La dimensión de Emilio de Justo y Petrolero de Victorino en Sevilla.

«La templada muleta de Emilio destaca en Sevilla, junto a un Ferrera acelerado que corta una oreja al mejor toro de la tarde y un desaparecido Escribano lidian una extraordinaria y muy interesante corrida de Victorino Martín.»

Por Noelia Crespo.

Binomio perfecto, Sevilla y Victorino, Victorino y Sevilla. Hoy de nuevo se vivía en la ciudad hispalense un sábado de máxima expectación en la Feria de Abril. Volvían los toros de la A coronada al ruedo sevillano, y es que en los últimos años Victorino ha llevado toros de gran importancia en Sevilla. Cuando todos pensaban que la ganadería estaba de capa caída, de nuevo hemos visto esos toros de la divisa azul y encarnada encastados, con matices, que tanto gustan al aficionado. Con ellos venían tres toreros que los conocen a la perfección, conformando un cartel que en los últimos años viene siendo habitual en Sevilla. Antonio Ferrera, quien venía de cuajar buenos triunfos en tierras mexicanas, vería como hoy le salía el lote de la tarde y finalmente no lo sabría aprovechar. Manuel Escribano ni estuvo ni apareció, y Emilio de Justo, nuevo en el cartel, y quien finalmente sería el que mejores pasajes firmó por ambas manos con mucho temple. Tan sólo la espada le privó de pasear un trofeo del tercero.

No cortaría orejas pero acabaría siendo el más destacado de la tarde. El extremeño Emilio de Justo demostró hoy en su presentación ante la afición sevillana que aquí hay torero para rato. Tras recibir a su primero por verónicas, se produjo un cambio de tercio en varas incomprensible cuando apenas se había picado una vez al toro. Inició la faena de muleta por bajo, con mano derecha, toreando largo y con temple. Haciendo bien las cosas desde el principio, lograría hilarle buenos derechazos muy despacio, con entrega y seguridad ante un toro con movilidad y temple en la embestida. Supo entenderlo, dándole los tiempos que requería, y logrando al natural pases muy lentos de gran trazo. Finalizó la faena con naturales a pies juntos, dejando patente su forma de entender la tauromaquia, un concepto lleno de entrega y verdad, que hoy pudo disfrutar Sevilla. Finalmente perdería la oreja con la espada, pero hoy Emilio cayó muy digno en el coso del Baratillo.

Al sexto lo recibió por verónicas con la rodilla genuflexa cerrando con una gran media. Sería muy castigado en el caballo el toro, lo que a la postre quedaría demostrado tras ser el más descastado de la tarde. Ya con la muleta en mano, durante los primeros compases no cogía vuelo la faena con un toro sin transmisión al que Emilio daba pases sin contenido. Fue llegar a la mano izquierda cuando vimos los mejores pasajes de la faena. Firme y sereno, ejecutó naturales de mucha clase y gusto, colocando la muleta en el sitio y llevándolo largo y profundo. Logró entenderlo, sacarle todo lo que tenía y lo hizo embestir a base de mando y oficio. Se tiró a matar dejando una estocada entera. Ovación para rematar la buena tarde de este torero.

Iniciaría la tarde Antonio Ferrera ante un muy buen toro de Victorino de nombre “Paquetillo” al que logró lucir en el capote. Tras lancearlo por verónicas, se sacó a los medios al toro llevándolo con la capa mientras el toro llevaba la cara muy baja y humillada. Tuvo que llegar la corrida de Victorino para poder ver el primer gran tercio de varas de la feria. Bien ejecutado, sería ovacionado Antonio Prieto. Gran lidia por parte de la cuadrilla de Ferrera, quienes dejarían también un gran tercio de banderillas, desmonterándose Fernando Sánchez y Javier Valdeoro. Ferrera iniciaría la faena de muleta doblandose con el toro, sobre la mano derecha, llevándolo largo y enseñándole a embestir. Poco a poco hiló pases por el pitón derecho, por donde iba mejor el toro, ya que por el izquierdo se quedaba más corto y apenas pudo sacarle algún natural suelto. Le faltaría rotundidad y certeza a Ferrera, no exprimió al toro, al que pudo bajarle más la mano. Toro encastado, con fijeza y transmisión, que tendría una muerte de bravo. Ovación para un Ferrera que se quedó a medio gas y dejó marchar las orejas.

