Lama de Góngora: «El toreo es tener un misterio y saber contarlo»

Por Adrián Blázquez

Con el mes de septiembre echando aún a andar, hemos podido hablar con Lama de Góngora, torero sevillano que tras reencontrase a si mismo durante su etapa por tierras aztecas, ha vuelto a hacer temporada en España para mostrar su concepto como torero. Aquí la entrevista, que espero disfruten tanto como lo he hecho yo.

[P] En primer lugar, darte las gracias por concedernos un rato de tu tiempo y acceder a realizar esta pequeña entrevista para Al Toro. Enhorabuena por los últimos triunfos de agosto y la primera pregunta, como abulense que soy, es obligada. ¿Qué tal te han tratado por la provincia de Ávila?

[R] La provincia de Ávila me ha tratado muy bien. Se me ha dado muy bien este año el haberme movido en sus plazas y sobre todo he notado que su afición, aunque es muy exigente, también es muy cariñosa y creo que se entrega cuando un torero hace las cosas bien, con entereza y con verdad.

[P] Tras unos años toreando por tierras mejicanas, ¿cómo llegaste a la decisión de hacer temporada allí? ¿cuándo sentiste que era el momento de volver a las ferias españolas?

[R] Mi decisión de irme a Méjico es de un tiempo atrás. Cuando tomé la alternativa, ese año solo tuve la oportunidad de torear el día de mi alternativa y unos seis meses después en la feria de San Miguel en Sevilla. Pasaba por una crisis tanto interior como de infelicidad e incluso podría decir que una pequeña depresión por no torear. Todo mi pasado había sido muy bonito como novillero y decidí irme a Méjico con una mano delante y otra detrás para ver si realmente podía ser torero. A ver si realmente no había sido una casualidad y que el Lama de Góngora que llevaba dentro podía desenvolverse en otro país y abrirse hueco. Y así lo hice, me fui en noviembre de 2015 y yo solo empecé a abrirme camino hasta que tuve la oportunidad de torear en un pueblo del circuito duro de Méjico, cortarle un rabo a un toro de Paco Cordero. Desde ahí empezar a salir mas tardes. El primer año tuve la oportunidad de torear hasta veintidós tardes, quedando de los primeros del escalafón en estadísticas. Me fue muy bien y aunque pasé penurias por un año tan duro y lo hostil que es el país, junto con lo complicado que es abrirse camino en el mundo del toro, lejos de tu casa y de tu zona de confort. También es cierto que pese a toda esa dureza salió de ahí un Lama de Góngora reforzado. Un Lama de Góngora que tenía muchas cosas que decir, tanto en América como en España y bueno, aunque en aquel momento lo pasé muy mal, le doy gracias a Dios y a mi mismo por haber tomado la decisión. No solo he abierto mercado por aquellas tierras, si no que se ha convertido en mi segundo hogar, mi segunda casa. He podido sentir los olés de su afición y cuajar toros, creciendo como torero y como persona que, aunque suene a tópico es real. Méjico a mi me cambió la vida y me cambió el enfoque de que ser torero no es solo pegarle pases a un toro, si no que es una actitud ante la vida.

Tras dos años y nueve meses allí, sin venir para España prácticamente, decidí volver a hacer temporada española porque necesitaba también contar – dicen que el torero es tener un misterio y saber contarlo. Yo allí me creé mi propia historia y necesitaba contarla delante de un toro también en cosos españoles.

[P] Sin duda Méjico ha marcado una etapa en tu carrera y me aventuro a decir que en tu vida. ¿Como ha sido la experiencia por tierras aztecas?

[R] La experiencia ha sido dura; es la primera sensación que se me viene, pero a la vez muy enriquecedora. Algún día lo contaré cuando llegue el momento, pero me cambió totalmente. Creo que con todas las cosas que me pasaron se podría escribir una novela, pero estoy deseando volver. Ahora gracias a Dios me han salido varias fechas por allí. Méjico me ha dado el enfoque que me faltaba para decidir que realmente quiero ser figura del toreo; que lo que pasó desde mi etapa de novillero no fue casualidad y cada año vuelvo con la ilusión intacta. Quiero conseguir ser un torero tanto de la afición española como la del gusto de Méjico.

[P] En la vigente temporada española, arrancaste en la temprana feria de Ajalvir y a cuentagotas se han ido sumando más festejos, con los tres últimos en agosto. ¿Que ha faltado para tener más oportunidades?

Lo que ha fallado no ha sido la falta de triunfos, que a la vistan están, si no el sistema que hay montado. Parece que los triunfos no sirven del todo, pero no me importa. Yo tengo paciencia y sé que tarde o temprano llegará mi momento. Llegará el día en el que la gomilla de la injusticia se rompa y se una el torero con las oportunidades.

[P] Sin duda la Puerta del Príncipe que conseguiste como novillero sin caballos, marcó un hito muy importante en tu carrera. En un escalafón tan competitivo como son las novilladas picadas, ¿se parte con algo de ventaja tras los triunfos anteriores o es como empezar todo de nuevo?

[R] Yo creo que cada día se empieza de nuevo y el arte no se puede medir en estadísticas. Aunque desgraciadamente a veces se miden estadísticas y otras parece que ni siquiera las estadísticas cuentan. Prefiero creer que grabar retinas, grabar recuerdos en el aficionado cada año es lo que uno tiene que buscar y para eso hay que reinventarse de nuevo cada día; cada año, cada temporada.

[P] Rara es en la entrevista que no se pregunta por los referentes taurinos, pero yo quiero ir un poco más allá. ¿Cuál sería tu referente taurino como ejemplo de gestión en su carrera?

[R] No me atrevería a decir, pero creo que el maestro Curro Vazquez, que es alguien con el que he tenido la oportunidad de hablar en varias ocasiones aunque ya hace mucho que no lo hago, me ha dejado grabadas conversaciones por su parsimonia, por su sencillez y por su humildad a la hora de enfocar y ver el toreo. Creo que compartimos muchos conceptos en ese sentido.  

[P] Sin querer extenderme mucho y antes de abordar compromisos futuros y el planteamiento de la próxima temporada, quiero preguntarte por Amanecer. ¿Qué se siente cuando un importante cineasta como Samuel Mac Fadden te llama para formar parte de su obra?

[P] El cortometraje con Samuel Mac Fadden fue una experiencia brutal. Uno de los toreros que mas admiro por su carácter polifacético y por su forma de entender la vida, que es parecida a la mía, es Ignacio Sánchez Mejías. No solo me gusta el mundo del cine, también la pintura, la arquitectura, la música… Adoro la música y practico todas estas artes en cierta forma. Soy amante de la poesía, de la buena literatura. La experiencia con Samuel Mac Fadden lo que hizo fue hacerme a crecer como artista y entender el por qué llegar a ser reconocido en el mundo del arte, ya sea en cualquier aspecto artístico, es tan complicado.

[P] Con todo lo que hacemos y vemos absorbemos conocimientos, ¿qué te ha aportado como torero protagonizar un cortometraje donde se conjuga la poesía y la música, entre otras artes, con la tauromaquia?

El toreo es un teatro en el que pasan cosas reales. Es puro sentimiento y aunque no haya un guion determinado, es cierto que es una puesta en escena. Estar delante de las cámaras y conseguir llenar, por ejemplo, el salón de Cajasol y dejar fuera a mas de cuatrocientas o quinientas personas en la presentación del cortometraje para mi fue un orgullo, al igual que ganar varios festivales de cine europeo, primero en nombre del toreo para representarlo en el cine y segundo porque la experiencia a modo artístico fue brutal.

[P] Tras tu último compromiso en San Bartolomé de Pinares, ¿podremos verte antes de que acabe la temporada?

Parece que sí. Este mes, debido al incumplimiento de condiciones en algunas plazas no he podido torear. En octubre, parece que habrá algún otro compromiso aquí en España antes de viajar a América. Imagínate, por mi hubiera toreado todos los días de agosto y septiembre, pero así están las cosas. En octubre espero que la afición pueda acompañarme.

[P] Sin olvidarnos de las ferias al otro lado del Atlántico, ¿cortarás temporada o tienes pensado seguir toreando por América?

[R] Viajo la segunda semana de octubre para cumplir compromisos por allí. Y no solo para cumplir compromisos: creo que ahora tengo cosas que contar allá. Han sido tres años muy bonitos pero muy duros y espero volver con un aire fresco y renovado a América. Ojalá que los triunfos por allí tengan un eco tremendo aquí en España.

[P] Torero de Sevilla con una alternativa soñada en tu plaza, ¿continúa ese sueño con la confirmación en Madrid para 2020?

[R] Quiero confirmar alternativa en Madrid. Yo por supuesto me considero y soy torero de Sevilla; o torero que ha nacido en Sevilla, porque al final es el publico o el aficionado el que debe otorgarte ese privilegio. Aún así me siento un privilegiado de haber nacido en Sevilla y que mi concepto tenga base de escuela sevillana. Me gustaría confirmar alternativa en Madrid el año que viene porque creo que tengo muchas cosas que decir en Las Ventas y porque realmente quiero entregarme al cien por cien ese día y no pasar desapercibido. Al contrario, quiero buscar un triunfo rotundo.

Ojalá que podamos seguir disfrutando de tu toreo y una vez más, desearte la mayor de las suertes para futuros compromisos y darte de nuevo las gracias por atendernos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/altoroes/public_html/wp-includes/functions.php on line 4344