Gonzalo Caballero resulta herido tras dejar en evidencia a sus compañeros

Por Adrián Blázquez

Octava del abono de San Isidro para Juan del Álamo, José Garrido y Gonzalo Caballero ante un complicado e interesante encierro de El Pilar. Volvía Gonzalo de Villa al palco presidencial de la Plaza de Las Ventas, recibido por gritos al unísono de dimisión y varias pancartas pidiendo su cese que mandó retirar a sus compañeros de policía. Una vez mas, el aficionado resultó silenciado y sin defensa.

Volvía Gonzalo Caballero a la Feria de San Isidro tras su desacuerdo con la empresa durante la campaña pasada. Ya en el segundo de la tarde pudimos ver sus ganas de reivindicarse realizando un quite por tafalleras al toro de su compañero de cartel José Garrido. Fue en el primero y ultimo de su lote cuando pudimos ver la mejor versión de un Gonzalo Caballero renovado, siendo el único capaz de estar a la altura con el oponente que tenía delante. Recibió Gonzalo al tercero de la tarde, un toro sin picar pero de gran condición. Inició su faena por estatuarios para seguir con buenas tandas sobre la mano derecha, donde basó su faena y pudimos ver a un torero mas asentado y natural que las veces anteriores. Probó por el pitón izquierdo, pero el toro empezó a pararse y no pudo mas que sacarle algun natural suelto sin gran repercusión. Con la faena hecha, tras los adornos, se fue a por la espada para tirarse con todas las de la ley, recibiendo una gran cornada en el muslo izquierdo que le obligó a abandonar el ruedo para entrar en la enfermeria y someterse al quirófano con rapidez. Estoqueó Juan del Alamo el toro como director de lidia.

Por su parte, Juan del Álamo abría la tarde en un complicado encierro de El Pilar, que se deshizo de las impresiones dejadas en los dos últimos festejos que esta ganadería dejó en la plaza madrileña. Con su primer toro, realizó una faena con la muleta a media altura ante un toro que echaba la carra arriba por el pitón izquierdo. Un tanto acelerado en los compases de la faena, sufrió una voltereta cuando toreaba con la zurda. Dejó una estocada entera un tanto desprendida que no precisó del verduguillo. Vuelta al ruedo por cuenta del torero.

A su segundo de la tarde lo recibió con un ramillete de verónicas. Sin poner en suerte, recibió el toro gran castigo en varas que no hicieron mella en su condición de llevar la cara arriba. Con una primeros compases de tu a tu, fue bajándole mas la mano en una faena que empezó a media altura. Alargó una faena que no llegó a romper en ningún momento ante un toro que, al igual que el torero, no llegaba a los tendidos. Estocada muy tendida y gran habilidad con la cruceta para pasaportar a su segundo de la tarde.

Tendría oportunidad de resarcirse de sus dos anteriores con el sexto en orden de lidia. Ocupando el puesto del herido Gonzalo Caballero, completó la faena a un toro donde lo mas destacado fueron dos ramilletes de verónicas que recetó. Espada baja para acabar su primera cita con Madrid quemando un cartucho extra.

Completaba la terna el José Garrido que, una vez mas y como ya viene siendo habitual, dejó escapar el tren que tanta falta le hace a Extremadura. Condicionado en pequeña medida por el viento – si quieren justificarle con algo – estuvo fuera de sitio y sin un ápice transmisión a los tendidos. Espada entera tras aviso y pinchazo para acabar con su primer acto. Silencio.

Con el segundo de su lote correría la misma suerte. Se encontró el extremeño con un toro que precisaba de poder y dominio por parte del matador. Superado por el toro en todo momento, al igual que en el anterior, finiquitó sin trascendencia. Silencia de nuevo para un torero que aún esta por enseñarnos algo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/altoroes/public_html/wp-includes/functions.php on line 4344