Tuvo que llegar el cuarto para poder ver sin duda a uno de los mejores toros de lo que va de feria, sino el mejor. Casta a raudales de este “Petrolero”, que ya de salida mostró con su presencia que algo bueno tenía que pasar. Una estampa de toro al que Ferrera logró llevarlo a los medios con el capote, lidiandolo y enseñándole a embestir por abajo. Tras destacar de nuevo Fernando Sánchez en banderillas, cogería la muleta Antonio para iniciar faena con la mano derecha por abajo, ajustándose al astado. Empezó basandose en el pitón derecho, ligandole pases largos, rematando bien la serie con el pase de pecho. Hizo sonar la música, siguiendo por derecho, dejándole la muleta en la cara para llevarlo cosido. No acabaría de acoplarse Ferrera al toro, acelerado y sin serenidad. De más a menos, dejaría apenas algún natural más templado. Se le fue un gran toro ante el que no logró estar a la altura. Mataría de estocada baja y sería premiado con una oreja, sin duda, por el buen toro que tuvo delante. Se llevaría el lote Ferrera, cuatro orejas pudo pasear en una tarde donde dejó por momentos buenas sensaciones pero sin acabar de rematar.

El sevillano Manuel Escribano volvía a su plaza, esa que mayor triunfo le dio con el indulto de Cobradiezmos. Se marcharía a porta gayola para dejar toda una declaración de intenciones en sus primeros momentos de la tarde. Aguantó y tragó en la espera. Cogió los palos para dejar un tercio de banderillas en el que le vimos animado y arriesgando ante un toro que tenía movilidad. Ya con la muleta iniciaría con la mano derecha cambiándole los terrenos al toro. Le dio distancia pero no logró entenderlo, no se acoplo y finalmente el toro acabaría desarrollando una condición de peligrosidad tras aprender y orientarse. Estuvo voluntarioso, teniendo varios sustos y una voltereta sin consecuencias.

Ante el noble quinto no se acabaría de entender nuevamente Escribano, transmitió poco y apenas se dejó ver hoy. Tras tragar mucho en una nueva porta gayola eterna en la que el toro no quería salir de chiqueros, lo saludaría por verónicas. Tras lucirse y disfrutar de nuevo en banderillas, inició la faena de muleta doblándose con él, llevándolo largo y hondo. Con el toro embistiendo a media altura y sin ningún celo, le pegó pases y más pases Escribano sin ningún contenido. Demasiado correcto y sin apostar, no lo acabó de entender, alargó faena en exceso y se dejó marchar las orejas. Dejaría una buena estocada. No fue su tarde.

Ficha del festejo.

Sábado 9 de mayo de 2019.

Plaza de toros de La Real Maestranza de Caballería de Sevilla. Corrida de toros. Feria de Abril.

Toros de Victorino Martín, correctos de presentación y gran juego en su conjunto. Encastados, con movilidad, fijeza y transmisión, destacaron en mayor medida 1° y 4°, lote de Antonio Ferrera, pero sobre todo el 4° por ser el mejor presentado, el más completo y bravo. La mayoría fueron ovacionados en el arrastre.

  • Antonio Ferrera (de grana y oro). Ovación y oreja.
  • Manuel Escribano (de gris plomo y oro). Ovación tras aviso y leves pitos.
  • Emilio de Justo (de negro y oro). Ovación y ovación.

Entrada. Casi lleno en una tarde en la que por momentos molestó el viento.

Detalles.

  • Tras picar al primero, Antonio Prieto sería ovacionado (cuadrilla de Antonio Ferrera).
  • Se demonteraron tras parear al primero Javier Valdeoro y Fernando Sánchez.

Sígueme en Twitter @noeee_cp

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*