La revolución de San Isidro

San Isidro pasa a convertirse en la gran oportunidad.

CAMBIO DE TERCIO

(Carlos Yun – @carlosyun19)

Mucho tiempo se lleva hablando de la renovación del escalafón, de buscar nuevas promesas que lleguen a figura para conquistar a los públicos y abrir nuevos carteles que a la vez sean de interés para publico y afición.

Sin darnos cuenta, hemos podido llegar a un momento clave de la tauromaquia y es que, a tan solo tres días de la presentación de los carteles de San Isidro 2019, conocemos que casi con total seguridad las figuras del toreo como J. M. Manzanares, Morante de la Puebla y Julián López “El Juli” no acudirán a la cita por no haber querido apuntarse al bombo. Todos nos echábamos las manos a la cabeza porque, hablando de la primera feria del mundo y de la mas importante, muchos no conseguíamos explicación a la ausencia de éstas figuras del toreo.

Roca Rey se convertía en el gran aliciente de la feria al tocarle por sorteo la corrida de Adolfo Martín. Del peruano además sabemos que estará con total seguridad tres tardes anunciado en la feria. Enrique Ponce también estaría dos tardes, la del bombo de Juan Pedro Domecq y una mas. Es decir, del grupo de las figuras de primer nivel, Ponce y Roca Rey serían los que tendrían que tirar del abono. 

Pero llegó el momento que nunca deseamos ni queremos ver en un torero, una lesión que parece de cierta importancia para Enrique ocasionada por la cogida de Valencia donde, según palabras del Doctor Zaragoza , se estará “como poco dos meses de baja”, lo que nos indica que puede faltar a su cita en Madrid y dejar a Roca Rey como único figura para levantar la taquilla.

A todo esto también hay que sumarle la ausencia de Padilla alejado ya de los ruedos y la de Talavante, que sigue sin dar señales de vida y al que se le sigue esperando. Y por supuesto, como olvidar el mazazo emocional que origina la baja de Fortes, al que le se adivinaba una merecida temporada en las grandes ferias.

Llegados a este punto se abre un mar de dudas sobre cómo y quién tirará de la feria, de un abono que dura mas de un mes. Pero también se abre un camino lleno de oportunidades y futuro, donde se pueden ver consagraciones de toreros transformados en figura que permitan esa renovación del escalafón, por otra parte necesaria.

Sebastián Castella, después de dejar una autentica faena de órdago en Valencia tendrá en su mano volver a ponerse en primera figura; Pablo Aguado, quien ya en otoño dejó sellos de su identidad taurina y al que se le tiene ganas de ver;  Álvaro Lorenzo, que si revalida la puerta grande del año pasado y vuelve a emocionar de la forma que lo hiciera el pasado domingo de resurrección podrá meterse en el grupo de figuras. La oportunidad también la tendrá David Mora, en este caso, el mostoleño tendrá una fecha en principio para poder reconciliarse con la afición venteña. José Garrido será uno de los llamados, un torero que gusta con un corte clásico y que Madrid puede ser la que le lleve al Olimpo; mismo caso que Ginés Marín, un torero de un gusto formidable y que ya lleva tiempo estando en las primeras ferias y al que la consecución de una nueva puerta grande podría subirle al escalafón de primer figura.

También, habrá que ver quienes serán los jóvenes que vengan a confirmar alternativa y veremos también si hay alguna de ellas como ocurriera el año pasado con la de Ángel Sánchez. Nuevos nombres y nueva savia que puede llegar al publico.

En definitiva, además de un mar de dudas, se abre una feria llena de ilusión. Ilusión por Ureña, porque  Madrid puede catapultarle al privilegiado sitio que se merece, al igual que Urdiales, quien regresa a un San Isidro por méritos mas que propios y merecidos y que un nuevo triunfo como el de Otoño también le dejaría situado en primera figura. Ilusión como no por Pepe Moral y Octavio Chacón, que son dos toreros que empiezan a romper fuerte y ponerse en lo mas alto.

Al final, San Isidro tiene muchos nombresdiscúlpenme por no mencionar a todos, pero hablamos y estamos ante una feria que de confirmarse puede ser una revolución taurina. Una revolución en la que sin las primeras figuras, a excepción de Cayetano – que imaginamos si estará, Castella, Ginés Marín y Roca Rey, todos ellos toreros de los carteles de figuras. Estamos ante un serial lleno de nombres aun poco conocidos para el público, pero si conocidos para la afición que pueden ser un antes y un después en la tauromaquia actual.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*