Juan del Álamo: “Todas mis ilusiones están puestas en la tarde de Valdemorillo”

Toropoderoso FM. STREAMING.

Síguenos

Hemos tenido el placer de conocer un poco más a fondo al matador de toros salmantino Juan del Álamo.

Nacido en Ciudad Rodrigo (Salamanca), desde muy pequeño conocimos de su afición por la tauromaquia y sus ganas de llegar a ser torero. Ese sueño se vería un poco más cerca al inscribirse en la Escuela Taurina de Salamanca con la que empezó su andadura en este mundo tan complejo. Participó y resultó triunfador de varios bolsines y certámenes como el Bolsín de Ciudad Rodrigo en 2008, dejando gran sabor de boca entre los aficionados. En 2011 tomaría la alternativa en Santander con un cartel de lujo junto a El Juli y Miguel Ángel Perera con toros de Jandilla y saliendo triunfador del festejo, y un año después confirmaría la alternativa en Madrid junto a El Fundi y Víctor Barrio.

Desde entonces Juan del Álamo no ha dejado de torear, logrando pisar prácticamente las plazas más importantes de España y Francia, pasando por Portugal y América en alguna que otra ocasión. Reconocido torero en su tierra y también conocido como torero de Madrid por la gran cantidad de orejas cortadas año tras año, lograría finalmente alcanzar la gloria en 2017 cuando abrió la puerta grande de Las Ventas en una tarde de emoción y plenitud.

Hablamos con Juan apenas unos días antes de su primer compromiso en la temporada 2019 en Valdemorillo.

