Honores a “Barquito” entre el triunfalismo efervescente con Juli y Cayetano

«El poso, mando y firmeza de Juli cortan cuatro orejas excesivas en Salamanca abriendo la puerta grande junto con un Cayetano entregado. Éste se llevó el mejor toro, el bravo sexto de vuelta al ruedo. Morante se marchó con una banda sonora llena de broncas»

Por Noelia Crespo (@noeee_cp) | Fotografías por Adrián Casado

A pocos minutos que el reloj de la plaza diera las ocho de la tarde, salió “Barquito” por chiqueros para poner a todo el público de acuerdo. No era fácil tras todo lo acontecido anteriormente, porque aunque parezca mentira, las broncas a Morante no fueron tan unánimes como los aplausos a ese gran sexto toro de Domingo Hernández, bravo, con clase y humillación, de vuelta al ruedo. Destacó ese sexto y el segundo entre la «novillada» que trajo a Salamanca por presentación Justo Hernández, pero como en Salamanca cuatro protestan… Cayetano no llegó a cuajar al extraordinario sexto, pero al menos estuvo entregado y dispuesto, aspecto que se agradece teniendo en cuenta lo sucedido en la tarde. Entre una multitud de julistas triunfó de nuevo en Salamanca el Juli. El madrileño entendió y cuajó al primero de su lote, transformando el panorama hostil que le había dejado su compañero, en una plaza entregada a su toreo. Con el quinto se le vio una versión más ventajista, listo como pocos, supo finalmente sacar lo mejor al final de la faena. Morante de la Puebla demostró ayer, una vez más, que esta temporada el personaje del que se disfraza se está comiendo a ese buen torero que hubo en su momento. Dos broncazos le tributó la plaza tras dos “faenas” en las que no intentó ni siquiera justificarse ante, bien es cierto, el lote de menores opciones. Sin embargo, se volvió a reír con desfachatez de sus aficionados, esos muchas veces cegados y que pagan por verle allá donde vaya. Espectáculo vergonzoso el firmado por el de la Puebla, pero todos sabemos que es lo que busca, que se hable de él, y es por ello que apenas le dedicaré muy pocas palabras, no hay que caer en su juego.

El Juli, sin embargo vino a Salamanca como bombero para apagar los fuegos abiertos por su compañero. Encantó al aficionado el madrileño, quienes se entregaron enloquecidamente con su toreo. Favorecido por lo vivido anteriormente, fue pegarle sendas verónicas de mano baja para que en la plaza sonarán los oles con fuerza. Tras recibir el astado un puyazo caído, realizó Julián un quite ajustado por chicuelinas, animoso y cómodo entre los clamores de sus julistas, los mismos que tenían muchas ganas de dejar claro que su torero es mejor que ninguno. Buen tercio de banderillas y posterior brindis al público. Inició por bajo con la pañosa, doblándose con el astado y rematando con el de pecho. Toro humillador, con repetición y casta al que le ligó series por el pitón derecho de mano baja, llevándolo profundo sin apenas complicaciones. Con oficio y firmeza, toreó en los medios, ganándole la partida al viento, haciendo sonar la música tras dibujar muletazos despacio. Cogería la mano izquierda, y fue al natural por donde brotaron pasajes de bella factura, toreando templado, con hondura y profundidad. Lo toreó a placer por ambos pitones, sacando esa condición de figura, llena de mando y poderío. Dejándole la muleta puesta, siguió recetandole varias tandas más, rematando todas ellas con extraordinarios pases de pecho de principio a fin ante un público entregado. Estocada entera muy certera que dejó al toro rodado y con lo consiguiente de las dos orejas al matador.

Al quinto lo recibió Juli con varias verónicas, calando cuando alternó con la chicuelina y el remate por bajo a los pies. Puyazo trasero en el tercio de varas, para después destacar la buena labor en banderillas de su cuadrilla. Comenzó la faena desde el tercio doblándose con él y enseñándole a embestir hacia adelante. Toro noble, soso y descastado al que continuó la faena por el pitón izquierdo dejando pases sin transmisión. Le fue mandando poco a poco el Juli, toreando a diestras de manera más ventajista, sin ajuste, pero llegando mucho a los tendidos, en donde disfrutaban de la faena del madrileño. Al natural, más colocado y cruzandose, no llegaron a romper las tandas. Fue en las postrimerias de la faena cuando Julián mandó de verdad, sometió al astado en una serie por derecho más lograda a base de cites y de llevarlo largo, hasta el final. Faena a más en trascendencia, muy al hilo del pitón, echándole siempre la franela en la testud y logrando hacerle faena. Con el público muy a su favor, enterró una estocada caída al julipie, teniendo que hacer uso de un golpe de verduguillo. Dos orejas excesivas.

