Garrido desaprovecha un lote de triunfo en el buen debut de la Palmosilla

Por Jon Ander Sanz.

Plaza de Toros de Pamplona, toros de la ganadería de La Palmosilla para los diestros José Garrido, Luis David Adame y Javier Marín.

El primer toro del debut de la Palmosilla en Pamplona salió al ruedo muy bien presentado de lámina. En el recibo capotero vimos a un José Garrido poco confiado, a pesar de su gran capacidad para manejar la capa. Haría su presencia en la tarde Luis David con un quite por caleserinas. Con la muleta en mano, empezaría la faena ante un toro manso, pero con repetición y facilidad en la embestida. Garrido estuvo muy acelerado, sin temple y sin apenas darle un muletazo de calidad. El toro se vino a más en la franela mientras que el extremeño se vino cada vez a menos, toreando de manera vulgar y sin estar a la altura del astado. Con la mano izquierda también estuvo muy desbordado, dando una dimensión muy por debajo de este primer toro. Al ver que no consigue torear al toro, decidió calentar los tendidos y las peñas a base de pases de rodillas. Finalmente se aburriría el toro, se acabó rajando y se marcharía sin que el torero nos dejara ver todo lo que llevaba dentro. Un pinchazo tras aviso y media estocada para acabar la labor.

En cuarto lugar saldría un precioso toro chorreado con clase en la embestida, pero algo justo de fuerzas. De nuevo José Garrido no logró lucirse con el capote al no estar seguro ni confiado. Realizaría un quite deslucido el matador por tafalleras y gaoneras, el cual sería replicado por Luis David con dos buenas chicuelinas y el remate con una larga. Buen toro con galope y clase al que Garrido empezó la faena pegándole muchos pases sin apenas decir nada. Seguiría pegándole pases y más pases, pero de nuevo se le marcharía uno de los toros de la feria. Pincharía tras intentar matarlo en la suerte de recibir. El toro se mereció la vuelta al ruedo y Garrido terminaría su tarde malgastando un lote de 4 orejas.

Luis David Adame empezaría su labor con el segundo de la tarde mostrando sus ganas y saliendo a por todas dejando una larga cambiada en el tercio ante un toro abanto de salida. Se presentaría Javier Marín con un quite por saltilleras, para después ser replicado por el mexicano con un quite por zapopinas. Banderilleó el propio torero, cumpliendo con el tercio. Empezó en la muleta con pases cambiados por la espalda ante un toro soso y justo de fuerzas. Bien entendido por Luis David, que supo llevarlo a media altura, ligandole sendos muletazos templados. Supo llevarlo por ambos pitones, dejando buenos pasajes tanto con la mano derecha como con la izquierda. Para finalizar la faena realizaría bernardinas sin montar la espada. Estocada desprendida al encuentro con el toro y oreja como premio.

Al quinto de la tarde lo volvió a recibir Luis David con una larga cambiada de rodillas en el tercio, seguido de un quite por navarras del propio matador. Inició la faena de muleta el mexicano por estatuarios ante un toro noble, pero sin clase en la embestida. Realizaría una faena vulgar, con muchos enganchones en cada pase en la muleta. No se acopló con el toro y eso provocó que la faena no dijera nada ni llegara a los tendidos. Pincharía la labor y después dejaría una estocada.

El torero de la tierra, Javier Marín, empezaría su tarde en San Fermín viendo como le devolvían su toro tras partirse un pitón. Devuelto, saldría el sobrero del hierro titular, un toro que a la postre resultaría manso, sin humillación y con complicaciones. Javier Marín le puso mucha voluntad a la faena de muleta, intentando demostrar que a pesar de lo poco que torea, tiene maneras. Un astado bastante complicado con el que el torero lo intentó por ambos pitones. Finalmente se acabaría atascando bastante con la espada.

El sexto de la tarde fue otro toro bien presentado de la Palmosilla que además resultaría bravo en varas. Toro que tuvo mucho que torear y que acabaría mostrando las carencias de, Javier Marín, un torero que torea muy poco. Además a todo esto se le unió que acabó sorteando el lote más complicado y áspero de la tarde. Durante la faena de muleta sufrió además una fea cogida de la que afortunadamente acabó saliendo ileso. Estuvo valiente y con voluntad con un toro nada sencillo. Finalizaría con una estocada volcándose encima del astado, que finalmente acabaría siendo escupida. Se acabaría atascando mucho con la espada, múltiples pinchazos y descabellos para acabar con el toro. Silencio tras aviso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/altoroes/public_html/wp-includes/functions.php on line 4344