La terna sale a hombros con una gran corrida de Mollalta en Villacañas

Texto por Javier Espada. Fotografía por Eusebio Sánchez.

La localidad toledana de Villacañas acogía esta tarde la tradicional corrida de toros de su feria de agosto en la que trenzaban el paseíllo José Ignacio Uceda Leal, Francisco Javier Sánchez Vara y Raúl Rivera con reses de Mollalta. Al finalizar el paseíllo se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento de dos miembros de la Comisión Taurina del municipio.

Abrió plaza un toro con escasas opciones con el que intentó Uceda Leal armar faena sobre la base de la ligazón de los muletazos ante la dificultad de la embestida irregular del de Mollalta, que llegó incluso a soltar la cara a la salida del muletazo en alguna ocasión. Mató con una estocada en suerte natural al segundo intento y escuchó las palmas del público toledano.

El segundo, más serio que su hermano que saltó en primer lugar, metió la cara en el capote de Sánchez Vara, que protagonizó junto a Raúl Rivera un vibrante tercio de banderillas, clavando ambos los pares en la cara del toro. Ya en la muleta demostró Sánchez Vara su oficio pudiendo y sometiendo con un gran conocimiento de los terrenos a un toro que quería rajarse, pero que tenía recorrido en la embestida. Los mejores pasajes llegaron por el pitón derecho, especialmente de gran nivel fueron dos muletazos despaciosos en los que Sánchez Vara llevó al toro hasta el final y que tuvieron un gran eco en el tendido. Mató de una estocada caída y efectiva y se llevó las dos orejas.

Tras firmar un gran tercio de banderillas junto a Sánchez Vara, brindó Raúl Rivera al cielo por el fallecimiento de su madre. Basando su faena en la ligazón, el joven torero toledano toreó con suavidad a un toro que repetía en la franela y con el que consiguió conectar con el tendido villacañero, especialmente en las tandas finales en las que incluyó desplantes muy toreros. Emborronó su labor con la espada y cortó un trofeo.

Lo mejor de la tarde llegó sin duda con el gran cuarto, un toro repetidor, obediente, con clase y trasmisión al que Uceda Leal entendió y cuajó a la perfección. Inició faena con una serie de muletazos por bajo exquisitos para después ponerse a torear, especialmente por el pitón izquierdo, exhibiendo su más profunda torería en una faena en la que se fusionaron a la perfección toro y torero. Fue una faena muy medida, sin excesos, ni adornos, con naturales con un gran poso y con los que se escucharon los olés de la plaza de Villacañas. Mató de una estocada algo desprendida. Dos orejas y vuelta al ruedo a un gran toro de Mollalta.

Gran variedad y dominio capotero demostró Sánchez Vara en el quinto protagonizando un interesante quite por navarras, continuando el espectáculo en banderillas, especialmente con un par que puso desde la silla que gustó y mucho al público toledano. Inició faena de rodillas en el tercio y armó un trasteo a media altura ante un toro repetidor y con movilidad. La rúbrica llegó con la espada, con la mejor estocada de la tarde que propició el doble premio y la petición de rabo.

Salió a por todas Raúl Rivera en el sexto, al que recibió con una larga cambiada y toreó con mucha suavidad y delicadeza a la verónica con el capote. Después, volvió a protagonizar un buen tercio de banderillas, cerrado con un par al violín tras el que frenó al toro al más puro estilo Fandi. Brindó a Victorino Martín, presente en el tendido de la plaza de toro de Villacañas, que también se llevó la ovación del respetable en el brindis. Tuvo sus opciones el sexto en la muleta que intentó aprovechar Raúl Rivera firmando muletazos por el pitón derecho cadenciosos y con sello propio y particular. De nuevo marró su labor a espadas, aunque cortó la oreja que le abrió la puerta grande junto a sus compañeros.

Ficha del festejo

Plaza de toros de Villacañas (Toledo). Corrida de toros de la Feria de Agosto. Un tercio de plaza. Toros de Mollalta, desiguales de presentación, con gran juego y muchas opciones, sobresaliendo el cuarto de una enorme clase y calidad, que fue premiado con la vuelta al ruedo. También fueron buenos, aunque con matices, segundo, tercero, quinto y sexto. El más complicado fue el primero.

Uceda Leal: Palmas y dos orejas.

Sánchez Vara: Dos orejas y dos orejas.

Raúl Rivera: Oreja y oreja.

Al finalizar el paseíllo se guardó un minuto de silencio en memoria de dos miembros de la Comisión Taurina del municipio, fallecidos este año.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/altoroes/public_html/wp-includes/functions.php on line 4212