Los portaestandartes de Morante de La Puebla

entre lineas

Por Adrián Blázquez

Ayer se publicaba una noticia donde se rumoreaba que Morante de la Puebla tendría complicaciones para participar en la Feria de Bilbao debido a sus orientaciones políticas. Muchos han sido los periodistas que han echado el grito al cielo ante este miedo por parte de la empresa organizadora y el veto que pudiera producirse. Todo un escándalo del que la prensa sensacionalista se ha proclamado defensora del diestro y de su libertad. No a los vetos, alegan. Estamos de acuerdo, pero señores periodistas, les pido que tengan memoria.

Está muy bien todo eso de defender que cada uno pueda tener su opinión pero, ¿donde estaban antes? Me pregunto dónde estaban todos aquellos que hoy se declaran defensores de la libertad cuando el propio Morante exigió una rectificación en la pendiente del ruedo venteño o cuando se criticó en repetidas ocasiones a la afición de Madrid por no aplaudir los caprichos del torero de La Puebla. Comparecencia en Madrid tras acceder a sus exigencias y de nuevo, veto por parte del torero a la primera plaza del mundo. 

También me gustaría que explicaran dónde estaban cuando sobrevolaban los rumores de una imposición en las retransmisiones taurinas, poniendo en duda el trabajo de sus propios compañeros de profesión. Sin duda, el veto más reciente por parte de un torero. 

Todos conocemos los vetos que las figuras que ocupan los primeros puestos del escalafón ejercen sobre aquellos que intentan hacerse un hueco en el panorama taurino. Zancadillas y, de nuevo, más imposiciones a las empresas para que rellenen los carteles acorde a sus preferencias. Tampoco han estado ahí para denunciarlo, no se les olvide.

Entiendo la complicación de ser periodista de callejón y los compromisos que se adquieren, pero no olviden cuál es su verdadera misión: transmitir la información de la forma más objetiva posible para que llegue a una afición que en último término es quien paga sus nóminas cada mes. Cuando se pregunten por algunos vetos, piensen en lo que ocurre con sus comentarios durante las faenas, tratando de tapar a sus benefactores o anulando la opinión democrática de una plaza. Están a tiempo de ejercer un periodismos libre y sin coacciones. Solo hace falta confiar en su trabajo y no en los atajos para llegar a la cima. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/altoroes/public_html/wp-includes/functions.php on line 4673