Por Víctor Peinado

El color del toreo se tornó gris. Gris plomo, gris perla. Gris. Y es que el toreo viste y brilla acompasado a como se encuentre la sociedad. En este momento todos podríamos citar al gran Antoñete: «viene negro por Toledo». Con esto, el genio del toreo hacía referencia a que se acercaba un peligroso nubarrón hacia Las Ventas y que era probable que descargara agua, granizo o de lo que estuviera cargado. Pues si me permiten el símil, para el toreo en general ese nubarrón se acerca y no sabemos en este momento cuando pasará.

El coronavirus ha dejado parado al toreo – y al resto de artes y manifestaciones culturales-. ¿A qué me refiero cuando digo al toreo? Los aficionados y amantes del mundo del toro sabrán que no me refiero a la suspensión del festejo, que es lo que se nos anuncia. Me refiero [el toreo] a ese bar aledaño que todos llenamos en la previa y tras el festejo; a los puestecillos que daban ambiente en la llegada al coso; también a los reventa, por qué no. El toreo es una cadena viva y rica. Si el toreo se para, se pararán cosas que ni imaginamos que estuvieran relacionados con un toro y un torero.

En cuanto a lo profesional, ganaderos, empresarios, matadores, banderilleros y picadores entre otros, están viendo como su actividad y su pan pende de un hilo. ¿Se hará eco del mundo del toro el actual gobierno a la hora de repartir sus ayudas? Soy cauto al respecto. Seré positivo.

Sevilla aplazada tras Valencia y Castellón en nuestro país, a la que sumamos Arles en la querida Francia. Solo San Isidro sería capaz de remontar este inicio tan duro como atípico. Solo San Isidro nos haría recobrar ilusión y esperanzas. San Isidro podría hacer que esas nubes grises fueran pasado y que el sol del toreo brillase más fuerte que nunca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/altoroes/public_html/wp-includes/functions.php on line 4344