  • Buenas Juan, empecemos por el principio. ¿Desde dónde y cuándo te viene la afición de ser torero? ¿Cómo recuerdas tus comienzos de novillero sin caballos y el debut con picadores el Mugron (Francia)?
  • La verdad es que esa etapa en la que uno empieza pues se recuerda con mucho cariño, añorancia, muchos recuerdos bonitos que han sido imprescindibles para que mi carrera haya ido evolucionando y creciendo y son esos momentos del comienzo los que te hacen una base fuerte y sólida para hacerse uno un buen torero. Recuerdo que en mi casa había mucha afición, mi hermano quiso ser torero y prácticamente desde que tengo uso de razón empecé a querer ser torero. Empecé muy pronto con 8, 9 años toreé alguna becerra y poco a poco fui entrando en este mundo y ya con 10 años me apunté a la Escuela de Salamanca, con 13 maté mi primer novillo y de ahí en adelante clases prácticas hasta los 16. Con esa edad recuerdo un año muy bonito porque toreé muchas novilladas y fui prácticamente triunfador en todos los certámenes que me apuntaba y ahí empezó todo porque empezó a sonar mi nombre, empecé a triunfar y se comenzó a contar conmigo. Mis primeros apoderados formales fueron Guillermo Marín y Jesús Benito aunque cuando era más pequeño me echaba una mano algún aficionado taurino, algún empresario como Ángel Corral, me llevaba al campo y junto con la Escuela pues me permitieron empezar este camino.
  • En 2011 tomaste la alternativa en la Feria de Santander y un año más tarde la confirmación en Madrid. ¿Cómo fueron esas primeras etapas de matador de toros?
  • Mi carrera pues siempre ha sido en crecimiento, dando pasos al frente, con etapas más complicadas, pero siempre he ido en progresión hasta el día de hoy. Esas primeras temporadas pues son duras porque yo llegué en un momento a matador de toros difícil, no llegué con todo el ambiente que había generado de novillero y al llegar a ese cambio pues me costó crecer, me costó entrar en las plazas. Aunque fue dura me hizo hacerme fuerte y tuve la capacidad de crecer personal y artísticamente. Todas las etapas fueron importantes para seguir hoy con esa constancia y ese amor propio por la tauromaquia.
  • Sin duda uno de los días más importantes de toda tu carrera habrá sido aquel 8 de junio de 2017. Tras muchos años quedándote a las puertas, cortando muchas orejas, por fin ese año lograste abrir la puerta grande de Las Ventas, aunque no exento de polémica. ¿Cómo te sentiste aquel día? ¿Cómo lo recuerdas?
  • Fue un día soñado, muy esperado y seguramente de los días más importantes de mi vida. Es lo que sueña todo torero, por esos momentos de disfrutar, de emociones encontradas, de abandono y de mucha inspiración. Fue un día que gracias a Dios el triunfo que llegó lo pude disfrutar y saborear porque además llegó en un momento en el que yo ya estaba más hecho, más maduro, no era como los primeros años que iba a Madrid, y en ese momento pues logré sacar lo mejor de mí. Sin duda de los recuerdos más bonitos que tengo como matador de toros por todo lo que sentí y viví ese día abriendo la puerta grande.
Fotografía: Plaza 1
  • Centrándonos ya más en esta última temporada, ¿que valoración harías de ella? ¿Esperabas quizás torear en plazas más importantes como Sevilla, Valencia o Bilbao, entre otras?
  • Sinceramente no lo esperaba. Yo soy consciente de la realidad del toreo y de la realidad mía y no lo esperaba, además tampoco me ha venido por sorpresa. También claro, uno quiere verse anunciado en esas plazas pero hay momentos en los que uno no puede estar por diferentes motivos y tiene que aceptarlo. Igual no hay sitio actualmente para mí en esas plazas, pero sí estoy tranquilo porque sigo con mucha ilusión, con muchas ganas y tengo muchas expectativas en el año que viene, vivir el día a día, tarde por tarde, centrarnos en la primera, Valdemorillo que viene por delante, ser yo, sentirme torero y si dios quiere triunfar.
  • Este año la verdad que en tu paso por Madrid no contaste con mucha suerte en las tres tardes que estuviste. ¿Cómo te afectó que las cosas no salieran como hubieras deseado?
  • Madrid es muy difícil, es complicada y aunque es verdad que yo en esa plaza la mayor parte de los días me he encontrado muy agusto, este año pues por diferentes circunstancias no pudo ser, no hubo ese toro que se necesita para Madrid y que uno espera que salga. Y sí, siempre afecta, cuando llegas a Madrid y no pasa nada, afecta y encima yo que casi todos los años suelo puntuar y eso me da impulso de cara a lo que viene, pues este año me afectó tanto como torero como a nivel de contratos.
  • Uno de los grandes retos este 2018 habrá sido la corrida de Pamplona ante los toros de Cebada Gago, hierro que toreabas por primera vez. ¿Qué sensaciones tuviste en tu regreso a San Fermín tras tu ausencia el año pasado? ¿Qué te parecieron los Cebadas?
  • Bueno Pamplona la verdad que a mí como torero me ha costado en mi carrera. He ido cinco tardes si mal no recuerdo y siempre me ha costado sentirme identificado con ella. Definiría aquella tarde como una tarde de superación, porque siempre para mí ha sido como una barrera esa plaza, fue muy importante y logré puntuar, además de una tarde de valor y de inflexión para mí mismo y una de las más relevantes el año pasado.
  • Salamanca, tu tierra, sin duda se trata de una de las plazas en las que mejores sensaciones dejas año tras año. ¿Disfrutas más en La Glorieta que en otras plazas o sientes más responsabilidad incluso? Además este año te vimos tan entregado que te atreviste con las banderillas, asombrando a los allí presentes, ¿por qué decidiste hacerlo?