Cayetano Rivera regresaba a la capital charra tras un año de ausencia. Su triunfo en Pamplona le ha permitido hacerse hueco en todas las ferias, incluida la de Salamanca, cómo no. A su primero lo recibió con la capa por verónicas sin lucimiento ni eco en los tendidos. Puyazo trasero en varas, para comenzar a la postre con la muleta desde el tercio. Inició con la pañosa doblándose con un astado de poca fuerza, casta y lleno de soseria. No llegaron a entenderse toro y torero, a pesar de que el menor de los Rivera intentó con disposición sacarle algún muletazo a base de pisarle los terrenos del toro y dejarle la muleta puesta. Estocada caída.

Barquito” tenía por nombre el toro reseñado en sexto lugar de Domingo Hernández para la tarde de hoy. Inició la labor con una verónica con la rodilla genuflexa, seguidas de varias verónicas de pie ante un público frío con Cayetano. Puyazo trasero en varas ante un toro que empujó y posterior brindis al público del que finalmente sería el mejor toro de la corrida. Comenzó desde el tercio con la franela, con pases por alto, cuidando al toro y dejando un cambio de mano. Cogería la mano derecha, por donde le dibujó un par de series intentando llevar largo y profundo a un toro que se venía con todo. Le costó a Cayetano acoplarse al toro, templarlo y mandar con poderío sobre él, aunque en todo momento quiso desde el principio hacer las cosas despacio. Toro bravo, con ritmo, humillacion y clase, destacando ese extraordinario pitón izquierdo lleno de calidad. Fue por ahí, por donde en los medios del ruedo, logró Cayetano los momentos de mayor lucidez, alargandole la embestida. Firmaría naturales ayudados de temple y hondura, alternando con uno molinetes y el desplante que ayudaron a que el público se entregara de lleno con el diestro. Más asentado, firme y entregado en el final de la faena, dejaría unas nuevas tandas de mucho calado ante un toro que continuó con esa embestida llena de casta. Molinetes de rodillas para calentar más al público ante un toro de bandera. Pinchó tras intentar matar en la suerte de recibir, para después dejar una estocada entera algo caída que no impidió que Salamanca le concediera con fuerza las dos orejas. Vuelta con honores a “Barquito”, un toro bravo que al ganadero no le hubiera importado llevarse de nuevo a casa.

Morante de la Puebla se marchó como vino a Salamanca, con la misma parsimonia y arrogancia con la que estuvo toda la tarde. Con su primero se montó un espectáculo en varas tras derribar el toro al caballo que tenía que picar, y nadie se esmero en hacerle el quite al varilarguero expuesto en tablas con el toro. Dejó el sevillano que recibiera tres puyazos en el que guardaba la puerta, sumado al primero que recibió, un excesivo castigo para rematar del todo a un toro que salió manso de toriles. Tras la capea formada por su banderilleros ante un toro venido a más, tanteó al toro por ambos pitones, y sin haberle dado un pase le enterró la tizona.

Con el cuarto más de lo mismo, no hizo ni el esfuerzo de colocarlo al caballo, pegando más capotazos en toda la tarde sus banderilleros que él. Toro manso y sin fijeza, pero sin dificultades con el que no se molestó y al que mató tras varios pinchazos. Entre gritos, pitos e insultos finalizó su tarde, marchándose con paso sereno entre una lluvia de almohadillas. Nueva estafa sin justificación.

Ficha del festejo.

Sábado 14 de septiembre de 2019.

Plaza de toros de La Glorieta en Salamanca. Corrida de toros. Feria Virgen de la Vega. 4ª de feria.

Toros de Garcigrande y Domingo Hernández, mal presentados, anovillados y arreglados de pitones. De juego desigual, destacando el 2° y 6°, este último premiado con la vuelta al ruedo por su bravura.

  • Morante de la Puebla (de azul rey y oro). Bronca y bronca.
  • El Juli (de grana y oro). Dos orejas y dos orejas.
  • Cayetano (de azul rey y oro). Silencio y dos orejas.

Entrada. Algo más de tres cuartos.

1 pensamiento sobre “Honores a “Barquito” entre el triunfalismo efervescente con Juli y Cayetano

  1. Parece cada día más claro que Morante no está en su mejor momento, aunque no suele casi nunca perder mucho el tiempo con toros que no le gustan, no importándole de nunca las broncas por ello.
    También parece claro que El Juli está teniendo un final de campaña «A MÁS», lo que denota que es un torero figura sin discusión, a pesar de que muchas voces no las tenga a su favor, teniendo que reconocer que les dá algunas razones a la hora de matar, teniendo menos discusión su poderoso toreo.
    En cuanto a Cayetano, tiene esos altibajos, que en mi opinión unos días le ves cosas de torero GRANDE, y otras en cambio, no entiendes porqué se producen ciertas sustituciones, entendiendo que éstas se producen más por el efecto taquilla, que por el resultado artìstico previsto o esperado, lo cual es comprensible desde la perspectiva dineraria .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/altoroes/public_html/wp-includes/functions.php on line 4344