Fuentesaúco | Mario Navas e Ignacio López Chaves, un binomio de puerta grande.

Por Noelia Crespo

La cuarta novillada del Circuito de novilladas sin picadores de CyL aterrizó en la localidad zamorana de Fuentesaúco en una tarde ventosa y fría. Mario Navas firmó la faena de la tarde al quinto de Ignacio López Chaves, de nombre “Florista” al que se le premió con la vuelta al ruedo. 

Abriría la tarde un bonito novillo de Ignacio López Chaves, de nombre “Canastillo – 61”,  que le tocó en suerte al alumno de la escuela salmantina, Juan Ignacio Sagarra. Logró recibir con el capote por verónicas al correoso astado, dejando después un buen manejo de muñecas en la réplica por chicuelinas a su compañero. El animal de Calzadilla del Campo presentó múltiples virtudes como la humillación, repetición, prontitud y fijeza. Inició su faena de muleta sacándose al astado hacia fuera del tercio, doblándose con él de manera torera y personal. Más firme y asentado por el derecho, logró pasajes de toreo profundo y mano baja ante un novillo que se desplazaba. Al natural, por donde el novillo tenía mayor recorrido, no terminó de acoplarse a las embestidas. Estructuró una faena muy larga que culminó en las cercanías del animal pegado a tablas y con unas bernardinas finales. Estocada entera y varios golpes de descabello le premiaron con una cariñosa ovación. Arrastre lento para un novillo importante.

El cuarto de la tarde, de nombre “Ruidoso – 49” correspondiente a la ganadería de La Interrogación salió de toriles humillando de escándalo. Sin embargo, no pudo lucirse Sagarra en su recibo capotero ya que deslucía la salida en los remates soltando la cara. Tras el buen oficio de su cuadrilla en banderillas, comenzó su trasteo desde el tercio, toreando con mano baja y sacándose al astado de Casasola hacia los medios. Rápidamente conectó con el tendido tras una importante serie muy lograda por derecho sometiendo al astado con poder y llevandolo con profundidad y mano baja. Apuntaba a faena de cante grande, pero comenzó a acelerarse y embarullarse rebajando el nivel de la faena. El encastado novillo, con tranco y humillación, empezó a complicarle las cosas a Sagarra, quien no terminó de entenderse ni acoplarse. Intención y entrega del novillero en una faena nuevamente larga. Se atascó con los aceros en exceso.

Cambiando al hierro de la Interrogación, “Fardón – 46” salió al ruedo en segundo lugar, tocandole en suerte a Mario Navas, alumno también de Salamanca. En el saludo capotero le complicó el lucimiento al novillero, saliendo con la cara muy alta en cada envite. Muleta en mano, inició doblandose por derecho ante un novillo dificultoso, descastado y escaso recorrido. Labor complicada la que tuvo enfrente el joven novillero, buscando aprovechar las escasas embestidas que le regalaba el astado de Garcirrey. Intentando alargar la embestida y en una corta distancia, elaboró tandas por ambos pitones en las que sólo pudo dejar detalles de su toreo. Estuvo serio y firme con el complejo astado de Santa Coloma. Tras un final doblándose nuevamente, enterró una estocada baja. Una ovación como premio al esfuerzo.

En quinto lugar salió por toriles el último novillo de Ignacio López Chaves de la tarde. “Florista – 62”, mostró una falta de fuerzas y distracción de salida que dificultó el lucimiento capotero de Mario Navas. Comenzó su trasteo muleteril doblándose de manera muy torera con el noble astado dibujando varios cambios de mano sublimes. Cómodo, asentado y con cabeza, se enrabietó tras una voltereta en el inicio de la faena. Por derecho comenzó a estrucurar una faena de nota muy alta, llena de detalles y matices con mucha personalidad y torería. Conectó rápidamente con los tendidos, toreando y ligando muletazos con un trazo exquisito por derecho, acoplado, bajándole la mano, cruzándose y rematando con profundidad detrás de la cadera. El de Calzadilla resultó un novillo obediente, con repetición y nobleza al logró elaborar una faena muy ceñida, encajada y asentada de zapatillas. Al natural dibujó muletazos muy entregados, echándole los vuelos y meciendo la embestida con la panza de la franela. Finalizó una faena de categoría, la mejor de la tarde, con unos doblones muy toreros desde el tercio. Estocada entera tras una faena medida y dos orejas como premio. Vuelta al novillo.

En tercer lugar se volvió al hierro de Ignacio López Chaves con un novillo de nombre “Campanerito – 11”. Tras un saludo capotero frío y sin lucimiento por parte del palentino Juan Pérez, comenzó su trasteo de muleta templando la embestida por alto y conectando rápidamente con el tendido. Novillo justo de fuerzas, noble y con poco recorrido al que toreó el joven novillero en una media distancia por ambos pitones agusto y aprovechando las embestidas. De uno en uno, con intención y ganas, buscó ponerle todo lo que le faltaba al astado. Basó su faena pegado a tablas, dejando algún muletazo templado, pero sin terminar de conectar con el aficionado en una faena en la que faltó ajuste. Faena más medida, final por alto y el acierto con la espada tras una estocada entera le concedió el primer trofeo de la tarde.

Gitanote – 59” salió en sexto lugar por toriles para poner fin a la cuarta novillada del circuito. Con el hierro de la Interrogación, no pudo lucirse con la capa el palentino. Tras una buena labor de su cuadrilla en el tercio de banderillas, brindó la faena al público. Inició con la muleta desde el tercio, toreando por bajo a un astado con humillación, fijeza, aunque corto de recorrido. Basó su faena pegado a tablas, embarullado, sin ideas y desconfiado, no terminó de entenderse ni conectar con el público. Estuvo dispuesto, alternando tandas por ambos pitones pero no tuvo eco su labor en unos tendidos más pendientes del fin de la faena por el frío que de lo que planteaba el novillero en el ruedo. Estocada trasera y erró en numerosas ocasiones con los aceros.

FICHA DEL FESTEJO.

Domingo 4 de octubre de 2020. Cuarta novillada del Circuito de novilladas sin picadores de CyL. Fuentesauco (Zamora) .

Novillos de Ignacio López Chaves, con recorrido, fijeza, repetición y nobleza; y La Interrogación, cortos de recorrido, mayores complicaciones. Todos ellos bien presentados. Al quinto de Ignacio López Chaves, de nombre Florista, se le premió con la vuelta al ruedo.

  • J. I. Sagarra (de verde y oro). Ovación y silencio
  • Mario Navas (de frambuesa y oro). Ovación y dos orejas.
  • Juan Pérez (de añil y azabache). Oreja y silencio.

Entrada. Lleno de no hay billetes en el aforo permitido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/altoroes/public_html/wp-includes/functions.php on line 4669