  • En Salamanca la verdad que me responsabilizo siempre mucho. Es una plaza que pesa bastante, muy exigente y nada fácil, sin embargo, es llegar a ella y las sensaciones cambian de lo que espero a lo que luego me encuentro. A lo largo de estos años me ha hecho sentirme la plaza de Salamanca muy agusto, he sentido el cariño de los aficionados, me siento muy arropado y ha sido algo que a mí me ha dado mucho porque me ha hecho crecer como torero. También me da mucho respeto y llegar y sentir el calor de la gente y sentirme tan identificado con la plaza pues hace que me sienta un privilegiado. Y lo de las banderillas pues es algo que nunca había hecho de matador de toros y me atreví. Hubo tal entrega que quise darlo todo, demostré que quería que la gente sintiera lo que yo estaba sintiendo y bueno no se me dio mal, tuve un descuido y me cogió el toro sin consecuencias y decidí volver a la cara del toro y así volver a superarme como durante toda la tarde.
Fotografía: Ignacio Perelétegui
  • Además de las plazas ya mencionadas, ¿con qué otras tardes te quedarías de este 2018?¿Ha sido la espada el punto negro de la temporada?
  • El año pasado hubo tardes importantes aunque en algunas de ellas pinché bastante con la espada. Hubo corridas claves e importantes como Dax, Azpeitia, Colmenar, Guadalajara que se marcaron mucho por la espada y lógicamente te pone ahí un bache del que es difícil salir. Pero bueno hubo tardes destacadas como Dax con una corrida de Ana Romero al igual que Azpeitia, en Arles con una corrida exigente de Baltasar Iban… La temporada quizás no haya sido tan triunfal por eso, por los fallos a espadas, pero lo importante es que todo vale, todo tiene que servir hasta lo malo y aprender de ello para bien.
  • Este año, entre otros, como has comentado, te hemos visto torear todo tipo de encastes, ganaderías, desde los Victorinos y Adolfos pasando por los Ana Romero, Baltasar Iban o El Pilar. ¿Con qué ganadería te sientes más cómodo?
  • Bueno me ha tocado matar un poco de todo y si es verdad que hace unos años me parecía imposible matar una corrida de Victorino o de Adolfo como este año. Aún así me he encontrado agusto, uno va teniendo más oficio y tablas y se crece ante estos restos que uno se marca. Te hacen sentirte también muy realizado como torero y aunque quizás no son las mejores corridas que encajen con mi concepto de toreo, tiene mucho mérito matarlas, que todo sirve y hay una parte del público que te lo reconoce y eso es con lo que hay que quedarse.
  • Hemos visto esta temporada una evolución en tu concepto y un crecimiento como torero. ¿Cómo nos definirías tu concepto y qué es lo que buscas expresar?
  • Yo soy un torero de entrega, un torero que busca la profundidad, quizás sea un poco más de línea clásica pero me gusta todo, estar abierto a más tauromaquias, intentar sorprender con nuevas técnicas, con nuevos pases, pero se basa sobre todo en la entrega y la profundidad en todo lo que hago.
  • De momento ya conocemos los dos primeros compromisos donde podremos ver a Juan del Álamo este 2019, Valdemorillo y Ciudad Rodrigo. ¿Qué esperas de ambas tardes? ¿Conoces las ganadería de la Palmosilla?
  • Me han hablado muy bien de esta ganadería, no la conozco personalmente pero es una ganadería en un buen momento, que va a ir a muchas ferias y eso te da cierta seguridad y confianza. Es una ganadería que puede servir para el toreo, para triunfar y le tengo puestas todas las ilusiones sinceramente a la tarde del sábado. Luego Ciudad Rodrigo no lo pienso mucho ahora, todo mi pensamiento está en Valdemorillo, pero es una plaza en la que me gusta estar con mis paisanos, disfrutar de ese festival, conseguir agradar y más en tu tierra. Espero mucho de ambas tardes y que salga todo como esperamos.
  • ¿Qué tal se está dando el invierno? ¿Te llaman de bastantes sitios para tentar?
  • De momento no estoy tentando mucho pero estoy muy centrado en la preparación tanto física como mental. El invierno se está dando bien con mucho entrenamiento, tiempo de campo, compartir tiempo con gente cercana, compañeros de profesión de los que se aprende mucho y esta etapa pues sirve para crecer como en la escuela donde intentas aprender todo lo que puedes de estos momentos.
  • Estamos a principios de febrero y en diciembre conociamos la noticia de tu ruptura con los que fueron tus apoderados la última temporada. De momento no hemos vuelto a oír noticias sobre este tema aunque imaginamos que se hayan interesado por ti, ¿tienes algo ya apalabrado con alguien?
  • Si bueno, ha habido cosas ahí que han interesado bastante pero no ha llegado al final esa persona indicada. Estoy esperando encontrar esa persona que crea en ella, me ilusione y con la que pueda estar agusto.
  • Juan, ¿cuantos trajes de luces tienes? ¿Alguno nuevo para este año? ¿El blanco y plata sin duda tu traje no?
  • Sí, sin duda (risas). Tengo varios trajes, que me ponga para torear unos cinco o seis y espero estrenar alguno este año. De momento toca esperar y verme anunciado en alguna de las primeras ferias, y bueno no sé donde estrenaré pero si mi idea es estrenar alguno este año.
  • Y ya para finalizar, ¿como se plantea este 2019 y que le pides a esta nueva temporada?
  • Bueno pues espero que sea un año importante a nivel de triunfos, de superación, de seguir creciendo, de no atascarme nunca y seguir siendo fiel a mi concepto y ser cada vez mejor torero y que se vayan cumpliendo poco a poco todo lo que me voy proponiendo como objetivos.

Muchas gracias a Juan del Álamo por la entrevista que nos ha concedido a este medio. Desde aquí le deseamos mucha suerte de cara a este primer compromiso y al resto de la temporada.

Fotografía: Justine Messina
  • Noelia Crespo Pino, @noeee_cp

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*