Emilio de Justo busca alzarse con el cetro actual del toreo

Por Noelia Crespo

A pocos minutos de las ocho de la tarde del día de ayer se daba a conocer una de las noticias que mayor expectación generará en la temporada taurina que recién comenzamos. «Emilio de Justo se encerrará con seis toros de diferentes ganaderías el Domingo de Ramos en Las Ventas».

Cómo si el “Gordo” de la Lotería acabara de ser cantado, las redes se inundaron al instante de mensajes y publicaciones sobre el que, sin duda, será uno de los carteles del año. Para muchos una cita con la historia del toreo, para otros una apuesta sin necesidad demasiado arriesgada, el caso es que no han pasado ni veinticuatro horas del anuncio de la encerrona del máximo triunfador de la temporada madrileña y son ya muchos los aficionados que cuentan los días hasta la fecha.

Tras dos puertas grandes consecutivas en la primera plaza del mundo, eran muchos los que apenas hace unos meses le pedían enfrentarse a un reto en mayúsculas allí, y, sin embargo, el extremeño acabó anunciando en Guijuelo (Salamanca) una encerrona de similares características. Este hecho generó una oleada de opiniones contrarias acerca del momento y lugar en que se había confeccionado un cartel en el que Emilio solo pretende homenajear a una tierra a la que tiene tanto cariño. Se criticó que fuera en un pueblo y no en Madrid, ahora que lo va a hacer en la capital, ¿también se critica?

Esto ya depende de cada uno, pero que un torero como Emilio, para muchos ya figura del toreo, arriesgue sin necesidad de esta forma es una demostración de compromiso. Tirar la moneda y apostar tanto en una sola tarde es un auténtico desafío solo para unos pocos elegidos, y solo de él depende que esa expectación por una encerrona con sentido, se transforme en una verdadera gesta si se acartela con ganaderías adecuadas de distintos encastes del gusto del aficionado. De ser así, recordará al añorado león de Orduña, Iván Fandiño, con otra apuesta contra todos y contra el sistema.

Encerrarse en Madrid solo lo hacen quienes quieren mandar de verdad en esto. Lógicamente puede salir tanto bien como mal, mediáticamente ya ha triunfado, pero ese día puede suponer un cambio en el rumbo de la tauromaquia.