Fernando Castro: «Se torea mejor que nunca, pero solo unos pocos son capaces de hacerlo»

Por Víctor Peinado

Entrevistamos al siempre sonriente novillero de Cenicientos Fernando Castro que sigue preparándose en el campo de cara a la próxima temporada.

[P] ¿El problema de los novilleros sin caballos se debe al maltrato por parte de empresarios o a las pocas oportunidades que realmente se dan en las escuelas?

[R] El problema es muy grande y proviene de muchos factores; es cierto que hay empresarios que exigen unas condiciones que son inviables para muchos de los novilleros, pero el problema también está en que otros las aceptan y acabamos pagándolo todos. Hay pocas oportunidades en las escuelas, lo que hace que nos busquemos fuera novilladas y ahí vuelve a aprovecharse el empresario oportunista.

[P] Me refiero con lo de las escuelas a que siempre anuncian a los mismos alumnos.

Si reclamamos abrir el abanico en grandes ferias con carteles que no sean repetitivos y monótonos, ¿por qué las escuelas repiten siempre a uno dos o como mucho tres alumnos sin dar oportunidad al resto?

[R] Supongo que las escuelas eligen y seleccionan a los novilleros que ellos ven con más facultades para llegar arriba, dándoles más oportunidades para que tengan más rodaje y preparación de cara al futuro dejando a los demás con lo que sobra.

[P] Dicen que el toro pone a todo el mundo en su sitio pero, ¿todos se han ganado por igual poder tener al menos oportunidad para que el toro decida?

[R] No siempre es así. Es verdad que el toro pone a cada uno en su sitio pero dada la situación que vive ahora la tauromaquia, algunos por desgracia acaban quemados de no ver el lado bonito de esto y se tienen que retirar no dejando que el toro decida si es su sitio o no, por no llegar esa ansiada oportunidad.

[P] ¿Todo esto ha hecho que se pierda la sana rivalidad entre novilleros?

[R] En mi opinión, no se ha perdido; yo siempre salgo con esa sana rivalidad a la plaza, da igual con quién comparta cartel. Salgo a dar el cien por cien en cada tarde y supongo que mis compañeros hacen lo mismo.

[P] En 2019 Fernando Castro sumó cuatro actuaciones ganadas a ley y a fuerza de «volteretas». ¿Que se siente cuando otros torean 20 o 25 festejos rodeados de intereses tan alejados del artístico?.

[R] La verdad que duele un poco en lo más adentro del torero, porque yo he vivido unos años en los que toreaba muy poco o casi nada y se pasan momentos muy duros. Yo me quiero ganar todo tarde tras tarde sin que nadie me regale nada, es el camino que me ha tocado y estoy orgulloso de avanzar poco a poco a base de fuerza, sudor y sangre. Prefiero ganarme todo a base de volteretas y ganadas por derecho a que nadie me regale nada sin esfuerzo alguno. Pienso que así crece más el torero y la persona.

[P] ¿Como es el concepto de Fernando Castro? ¿Opina que hoy se torea mejor que nunca? O mejor dicho, ¿cree que pocos toreros torean mejor que nunca?

[R] Mi concepto es clásico, siempre quiero torear con mucha pureza y mucha verdad; la muleta lo más plana posible, echando la pierna adelante y llevando los animales atrás de la cadera. Aunque clásico, también me gusta practicar e intentar todas las suertes para sorprender al público. Bajo mi concepto del torero, si que se torea mejor que nunca pero solo unos pocos son capaces de hacerlo.

[P] Como aficionado, ¿es analista de la lidia o partidario del último tercio?

[R] Soy analista de la lidia, desde que el toro sale a la plaza estoy pendiente y analizando todo lo que se le hace o lo que se le debería hacer. Cuando se para al toro ya sea a la verónica o lidiando sobre los pies, un buen tercio de varas, colocando al animal con el capote en banderillas y su posterior ejecución del banderillero y la faena de muleta para torear al toro según lo requiera hasta la hora de la espada. Estoy siempre pendiente y analizando todo.

[P] Desde su experiencia, ¿cree que con dinero se puede hacer un torero o sólo se puede torear hasta que se acabe el dinero?

[R] Pueden pasar las dos opciones. Está claro que con dinero llegas antes y tienes más oportunidades; coges oficio y te ruedas pero detrás de todo eso tiene que haber una voluntad para querer ser torero y querer llegar a ser figura. Sin ello llegarías a ser uno más. El corazón manda más que el dinero y sin el corazón para arrimarse y ponerse donde queman los pies el dinero no vale nada.

[P] Es Fernando Castro de uno de los pueblos donde se lidia el toro con más trapío en España, Cenicientos. ¿Cree que este tipo de pueblos ( junto con otros como Villaseca, Ceret, etc) son el último refugio de los verdaderos aficionados? ¿Puede ser que la mala administración en ayuntamientos o empresas acaben con estos festejos y ello con los verdaderos aficionados?

[R] La verdad es que la integridad y presentación que nos ofrecen estás ferias es digna de admirar. Son pueblos necesarios para el bien de la fiesta y sí son el último refugio de los verdaderos aficionados porque por desgracia creo que la fiesta del toro ha entrado un poco en la mediocridad sin importar ni la plaza ni el aficionado ni el toro. Creo que los pueblos nombrados, como tantos otros a los que les gusta esa integridad y seriedad, seguirán manteniéndola durante muchos años porque acuden muchas personas de distintos puntos del país solo para ver sus ferias, las mantienen vivas y seguirán siendo refugio para esos aficionados.

[P] Me consta que ha matado novilladas de variados encastes. ¿Con cuál se llegó a acoplar mejor?

[R] Si, desde que empecé he matado de diferentes encastes y la preparación en invierno la hago en las tapias de todos los diferentes encastes que hay y me sirve mucho porque cada animal y cada encaste es diferente y no se deja de aprender un solo día. Pues me acoplo bien con todos porque me gusta tener metidos en la cabeza todos los encastes y lo que teóricamente se tiene que hacer sobre el papel para que funcione, sin quitar la personalidad de uno mismo. Pero si me tengo que quedar con uno al que me acople mejor es Santa Coloma por esa exigencia y complicidad unido a las embestidas largas y por abajo dado que soy un torero que me gusta torear por abajo, largo y profundo

[P] 2020 es un año fundamental para su carrera. ¿Objetivo crecer como torero?

[R] Si, ese es mi objetivo año tras año. Seguir creciendo como torero; desde que empecé no ha habido un año que no quisiera eso y siempre lo he conseguido hasta en los años más flojos. Quiero seguir rodándome para conseguir oficio y seguir aprendiendo día tras día y seguir forjando ese torero que quiero llegar a ser. También como objetivo menor pero motivacional me propongo intentar debutar con picadores y sino quedarme cada año más cerca, eso me da cada día una motivación extra para seguir peleando por mi sitio y llegar hasta donde quiero.

[P] Ojalá sea un año lleno de éxitos. Muchas gracias por tu tiempo.

[R]: Gracias a tí y a vuestro portal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *