Juan Antonio Pérez Pinto: “Mi responsabilidad es demostrar que merezco la oportunidad, enseñar los dientes y no dejarme comer el pan en mi casa.”

Con la mente ya puesta en el Carnaval del Toro de Ciudad Rodrigo, uno de los acontecimientos más destacados de la provincia en estas fechas, hemos tenido la oportunidad de hablar y conocer un poco más a uno de sus protagonistas, el novillero con picadores Juan Antonio Pérez Pinto. Nacido en 1993 en la capital salmantina, siempre ha estado desde muy pequeño ligado al mundo del toro perteneciendo a la Escuela Taurina de Salamanca durante varios años. Entre los años 2011 y 2014 obtuvo grandes resultados en certámenes y bolsines, triunfos como el del Bolsin de Ledesma (Salamanca) o puerta grande en La Glorieta.

Debutó con picadores en el 2016, en su casa, Ciudad Rodrigo, ante su gente, cortando dos orejas a un novillo de Garcigrande junto con Ginés Marín, Alejandro Marcos y García Navarrete.

Desde entonces el novillero no ha tenido un camino nada sencillo, constancia, trabajo e ilusión son algunas de las características que le hacen seguir intentándolo, dando pasos y avanzar poco a poco persiguiendo su sueño.

  • Buenos días Juan Antonio, ¿desde dónde y cuándo te viene tu afición por ser torero? ¿Qué pensaron en tu casa cuando les diste la noticia?
  • Mi afición viene desde muy pequeñito, desde recién nacido vivo en una finca ligada al mundo del toro y desde que fui creciendo fui queriendo más a este magnífico animal y desde los 16 años me empezó a entrar el gusanillo de a ver que pasaba. Con respecto a como se acogió la noticia pues hubo un poco de todo, por parte paterna también están muy ligados al toro, son buenos aficionados y les gustó la idea, por parte materna desconocen un poco más este mundo, pero todos se lo tomaron creo que bastante bien.
  • Los inicios todos sabemos que son complicados, y más en esta profesión tan dura en ciertas ocasiones. ¿Qué sentiste la primera vez delante de una becerra? ¿Como recuerdas la etapa de a Escuela?
  • Sinceramente de tantos nervios que uno tiene ni sientes, si es cierto que apenas sabía coger la muleta y un banderillero apostó por mí y me dejó salir de tapia a una erala ya cuajada. Yo tenía el toreo en la cabeza y la verdad que muchos se pensaban que ya había toreado algo y era la primera vez. Lo recuerdo como si fuera ayer. La etapa de la escuela es uno de los momentos más importantes y bonitos que se puede llevar un torero, es donde se forma las primeras ideas y grandes compañeros. Puedo presumir de llegar a ser un aventajado en su momento y de sentirme importante, tuve mis altibajos como es lógico, pero siempre hay que destacar lo bueno y los grandes momentos vividos.
  • De la etapa de novillero sin caballos, ¿que recuerdos se te vienen a la menta? ¿Alguna tarde en especial que te quedará marcada?
  • Sin caballos hay mucho que me marcó, para bien y para mal, sobre todo el primer día que fui al campo, la ilusión de mi primer traje de luces, mis bolsines, las amistades… La verdad que recuerdo todas y cada una de las tardes que he toreado con la escuela. Hay de todo, pero marcan, sobre todo el debut de luces, y plazas importantes como Salamanca, Valladolid, Málaga, Albacete entre muchas más, pero sobre todo estas, que son capital de provincia y tienen una importancia considerable.
  • El debut de luces, imagino que haya sido de los días que recuerdes con más cariño y emoción, ¿que sentiste aquel día al ponerte el traje de luces y torear delante de tu gente? ¿Un sueño cumplido?
  • El debut de luces me sentí muy arropado la verdad, pero fue el dia que peor lo pasé. Esos momentos previos, el vestirse, la primera vez, el sonido de las chapas de plaza, me aterraba todo hasta que salió el novillo, una vez metido en faena con él ya iba cogiendo confianza, soltándome y recuerdo un novillo bastante complicado pero salió todo muy bien. Más que un sueño, un objetivo que te marcas y que necesitas ver pronto para poder decir que vas en el camino correcto. El sueño lo compartimos todos yo creo, el llegar y mantenerse en lo más alto, pero todo llega y si tiene que venir aquí estamos para disfrutarlo y sentir cada momento, porque cuánto más tiempo llevo en esta profesión, más valoro el poder ponerme delante de un toro.

  • Tu día a día, ¿cómo es? ¿Compaginas tu carrera de novillero con otras actividades, trabajo…?
  • Bueno, desde que empecé no he dejado de estudiar, he estado haciendo en invierno ciclos formativos, que la verdad que como hago poquito campo lo llevaba bastante bien, pero en verano se me juntaba todo. En verano estos años trabajaba, y cuando salía algún festejo allí estábamos, pero lo llevaba bien, trabajando en un sitio que se está agusto y después sales a entrenar por aquello que de verdad quieres, pues es todo mucho más ameno.
  • Imagino que para empezar en este mundo te fijarías en alguien, ¿quiénes han sido tus referencias a la hora de torear?
  • Una de las bases desde que empecé, por mi parecido en altura y profundidad en los muletazos, es en el maestro Miguel Ángel Perera, recuerdo mucho su encerrona de Madrid. Ya después uno se va fijando mucho en aspectos técnicos y la verdad que me fijo en todos, si están es por algo, luego tienes que añadirle tu personalidad y la trayectoria de la carrera te irá fijando unos caminos.
  • Ya te pudimos ver en la Glorieta vestido de luces en alguna ocasión, ¿que significaron para ti esas tardes y esas puertas grandes?
  • ¡Ese si ha sido un sueño cumplido y bien cumplido! Desde muy pequeño cuando iba al desenjaule los mejores recuerdos me vienen de la novillada que había después que era para los 3 novilleros punteros de la escuela, y desde el tendido se me ponían los pelos de punta cuando jaleaba la plaza y desde ahí me marque el ir y triunfar en ella.
    Es una pena y que queden en el olvido, pero a día de hoy tengo dos puertas grandes en La Glorieta, “Palomo” y “Tapacorchos” de Esteban Isidro tienen la culpa y si me pongo a describirlas no termino, pero son tardes que han dejado huella en mí.

Fotografía: Ignacio Perelétegui
  • Conscientes y sabiendo como está el sistema actual en el mundo del toro y lo difícil que es entrar en los carteles, ¿qué valoración harías de tu temporada pasada? ¿Imagino que esperarías torear en más sitios?
  • Me gustaría poder decirte que ha sido una temporada larga de muchos triunfos y que no he parado de torear, pero bueno no pasa nada, conozco como está el sistema y me siento un privilegiado ya de torear, poco o mucho, la manera de avanzar es disfrutar cada paseíllo, cada lance. Valorando la temporada corta ha sido muy importante, vengo de ligar dos tardes seguidas con dos rabos, así que intentaremos seguir con la racha.
  • Empiezas temporada en Ciudad Rodrigo, en pleno Carnaval del Toro, uno de los acontecimientos más destacados y encima con tu gente. ¿Como te ves de cara a la tarde en Ciudad Rodrigo ante tus paisanos? ¿Qué te parece el cartel charro?
  • Dicen que la experiencia es un grado, es mi cuarta tarde y solo he pisado ese ruedo de luces estos cuatro años. Agradecido es poco la verdad, pero lo llevo mucho mejor que el año del debut con caballos, este año soy la cabecera del cartel y los compañeros que vienen, arrean y mucho. Mi responsabilidad es demostrar que merezco la oportunidad, enseñar los dientes de cual es mi terreno y no dejarme comer el pan en mi casa. Va a ser una gran tarde porque seguro que arreamos todos, necesitamos el triunfo fuerte como el agua en mayo.
Fotografía: Ignacio Perelétegui
  • Para aquellos que te conozcan menos o no te hayan visto antes, ¿cómo les definirías tu concepto? y ¿cuáles crees son tus puntos fuertes y a mejorar?
  • Estoy en la base del concepto del toreo clásico, soy un chico alto, con mi personalidad, con el trazo de muletazo largo, pero intentando llevar el toro como se dice pa´tras que pase cerca pecho por delante pies asentados, como digo en el camino de todo ello. Todo es mejorable, puntos fuertes la muleta y la mano izquierda, y a mejorar la espada. Estoy en un momento muy bueno con el capote que era incapaz de enganchar y torear con él.
  • ¿Quién te apodera actualmente?
  • Bueno siempre he estado solo, desde que empecé en la escuela hasta que salí. Lógicamente son ellos los que te dirigen, pero desde que debuté, siempre he estado solo, pero cuento con personas que aunque no me apoderen me echan una mano en lo que pueden, y a ellos estoy muy agradecido la verdad.
  • Hablando de temas más generales y actuales, ¿cómo valoras el sistema actual del toreo? ¿Es realmente tan difícil abrirse un hueco en este mundo?
  • Muy muy fastidiado, hablando con profesionales que tienen una trayectoria en este mundo dicen que ya no es como antes, esos ratos de cuadrillas, de viajes, de comidas, de charlas, ahora creo que se le está perdiendo el respeto a la profesión y sobre todo al toro, que es quién te da la gloria.
    Ahora parece ser que vale todo y a cualquier precio, no todos están en el mismo saco, pero además de los triunfos lo que de verdad hace grande esta profesión es respetándola y amándola. Abrirse camino es fácil, triunfar todos los días y verás como llegas rápido, pero somos una persona y un animal salvaje y no máquinas y las cosas no salen siempre a la perfección, y es ahí donde se fragua el camino de un torero, es un camino muy largo y para llegar a ser alguien importante hay que sufrir mucho.
  • Tratando el ámbito ganadero, ¿con qué ganaderías o encastes te sientes más cómodo o se adaptan mejor a tu forma de torear?
  • He tenido la suerte y el privilegio de poder torear tanto vacas como novillos de diferentes encastes, cada uno tiene sus particularidades y algunos se adaptan más a mis conocimientos técnicos que otros, porque cada toro de por sí es un mundo, pero somos nosotros quién nos tenemos que adaptar a cada embestida. Si es cierto que tengo cierta suerte con los “coquilla” Santa Coloma, y especialmente con los de Javier Arjona, magnífico ganadero.
  • Finalmente, ¿qué deseo le puedes pedir a este 2019?
  • El mismo de cada temporada, disfrutar de cada tarde, que poco a poco lo que pueda torear lo pueda cuajar y sirva para seguir en este camino. Y la primera parada es la novillada de carnavales así que espero que salga todo bien y salga un gran triunfo.
Fotografía: Miguel Hernández

Agradecer la amabilidad y sinceridad de Pérez Pinto quién nos ha concedido un poquito de su tiempo para conocerle un poco mejor. Desde mi persona y desde todo el portal le deseamos la mayor de las suertes de cara a est temporada y que le podamos ver y disfrutar en muchos sitios.

  • Noelia Crespo Pino, @noeee_cp

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*