Por Adrián Blázquez

No quería dejar pasar la ocasión, antes de meternos de lleno en la temporada venteña, para acordarme de uno de los hombres que sin duda más echaré en falta en este arranque de temporada. Quizás no haya sido uno de los nombres que mas suenen cuando se habla de las ausencias de San Isidro y sin embargo, es uno de los toreros que más ilusión me generaba de cara a la temporada en curso.

Fue el pasado 11 de mayo cuando volví a emocionarme en la plaza de Madrid y es que hacía mucho tiempo que una sensación así no invadía los tendidos que dan a la Calle Alcalá. Los tendidos, gradas y andanadas se contagiaron de algo que a día de hoy no he vuelto sentir de una manera tan unánime. Saúl Jiménez Fortes llegaba a Madrid con un poso adquirido a fuerza del continuo castigo propinado por los toros durante las temporadas pasadas. Las Ventas pudo volver a sentir el toreo de un matador relajado, con la cabeza más fría que en sus comparecencias anteriores.

Todavía en los primeros compases de la Feria de San Isidro, la decisión democrática ejercida por la plaza no consiguió hacer mella en la autoridad. Fue lo de menos. Dicen que hay orejas que valen más que otras. Orejas de peso las llaman algunos, pero también sabemos que hay faenas sin concesión de apéndices que tienen un valor especial. Durante las dos vueltas al ruedo motivadas por la aclamación popular, las almohadillas que inicialmente invadieron el ruedo en forma de protesta por la injusta decisión de la autoridad, se convirtieron de repente en una alfombra roja por la que el guerrero transitaba recogiendo admiración y respeto.

Aún no he vuelto a ver repetidas las imágenes de aquella faena de ese sexto toro de Pedraza de Yeltes con el que Saúl, a base de naturalidad y torería, consiguió poner de acuerdo a la plaza más exigente del mundo. Sin duda se trató de una tarde especial.

Las complicaciones médicas nos privarán este año de revivir algo parecido de manos de Fortes; mas no se preocupen, porque el guerrero siempre vuelve a la batalla tras su descanso. Vuelve cuando puedas Saúl, aquí te esperamos.

Sígueme en Twitter @BlazquezAG

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/altoroes/public_html/wp-includes/functions.php on line 4212