La suerte suprema premia con una oreja a Javier Castaño

Por Jon Ander Sanz.

Plaza de Toros de Pamplona, 4º de Feria. Casi Lleno. Toros de José Escolar, desiguales de presencia y juego. Los mejores fueron el 2º, 3º y 6º. El peor fue el 5º. Cumplieron en el caballo, pero les faltó humillar y transmisión. Fernando Robleño, de blanco y plata con remates en negro, silencio y silencio. Javier Castaño, de azul marino y oro, oreja y silencio; y Pepe Moral, de azul turquesa y oro, ovación con saludos en ambos.

Después del tormentón de ayer, hoy volvió a salir el sol que secó las calles y el ruedo de Pamplona. Ambos estaban en perfecto estado, las fiestas volvieron a ser fiesta y todo volvió a la normalidad. A las cinco y media, unos con la Pamplonesa, fueron a los toros hoy a los sones de “Agüero” mientras otros esperaban la llegada de la peñas en su habitual paseíllo hasta la plaza.

Fernando Robleño es un torero de buenas maneras y de excelente corte, pero hoy no se confió con su primero. Un toro listo, pero que pasaba, lo intenta, pero sin lucimiento.

El cuarto fue un toro al que le costó humillar y al que se sacó toreramente a los medios. La faena fue en su mayoría con la mano derecha ya que por el izquierdo fue imposible. Toro y faena a menos.

Javier Castaño es un torero que cuida todos los tercios de la lidia. Para ello contrata una cuadrilla que luce y se luce con el toro. Joao Ferreira y Fernando Sánchez, pusieron seis buenos pares y saludaron en ambos toros. Ambos ponen difícil el premio al mejor par. Brindó la faena a un mito como Miguel Induraín para luego realizar una faena basada toda ella en la mano derecha, salvo una estimable tanda final con la izquierda. Faena desigual, puesto que el toro pedía mano baja y el diestro no siempre aplicó dicha medicina. Eso sí, lo mejor de la faena fue el excelente volapié que recetó al toro y que le permitió cortar una oreja. Siempre se dijo que una estocada vale una oreja ya que la estocada es la suerte suprema, de ahí el título de la crónica.

Al complicado y difícil quinto le robó muletazos de uno en uno con la derecha, pero la faena no tomó vuelo. Se escapó de varias tarascadas y abrevió. Volvió a manejar la espada muy bien.

Pepe Moral es un torero que atraviesa un mal momento y eso se le notó. Sorteó el mejor lote de la corrida, el tercero noble, pero que echaba la cara arriba. A este le dio dos estimables tandas con la derecha y otra con la zurda, pero con poco ajuste.

El sexto fue noble y fácil, pero tampoco se confió. Una pena porque es un torero que ha demostrado desde becerrista que sabe torear bien. Esperamos y deseamos que recupere el sitio y la confianza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/altoroes/public_html/wp-includes/functions.php on line 4212