición y buenos pares, lo que obligó a desmonterarse a Fernando Sánchez y a Diego Ferreira. Inició el trasteo Javier Castaño con despaciosidad para mantener al astado en pie, algo justo de fuerzas, pero con movilidad y obediencia. Por el pitón derecho firmó tandas con sabor y temple, y también por el izquierdo, donde si cabe humilló más el toro, aunque el viento dificultó la lidia. Mató de media estocada en buen sitio. Saludos tras aviso.

Con una larga cambiada desde el tercio recibió Gómez del Pilar al segundo, del hierro de El Cubo, que derribó al caballo en varas. Tras brindar al maestro Espartaco, comenzó faena pegado a tablas de manera explosiva, con un toro obediente y con buen tranco por el pitón derecho y con aún mucho más recorrido y transmisión por el izquierdo, por donde llegaron los mejores pasajes de la faena. Algunos pases de pecho fueron de una calidad extrema. Acortó las distancias al final, consintiendo y tragando mucho al toro. Mató de una estocada caída y cortó un trofeo.

De más a menos fue el tercero, al que intentó armar faena el venezolano Colombo tras protagonizar un variado quite por chicuelinas y parear con mucha soltura. Lo intentó el torero venezolano tras brindar faena también a Espartaco, ante un toro escaso de motor y que fue a menos durante toda la faena. Lo mejor fue el espadazo de ley, que le permitió cortar una oreja.

Por verónicas de mucho gusto saludó Javier Castaño al cuarto, que recibió una buena lidia y un buen tercio de banderillas, lo que obligó de nuevo a desmonterarse a Fernando Sánchez y a Diego Ferreira. Mostró el toro poca trasmisión ya desde el inicio de faena, rajado y huidizo en todo momento de la pelea. Pinchó y tuvo que recurrir al descabello. Silencio tras aviso.

Ovacionado de salida fue el quinto, el más serio del festejo por delante, que protagonizó un susto al salir del caballo con Manuel Macías. Después quitó Gómez del Pilar por suaves chicuelinas, y dejó un buen par Ángel Otero, que fue ovacionado. Lo llevó desde el principio de faena muy ligado, con la figura muy erguida consiguiendo muletazos de bella factura, uno a uno, y especialmente por el pitón derecho del astifino astado. Al final, acortó distancias, puso de nuevo toda la carne en el asador y se la volvió a jugar, tanto que recibió una angustiosa cogida en la que los pitones del toro pasaron muy cerca del cuello del matador, que afortunadamente salió limpio. Cerró la faena con una gran estocada y cortó dos orejas.

Banderilleó Colombo al también astifino sexto con soltura, pero sin mucha lucidez. Inició faena con un toro bastante áspero, exigente y que soltaba la cara ante un Colomboque tuvo que despachar el lote con menos opciones de la tarde. Lo mejor de nuevo fue la tremenda estocada. Cortó una oreja.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de La Torre de Esteban Hambrán (Toledo). Toros de El Cubo y Fuente Espino, desiguales de presentación y de juego variado. Los mejores fueron el segundo, sobre todo por su transmisión por el pitón izquierdo, y el primero, por su obediencia. El peor lote fue a parar a las manos del venezolano Colombo.

  • Javier Castaño: saludos tras aviso y silencio tras aviso.
  • Noé Gómez del Pilar: oreja y dos orejas.
  • Jesús Enrique Colombo: oreja y oreja.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/altoroes/public_html/wp-includes/functions.php on line 4669