JULIÁN MAESTRO: «Una historia de 46 años».

Para inaugurar nuestra sección de noticias, que mejor que hacerlo con uno de los príncipes del toreo, Julián Maestro, quien hace unos meses nos decía adiós en los ruedos.

Tras una trayectoria de 46 años dedicado a la profesión, hoy nos cuenta como han sido esos 46 años, y como ha sido su carrera profesional, carrera en la que ha pasado por todas las categorías, pues Julian es matador de toros y banderillero. Pero creo que lo mas se debe destacar de Julian es su afición, pues es un loco enamorado de esta pasión que tanto nos mueve, y aunque perdemos a un gran torero, ganamos un grandísimo aficionado, que seguro, se dejara ver en las plazas, aunque esta vez sea desde los tendidos.

Sin mayor preámbulo, conocemos a Julián Maestro:

  • Buenos días Julián, en primer lugar ¿Cómo, cuándo y dónde comienza usted su aventura como torero?
  • Mi aventura como torero empieza en la casa de campo de Madrid a la edad de 9 años, siendo el año 1973. Por aquel entonces vivía relativamente cerca del espacio de la casa de campo y comencé a bajar por allí a hablar con mis hermanas para que me hiciesen de toro. Pero pronto se cansaron de ello y seguí yendo yo solo. Un par de años después se inauguró la Escuela Nacional de Tauromaquia que era la había únicamente en España, y me inscribí en ella. 
  • Ha sido, por supuesto es uno de los príncipes del toreo. ¿Que recuerdos tiene de todo aquello?.
  • La etapa de los príncipes del toreo la recuerdo como una de las mas bonitas en mi profesión, porque fueron mis inicios en ella. Viajar por toda España, viajar al sur de Francia, verte anunciado en muchas ciudades y pueblos, era un poco descubrir un mundo nuevo y apasionante para mí. 
  • La escuela de Madrid. ¿Cómo fue esa experiencia y que recuerdos quedan a día de hoy?.
  • La experiencia en la escuela de Madrid fue algo inolvidable, no solo para mí, si no para todos los alumnos que pasamos por dicha escuela. En primer lugar, como ya he comentado en varias ocasiones, era la única escuela que había en todo el panorama nacional y hasta allí llegaban muchachos de cualquier lugar del mundo, e incluso había una zona habilitada para los chicos que venían de fuera y no tenían familia en Madrid para que pudieran dormir en ella. Había una zona con camas literas y se ahorraban costes en su estancia en Madrid. A día de hoy me queda el recuerdo de mi formación como torero, el haber aprendido una disciplina que hoy en día en muy pocos sitios se aprende. Me queda para siempre el recuerdo de buenos amigos y sobre todo la ilusión del comienzo. 
  • Sus recuerdos mas bonitos de esta profesión, ¿Cuáles son? ¿y los menos bonitos?.
  • Los recuerdos mas bonitos de mi profesión son la primera vez que me puse delante de una becerra, la primera vez que me vestí de luces, el debut con picadores y el día de mi alternativa en Móstoles. Lo menos bonito, pues no haber conseguido mi objetivo de haber sido figura del toreo, pero con todo lo que he aprendido y todas las experiencias que me ha aportado la profesión y el haberme mantenido 46 años en ella, me siento compensado de no haber llegado a mi objetivo inicial. Entre los recuerdos menos bonitos también están los desengaños, los amigos que te crees que son y luego no están. Pero bueno, eso es algo que forma parte de la profesión y nos pasa a todos. 
  • ¿Una anécdota que usted recuerde y se venga a la cabeza?
  • Una anécdota simpática fue la primera vez que fuimos a torear a Mont de Marsant en Francia, estaba dando la vuelta al ruedo y me lanzaron una almohadilla, las almohadillas de allí eran paja envuelta en papel como de regalo, un papel blanco y yo pensé que la almohadilla era un obsequio que me habían lanzado desde el tendido, pero cuando llegué al hotel y abrí el papel observé que dentro lo que había era paja. 
  • Su trayectoria ha sido muy amplia y duradera en el tiempo. Imagino que habría vivido muchos cambios, ¿cómo ha cambiado este mundo desde su perspectiva desde su comienzo hasta su retirada?.
  • Ha cambiado sobre todo la afición, pienso que antes los chavales teníamos mas ilusión por ser toreros, hoy en día muchos chicos de 18 años se hacen banderilleros, sin embargo en mi época, se hacían con 28 o 30 años como mínimo, se aguantaba mas, se luchaba con mucha afición hasta que ya se veía imposible. Había mas respeto por la profesión, hablo en líneas generales, con esto no digo que todos los chavales hoy en día sean así, pero creo que los chavales de mi generación insistían y resistían mas los contratiempos de esta profesión. Otra cosa que ha cambiado es la paciencia de los públicos. Antes, el torero pegaba tres o cuatro lances buenos o dos o tres muletazos con mucha chispa de categoría y el aficionado al toreo puro se daba por satisfecho. Hoy en día todo lo que no sea una faena de 20 o 30 muletazos parece ser que se le da menos valor, por eso hoy en día esos toreros tan artistas como los había antes no se si se podrán mantener en esta época. Los públicos les esperaban, hoy es todo mas rápido. 
  • En la primera etapa suya como banderillero, ha ido usted con todas las figuras, hablamos de Esplá de Jose Tomás y un largo etc. ¿Como fueron estas figuras de jefe de filas?
