Garlin. La suerte de varas en todo su esplendor

jon ander sanz

Por Jon Ander Sanz

Imagen: Rosa Alonso

Plaza de toros de Garlin (Francia). Nublado y sol por momentos. Lleno de no hay billetes. Novillos de Pedraza de Yeltes, bien pero desigualmente presentados. Todos bravos en varas y nobles. El mejor el segundo para el que se pidió la vuelta al ruedo. El peor el sexto.

  • Dorian Canton de verde hoja y oro: Vuelta y 2 orejas protestadas.
  • Manuel Diosleguarde de azul marino y oro: Oreja y Silencio tras aviso.
  • Alejandro Mora de azul pavo y oro: Oreja protestada y Silencio tras 2 avisos.

Por séptimo año consecutivo se lidiaba en Garlin una novillada de Pedraza de Yeltes y esta vez tampoco defraudó. Por la mañana se celebró una “fiesta campera” en la que Héctor Gutiérrez y Manuel Diosleguarde mataron cada uno un novillo de la misma ganadería. El público tras el festejo, depositaba una parte de la entrada en una urna y decidía quien debería completar la terna de la tarde. El que más votos obtuvo fue el novillero salmantino.

La novillada de Pedraza de Yeltes fue muy brava en varas y todos recibieron al menos dos puyazos arrancándose de lejos y empujando bien en el peto. En Francia gusta que se haga la suerte de varas bien y hoy se pudo disfrutar de esta bella suerte, tanto por el juego de los novillos en el caballo como por la buena doma de estos a cargo de la familia Bonijol.

Jennifer Harispe
Fotografía de Jennifer Harispe

Volvía Dorian Canton a la plaza en la que debuto con picadores hace ahora un año y se le vio con más oficio. Con la alternativa anunciada para el 27 de Julio, veremos si llega preparado. Hoy triunfó con los 2 novillos, a los que toreó templado por ambos pitones. En el último destacaron unas luquesinas finales.

Manuel Diosleguarde se ganó por la mañana torear en la novillada vespertina. Lució al bravo segundo dándole mucho sitio y citándolo de largo. Cortó una oreja. Otra podía haber cortado del quinto sino hubiese fallado con la espada. Empezó la faena sacándose al novillo a los medios de forma muy torera, con una rodilla genuflexa, para luego torear templado por ambos pitones. Toreo clásico el que interpreta el novillero salmantino.

Alejandro Mora volvía a Garlin tras su triunfo en la novillada de Junio y había expectación por volverle a ver. Realiza un toreo de gusto y clase con mucha facilidad por lo que en algunos momentos sus faenas no llegaron mucho al público. Destacaron 2 series al natural al sexto novillo al que le costó matar. Apunto estuvo de que le sonara el tercer aviso.

La gente que llenó los tendidos de la coqueta plaza salió encantada con el juego de los novillos de los hermanos Uranga. Esperemos que vuelvan el año que viene. Se lo han ganado.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*