JULIO ROBLES, ETERNO EN EL RECUERDO SALMANTINO.

Hace ya 18 años que Salamanca extraña a uno de sus grandes toreros. El lunes 14 de enero se cumplirá el décimo octavo aniversario de la pérdida de Julio Robles.

Nacido en Ávila, pronto sería considerado como torero de Salamanca gracias al constante contacto con el campo charro. Tomó la alternativa el 9 de julio de 1972 en la Monumental de Barcelona, siendo el padrino Diego Puerta y el testigo Paco Camino. Consiguió tres puertas grandes en la plaza de toros de Las Ventas (1983, 1985 y 1989) y no falló ni una sola vez en su plaza de La Glorieta durante las 18 temporadas que estuvo de matador. Se convirtió en toda una figura del toreo en Salamanca donde toreó 43 corridas y logró 15 veces salir a hombros. Recordado por sus mano a mano con El Niño de la Capea y por conformar el triplete de toreros más recordados en Salamanca junto con «El Viti», se convirtió en una debilidad salmantina y logró explotar la feria charra. En lo más alto estaba cuando Timador, toro de Cayetano Muñoz, en Beziers le voltearía de tal manera que resultó herido de gravedad sufriendo un traumatismo del raquis cervical entre la quinta y la sexta vértebra, que le provocó la tetraplejia.

El domingo 14 de enero de 2001 en la clínica de la Santísima Trinidad de Salamanca a los 49 años de edad no dejaba Julio Robles. Había sido operado de urgencia apenas veinticuatro horas antes, a causa de una perforación intestinal. Julio siempre fue una debilidad en Salamanca y desde aquel día siempre es recordado en el albero charro.

Como cada año, está mañana frente a su estatua que preside la plaza de toros de La Glorieta, allí donde tantas veces fue admirado, se le rindió homenaje al maestro organizado por el Ayuntamiento de Salamanca y la Federación de Peñas Taurinas de la ciudad. Pasado el medio día se realizó la conferencia y ofrenda floral a su nombre con la presencia del alcalde Carlos García Carbayo, el presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias, el presidente y candidato del PP a la Junta de CyL, Alfonso Fernández Mañueco, así como familiares, miembros de la cuadrilla, aficionados y personalidades del mundo del toro y compañeros del maestro como Don Santiago Martín «El Viti». Además el acto contó como otros años con la Banda Municipal de Música que tocó una gran variedad de pasodobles antes y después del acontecimiento y la lectura de poemas taurinos de la mano de Paco March, presidente de la Federación de Entidades Taurinas de Cataluña.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*