  • Pues en la época que yo iba con Esplá, era un hombre que respetaba mucho a su cuadrilla y un hombre muy preocupado por todos los detalles de la lidia. Jose Tomás, era una persona mas bien callada, muy respetuoso con su gente y con la misma raza que ha conservado hasta la actualidad
  • Novillero, banderillero, matador de toros y nuevamente banderillero. Algo insólito y poco visto, pero así fue su carrera. ¿Cómo recuerda todo aquello?.
  • Mis distintas etapas tanto de banderillero, como novillero o como el corto tiempo que estuve de matador de toros, lo recuerdo con mucha entrega y con mucha afición. Viviendo mucho el momento y sobre todo entregado en cada momento en cada momento a lo que se hacía, aunque a veces se conseguían las cosas que yo pensaba y otras no, pero siempre viviendo para mi profesión. 
  • Alternativa a los 38 años. ¿Qué supuso esa tarde para usted?.
  • La tarde de mi alternativa supuso para mí la culminación a un sueño, a una ilusión que tenía desde niño y que se pudo cumplir casi como una especie de milagro a mis 38 años de edad después de llevar 13 años como banderillero. Jamás pensé que aquello que yo tanto añoraba se pudiera cumplir, aunque siempre lo llevé en mi cabeza, fue uno de los días mas felices de mi vida. 
  • ¿Cuánto tiempo estuvo de matador? ¿Cómo fue esa etapa?.
  • De matador solo estuve dos temporadas, 2002 y 2003 hasta agosto, toree muy poquito, dos corridas de toros en España y dos en los estados de México, y a mi regreso a España como no me ponía la empresa que regentaba la plaza de Madrid en aquellos tiempos, tuve que decidir volver a mi antigua categoría, la de banderillero, la cual he ejercido hasta la temporada pasada de 2018 en la que puse el final a mi trayectoria. 
  • Volvió a las filas de plata, ¿por qué lo hizo?.
  • Cuando volví a mi categoría de banderillero lo hice muy en contra de mi voluntad, pero tenía que dar de comer a mi familia y de matador no contaba nadie conmigo. Entiendo que ya estaba pasado de edad y y tampoco era ninguna novedad, y en la vida no solo en el toreo, cuando se pasa la novedad, se deja de existir para las empresas, eres un producto gastado. 
  • ¿Le ha dado pena irse? ¿Volverá a usted a torear?.
  • Sí, me ha dado pena irme del toreo, pero era el momento en que tenía que hacerlo, había cumplido ya mi periodo y la verdad es que las facultades no son las mismas aunque si lo fuese la ilusión. Todo en esta vida tiene principio y fin. Torear no me gustaría a no ser que fuese muy esporádicamente en el campo alguna becerra y para disfrute personal. 
  • Después de todo, hemos perdido a un gran profesional. ¿Cree que el mundo del toro ha sido justo con usted?.
  • Pues creo que sí. El mundo del toro ha sido justo conmigo, la vida es como es y no la podemos cambiar. Ha sido justo porque he estado 46 años en activo, los percances han sido de cierta consideración pero no me han dejado ninguna secuela física, entonces creo que si ha sido justo porque tengo el cariño y reconocimiento de los aficionados que eso es lo mas importante que puede tener un torero, aunque me hubiera gustado conseguir otras metas, pero la vida es como es y me doy por satisfecho con las conseguidas. 
  • ¿Que objetos guarda de toda esta larga vida de profesión?.
  • Guardo el capote de paseo con el que debuté con picadores, la montera de mi debut con caballos y algún capote de brega. El único vestido que guardo es el ultimo con el que he toreado mi última temporada.
  • ¿Qué opinión le genera la tauromaquia actual?.
  • Pues la tauromaquia actual genera diversidad de opiniones y hay mucho antitaurino, pero dirigido por mentes pensantes. Existe mucho borrego que sigue la opinión de líderes interesados, de hecho están económicamente subvencionados, entonces mi opinión es que los toreros, aficionados, ganaderos, es decir, todo el mundo del toro tenemos que estar mas unidos que nunca para enseñar la tauromaquia, enseñar nuestras raíces, enseñar la cultura que es el toreo. 
  • En la actualidad está al cargo de la escuela taurina de La Princesa, situada entre Móstoles y Alcorcón, en Madrid. ¿Cómo es la escuela? ¿Hay futuro?.
  • Referente ala escuela taurina de Alcorcón, La Princesa, pues es un centro de iniciación, chavales que no saben agarrar un capote y muleta y aficionados que sienten inquietud de querer aprender a torear. Es un centro donde no se pone límite de edad dentro de una lógica y donde ponemos todo nuestro interés y nuestro empeño. El futuro nadie sabe, pero a corto plazo lo que si vamos viendo son chavales que han pasado de no saber coger un capote o muleta a vestirse alguno ya de luces. 
  • Por último, su sobrino Miguel Maestro. ¿Qué consejos le da usted? ¿Tendrá suerte?.
  • Referente a mi sobrino Miguel, pocos consejos le puedo dar que ya no sepa. Le diría lo de siempre, que tenga constancia, mucha afición, que no se aburra y si está algún día tener la moneda de cara pues le vendrá, condiciones tiene, ya está en que la suerte le sonría un poco.
  • Gracias, Julián.
  • Gracias a ti, a vosotros y a todos los aficionados por las muestras de afecto y cariño.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*