Las claves de la taquilla para San Isidro

Por Adrián Blázquez

El pasado 7 de marzo se daba el pistoletazo de salida para la venta de entradas sueltas de la Feria de San Isidro. Ya unos días antes, la empresa gestora del coso – Plaza1 – nos arrojaba un informe donde indicaban que los abonos para la inminente feria sólo habían experimentado una caída del 1.5% respecto a la temporada pasada y que más de 15.000 personas pasarán, como mínimo, por el coso venteño durante el ciclo isidril.

Un año más volvieron a hacerse presentes las ya reiterativas colas virtuales para la compra de las entradas sueltas vía web desde que se abrió la venta el pasado día 7 a las doce de la noche. Junto con la venta en taquilla desde las diez de la mañana del mismo día, la empresa ya ha informado que las entradas para dos de la tres comparecencias de Roca Rey en esta feria están agotadas. Aún pueden adquirirse billetes para la corrida de Adolfo Martín.

En conmemoración de los 100 años del debut de Albaserrada en Madrid, la empresa ha confeccionado tres festejos homenaje con las ganaderías de José Escolar, Adolfo Martín y Victorino Martín. Tirando de estrategia comercial, se puso a la venta una oferta especial para adquirir entradas para los tres días. Con unas fechas iniciales comprendidas entre el 5 y 7 de mayo, finalmente se prorrogó su venta hasta el 20 de mayo; no pudiendo adquirir entradas sueltas para esos festejos hasta el próximo día 21 del mismo mes, si es que hubiera disponibles. El tirón de Roca Rey en taquilla es más que evidente y desde Plaza 1 se han aprovechado de ello para exprimir sus posibilidades al máximo. Lo que la empresa no ha tenido en cuenta son los gustos y la disponibilidad de la afición madrileña y la de fuera de la capital. Siendo la feria más importante del mundo, la atracción que ejerce sobre aficionados que se desplazan desde cualquier territorio es incalculable. Esto incluye una planificación por parte del asistente, al que una vez más la empresa no favorece en ninguno de los casos. Además de todo esto, está el tema de la libertad, negada al aficionado para poder elegir libremente los festejos a los que desea acudir.

A parte de las citadas fechas, 11 tardes más con ganaderías más comerciales se encuentran en la recta final para agotar las localidades. Con los datos que tenemos en la mano hasta la fecha, podemos sacar algunas conclusiones.

La Feria de San Isidro va más allá de los nombres que conformen el ciclo. Los abonados se han mantenido prácticamente en su totalidad, independientemente de la ausencia de las figuras que, desde hace mucho, dejó de pesarles Madrid y perdieron ese compromiso que hay que tener con la primera plaza del mundo. Las figuras pasarán – aunque tarden cada vez más en hacerlo, explotando hasta máximos históricos los años de alternativa-, pero Madrid seguirá. 

Por último, se ha observado como el público sigue acudiendo a los festejos con más nombre en el cartel, siendo desconocedores de los toreros emergentes o de las ganaderías que vienen experimentando una línea ascendente en los últimos años. Resulta curioso ver cómo para corridas como la de Valdellán, una ganadería que el año pasado dejara tan buen sabor de boca en su desafío con Saltillo, no se haya producido más demanda. El aficionado continúa perdiendo terreno en favor del gran publico, al que hay que volver a enganchar a través de una fiesta plena en todos sus tercios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/altoroes/public_html/wp-includes/functions.php on line 4212