Logroño | Gómez del Pilar exige con méritos propios un puesto en las grandes ferias

Por Noelia Crespo

La Gira de Reconstrucción continuó su paso por el coso de la Ribera de Logroño con el debut de la legendaria ganadería de Miura. Reconstrucción lo llamaron, pero lo cierto es que nuevamente volvimos a presenciar un festejo sin calificativos donde la integridad de pitones no se vio en ningún momento. Así pretenden reconstruir esto, callando ante lo injustificable. Una vez más, Gómez del Pilar destacó con su verdad y capacidad imponiéndose a la miurada. Un Pepe Moral sin espada dejó detalles ante el astado de mayores opciones.

Abrió la tarde “Amapolo – 18”, un imponente toro de Miura al que recibió Pepe Moral con un buen manejo de capote por verónicas. Con recorrido y desplazándose, lo fue sacando hacia el tercio toreado con el percal para rematar con la media. Galleó por chicuelinas con gusto de manera lucida para dejarlo en el caballo de Carbonell. En un inicio a media altura, sacándolo hacia afuera y llevándolo cosido, templó la primeras embestidas del astado de Zahariche. A medida que avanzaba la faena, logró bajarle la mano por ambos pitones, perdiendole pasos y ligando muletazos al noble e intermitente Miura, regalando algunas buenas embestidas y otras más desentendidas. Estuvo voluntarioso y dispuesto el de Los Palacios sin terminar de redondear su labor ante un toro para cortarle trofeo. Se atascó en exceso con los aceros, llegando con los dos avisos las prisas en el descabello.

Sin lucimiento con la capa Pepe Moral, recibió a “Arenero – 34” pasaportandolo por ambos pitones. Tras dejarlo en el caballo, se arrancó de largo en un segundo puyazo más vistoso. Mirón, sin entrega y costoso fue el inicio con la pañosa ante el toro del hierro de la “A”. Tardó en verle el pitón de mayores posibilidades, el izquierdo, por donde logró pasajes de mayor calibre echándole los vuelos y provocándole la embestida. Firme, dispuesto y con oficio, tiró de él hasta el final al natural, basando faena por ese pitón y firmando los mejores pasajes de su faena con solvencia aún sin terminar de alzar vuelo. Nuevamente pinchó con el estoque y dejó una estocada baja tendida en la que se llevó un golpe.

Con intención y ganas, se fue Noé Gómez del Pilar a la puerta de chiqueros para recibir a “Berruga – 68” con mucha entereza. Lidiandolo ante las dificultades de recorrido de un toro corto y correoso, se lo sacó a los medios con mucha capacidad y solvencia el madrileño. Tras un buen tercio de varas de Sangüesa, luciendo el toro con distancia y midiendo el castigo, destacó la facilidad de sus subalternos para solventar un tercio complicado ante un toro que medía mucho. Entre las dos rayas y por derecho, empezó con la franela buscando tirar de él, siempre bien colocado ante un toro costoso y corto de recorrido. Dando el pecho, aguantando y con mucha firmeza, empezó a sacarle pases de mucho mérito y verdad al astado de Lora del Río. Siempre en el sitio, tragando y de uno en uno firmó pasajes llenos de oficio, solidez y con inteligencia. Tras realizar una faena a más por ambos pitones, culminó con una estocada entera fulminante que le otorgó el primer y único trofeo de la tarde.

Dubitativo salió por chiqueros “Rayito – 75” al que recibió nuevamente el madrileño en la puerta de toriles. Aguantando con firmeza, le recetó un saludo por verónicas muy meritorio frente los saltos del astado de Zahariche. Tras un gran tercio de varas por Pepe Aguado, en un segundo puyazo muy lucido, destacó la buena brega de Rafael González Amigo. Muleta en mano y cambiándole los terrenos, planteó un inicio de faena por derecho, templado, paciente y con inteligencia. Tiempo y sitio, de uno en uno y con una colocación exquisita, tiró del astado con la mano derecha exponiendo con la femoral, dándole el pecho y llevándolo hasta el final. Aprovechó de manera inteligente la inercia por el pitón izquierdo, dejándole la franela más retrasada y firmando pasajes ayudados con mucha verdad y pureza. Al natural, echándole los vuelos y asentado, dibujó muletazos de embroque extraordinario. Exprimió al máximo con temple todo lo poco que le regaló el astado de la divisa verde y grana. Tras una tarde de gran dimensión y firmeza, enterró la espada en el segundo intento para reivindicar una vez más que merece un puesto en todas las ferias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/altoroes/public_html/wp-includes/functions.php on line 4673