Herrera de Pisuerga | Grande y Diosleguarde triunfan en una tarde de más novilleros que novillos

Por Jesús Miguel Pérez

El Circuito de Novilladas de Castilla y León comenzó de nuevo en una templada tarde en la localidad palentina de Herrera de Pisuerga con los tendidos presentando una gran entrada que rozaba el “no hay billetes”. El cartel estuvo conformado por Antonio Grande, Manuel Diosleguarde y Valentín Hoyos con las ganaderías de Antonio Palla y Puerto de San Lorenzo.

Abría la terna el novillero de San Muñoz, Antonio Grande, presenciando el primer susto de la tarde al equivocarse los torileros de puerta y colandose el novillo de la Ventana del Puerto al callejón. El astado, que se salvaba por la presentación de la cara, no permitió el lucimiento en el capote al salmantino. El tercio de varas fue un puro trámite, destacando posteriormente en banderillas una buena brega de Jarocho. Inició el trasteo de muleta sacando al burel con suavidad hasta los medios, limando con la brusquedad de un novillo que requería mano baja. Antonio consiguió ligar un par de series en redondo de mucha profundidad, pero al cambiar de mano el novillo se vino a menos debido a su poca fuerza. Remató la faena con manoletinas ajustadas y una estocada baja que le sirvió para cortar el primer apéndice de la tarde.

En el cuarto de la ganadería de Antonio Palla estuvo muy dispuesto con un novillo que se paró pronto realizando una faena de mucho oficio y detalles. La estocada cayó baja, pero su gran eficacia hizo que le pidieran con fuerza las dos orejas que incomprensiblemente el presidente concedió.

Manuel Diosleguarde vino arreando y lo demostró parando a su primero con varias verónicas alternadas con chicuelinas a un bonito novillo de el Puerto de San Lorenzo. El tercio de varas fue de nuevo inexistente y destacó en banderillas Elías Martín que se desmonteró. El inicio de muleta del novillero salmantino fue muy torero destacando un buen pase de pecho ante un novillo que respondía por ambos pitones, aunque el izquierdo era el de mayor calidad. Diosleguarde no terminó de cuajar al del Puerto de la Calderilla al natural, convirtiendo lo mejor de la faena una gran estocada fulminante que hizo que el público pidiese las 2 orejas con fuerza que finalmente fueron concedidas.

El quinto de la tarde fue el único animal que hizo una medio pelea en el caballo recetandole un gran puyazo Ángel Rivas. Ante el de Palla estuvo mejor el salmantino cuajando una buena faena de buenos naturales de uno en uno, para después culminar con dos series con la mano derecha rotundas y largas. El final de faena lo realizó con detalles por el piton derecho, pero el mal uso de los aceros le hizo perder los trofeos.

Valentín Hoyos cerraba la terna salmantina en Herrera toreando su tercera novillada con los del castoreño. En su primero destacó una serie por el pitón derecho, aunque poco se le pudo ver debido a la condición del animal. Se atascó con los aceros quedado todo en una ovación.

El novillero de La Alberca viendo que sus compañeros habían ya triunfado salió apostando desde el principio con un bonito recibo a la verónica al cierraplaza. El tercio de varas resultó de nuevo, como casi toda la tarde, intrascendente, y en banderillas destacó Rubén Blázquez. Después del paso por el varilarguero, Valentín hizo firmó el mejor quite de la tarde con faroles muy ajustados. El trasteo de muleta lo inició de rodillas entre las dos rayas sacándose el novillo por detrás y rematando con un buen pase de pecho. La faena cogió vuelo con unos naturales despaciosos y largos, rematando las series con pases de pecho de piton a rabo ante un novillo que embestia hasta el final y consiguiendo lo llevar cada vez más despacio. Se fue a por la espada y antes de entrar a matar cerró la faena con unas bernadinas de infarto rematadas con un buen pase de pecho. De nuevo se atascó con los aceros dejando una estocada baja y desprendida a la tercera entrada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *