López Chaves merece volver a Madrid

Por Lucía Hernández | Fotografía Plaza 1.

Trigésimo primera corrida de San Isidro en la que se lidiaron toros de Cuadri por los diestros Rafaelillo, López Chaves y Octavio Chacón.

Al comienzo de la corrida, se desplegó una pancarta en el tendido 7 para homenajear a Don Fernando Cuadri que recibió emocionado el reconocimiento.

La tarde de expectación comenzó con un breve recibo capotero en el que intentó Rafaelillo alargar la embestida del astado. En varas, vimos muchos picotazos en el lomo del toro en los dos encuentros, una auténtica masacre. López Chaves se presentó en la tarde con una media. Pegado a tablas, comenzó faena el diestro, quedando patente la falta de fuerza y el corto recorrido de los que disponía el astado. Ya en el tercio, por naturales y de uno en uno, intentó someterle la embestida. Montó la muleta para probar el pitón derecho, lado por el que pudo sacar algún muletazo, pero no lo tuvo nada fácil. Cerró la faena por el pitón izquierdo ante un toro totalmente parado. Encontró hueso en el primer intento con la espada, y tras ello, enterró el acero, pero necesitó de un golpe de descabello para dar muerte al abreplaza.

El cuarto de la tarde puso en aprietos a Rafaelillo en tablas, pero consiguió sacarlo a los medios para cerrar el recibo capotero. Se dejó pegar el toro en los dos puyazos, si embargo no apretó y se le dio fuerte. Probaturas por ambos pitones con la muleta, pero sin poder lucirse ante un toro reponedor y sin recorrido. Dejaría una defectuosa estocada que necesitó de la ayuda del descabello para acabar con el descastado cuarto.

Bregó con ligereza al primero de su lote López Chaves. Marró el picador en el primer puyazo y no tuvo mejor suerte el astado en el segundo encuentro, recibiendo un defectuoso puyazo. Octavio Chacón hizo la primera toma de contacto en la tarde con el quite. Con un genuflexo tuvo la primera toma de contacto con el noble astado. Apostó por la mano izquierda ante un toro parado al que tuvo que provocar mucho la embestida y al que aguantó los parones. Con firmeza entendió la altura, el sitio y la distancia que el toro necesitaba. Se atascó con el descabello y eso deslució una actuación en la que reafirmó su buen momento. Se aplaudió su labor y en el tercio recogió la ovación.

Por genuflexos también recibió al que hizo de quinto, un toro que mostró casta en el recibo capotero. Erró el picador en los dos puyazos, apuntó a la penca del rabo y de nuevo, otra masacre. No desistió en la faena López Chaves y puso todo para llegar a los tendidos. Poco a poco fue haciendo al toro y sacó con recursos, muy buenos destellos. Con naturalidad, poso y torería cerró la faena por naturales. Perdió las manos el toro y erró en la suerte suprema, y fue en el segundo intento cuando enterró la espada, pero necesitó del descabello. Fuerte ovación para un diestro que mostró un gran concepto y profesionalidad. El de Ledesma ha aprovechado bien los años en la recámara.

Se estiró a la verónica en el tercero Octavio Chacón y tras ello mostró su gran capacidad lidiadora, deslucida por un desarme. Trasero sería el primer puyazo en el que se durmió en el peto el toro. Se alargó la 2ª entrada al caballo ya que el toro se iba de la suerte, pero al arrancarse al caballo se le recetó un puyazo caído. Se gustó con el capote el diestro. Con la franela sacó muletazos limpios a un noble y parado toro por el pitón derecho. Con la mano izquierda no tuvo la misma suerte y por eso abrevió con buen criterio en una faena en la que se justificó. Media estocada fue suficiente para terminar una labor que no transcendió a los tendidos por la poca emoción de las embestidas.

Deslucido fue el recibo con un toro que apretó especialmente por el pitón derecho y llegó a quitar el capote de las manos a Chacón. No encontró toro en el primer topetazo el picador aunque rectificó y recetó un puyazo trasero. Buena arrancada en el segundo encuentro, pero se le dio un picotazo. Parecía que el toro iba a más, pero se paró y el diestro no pudo hacer faena. Estrepitosamente falló con la tizona, aunque no ayudaba nada el toro. Y así terminó su triple comparecencia en San Isidro, pasando sin pena ni gloria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/altoroes/public_html/wp-includes/functions.php on line 4212