Madrid premia la novillada de Los Maños sacando a su mayoral a saludar

Texto por Adrián Blázquez | Fotografía por Susana Ortiz

Novillada de Los Maños para los espadas José Cabrera, Jorge Isiegas y Daniel Barbero, haciendo su presentación el primero y tercero de los mismos.

Salió el primero de Los Maños para Jose Cabrera que hacía su presentación en esta plaza. Con los lances de recibo lo sujetó dentro de la raya del tercio en los términos del nueve para, a continuación sacarlo a los medios, donde se le coló antes de rematar, sin consecuencias para el torero. Quiso el novillero dejarlo largo desde la primera vara, casi en los medios, donde recibió un primer castigo muy medido en la paletilla. Salió perdiendo las manos abrumadoramente y fue colocado en la misma raya del tercio para recibir la segunda, que se fue muy atrás. Fue el propio Cabrera quien protagonizó el tercio de banderillas, que se alargó en demasía debido a la mala práctica. Sobre la mano derecha recogió a un novillo que hubiera tenido mucho que decir en manos más experimentadas. Siempre con la mano alta y descolocado, no tuvo lucimiento. Tampoco supo sacar muletazos al natural, queriendo hacer parecer malo a un novillo con calidad y fijeza. Mató de una media tendida tras dos pinchazos.

Sainete en varas con el cuarto de la tarde, donde el joven picador Joao Maria Blancos pareció desconocer rotundamente los terrenos y el sitio de picar a los toros. De nuevo quiso el novillero coger los palos, sin añadir nada a lo que ya realizará en su anterior turno. Sin tener la misma condición que sus hermanos, pero sin hacer un mal gesto, estructuró de nuevo una faena con mano arriba donde citó de largo en los primeros compases. Sin ser capaz de mostrar las condiciones del novillo en su plenitud, se vio superado por una tarde que le vino grande. Media estocada y fin a su tarde en Madrid.

Entre una fuerte ovación salió Cupletero, segundo de la tarde para Jorge Isiegas, que pudo lancear a placer a un novillo que metía la cara de manera exquisita en los vuelos del capote. Bronca para el picador en la primera vara, que al relance se le fue muy atrás. Quitó Barbero por chicuelinas con la mano baja que remató con una media a cámara lenta. Brindó la muerte del primero de su lote al cielo en memoria del recién fallecido Zorita. Con la muleta dejó dos buenas tandas de derechazos, sin llegar a acoplarse con el pitón izquierdo, donde se le vio con menos firmeza. Influyeron los terrenos que eligió para empezar la faena, reclamando desde los tendidos que se le sacará de las tablas. Media estocada perpendicular en la que necesitó de un golpe de descabello. Tal y como fue recibido, entre una ovación unísona se despidió a Cupletero en el arrastre. Isiegas saludó una ovación en el tercio.

Nueva ovación para el quinto de Los Maños que Isiegas no quiso ver en los lances de recibo, aunque el novillo pudo mostrar una buena embestida por el pitón derecho. Primera vara en la paletilla del animal y pérdida de manos en consecuencia. Quitó Barbero por delantales. Comenzó la faena de muleta por naturales sin eco en los tendidos con un novillo que dejaba la cara alta a la salida del muletazo y se volvía muy pronto. Por el derecho se mostró algo mejor, pero sin la movilidad de los anteriores. Le exprimió todo lo que pudo y consiguió dejar un par de naturales para el aprobado. Estocada al tercer intento tras aviso. Saludó Isiegas al alto del nueve.

Con unas verónicas templadas saludó Daniel Barbero al primero de su lote de justa presentacion. Arrancándose de largo en la segunda entrada al caballo, nuevamente erró el varilarguero picándole trasero tras corregir en reiteradas ocasiones. Quitó José Cabrera. Doblándose con el novillo comenzó la faena que brindara al público de Madrid, sacándolo a los medios y citándolo de largo para después meterlo en la muleta y dejar una primera tanda sin enganchones de buen gusto. Con la muleta planchada, siguió con su buen hacer y remató una tercera tanda con un cambio de mano jaleado con aplausos y olés. Bien plantado con la zurda, no se fue sin dejar patente su buena muñeca, adornándose antes de entrar a matar. Una estocada con mucho defecto tras pinchar reiteradamente le privó del trofeo seguro. Dos avisos y ovación en el arrastre para Saltacancelas, al que se le pidió la vuelta al ruedo.

Ovación para el cierraplaza, al que Barbero tomó contacto fuera del tercio. Acusó la mala lidia en varas durante la faena de muleta, donde se mostró a la defensiva y no permitió lucimiento. Pudo sacar más de haber iniciado por el pitón izquierdo, donde el novillo había mostrado más calidad. Asignatura pendiente con la espada y fin de una novillada en la que la mayoría de los novillos ofrecieron triunfo.

Volvió Pirri a los ruedos del coso capitalino tras la grave cogida que sufriera en esta misma plaza. Al finalizar la novillada, una fuerte y unánime ovación sacó a saludar al mayoral de la ganadería de Los Maños. Así se viene a esta plaza. Enhorabuena ganadero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *