Manuel Diosleguarde triunfa en la novillada de Las Matas

Por Adrián Blázquez

Se presentaba una novillada con muchos alicientes para el aficionado, con una terna de los mas atractiva. Con algo mas de media entrada en los tendido y una tarde de lluvia, abría plaza Adrien Salenc con el primer novillo de Nuñez del Cuvillo, mal presentado y sospechoso de pitones, anticipo de lo que sucedería con sus hermanos venideros. El agua y el fuerte viento quiso ser protagonista durante la faena, viendo a un novillero con oficio y la mente puesta en la alternativa que tomará el próximo mes en la plaza de Istres. Vistoso en quites y cumplidor con la muleta, mató de un bajonazo ante un tendido que no entraba en la tarde.

Salió voluntarioso ante su segundo novillo, espoleado por la actuación de sus compañeros. Faena un tanto acelerada por momentos y estocada desprendida para finalizar su ultima actuación como novillero cortando una oreja.

Turno para Hector Gutierrez, con buenos momentos con la muleta en la mano izquierda ante un novillo con gran fondo y repetición. Con la gente mas pendiente de sujetar sus paraguas que de lo que sucedía en el ruedo, solo el agua conseguía calar en los tendidos. Faena de buenas impresiones malograda por una estocada caída.

No tuvo mejor suerte en su idilio con un público carente de conocimientos y de respeto a partes iguales. Novillo sin trasmisión al que consiguió arrancarle un par de tandas de mucho gusto. De nuevo, estocada defectuosa para finalizar su comparecencia en una tarde en la que invitó a seguir atentos a su evolución.

Cerraba la terna Manuel Diosleguarde, que consiguió ser los mas destacado de la tarde. Hacía su presentación en la portatil de Las Matas protagonizando un quite de mucha competencia con Hector Gutierrez que hizo despertar a los tendidos. Inició la faena a su primer novillo recibiendole a la verónica con mucho temple y gusto. Gran faena la desarrolló con la muleta, llena de toreria y despaciosidad, que sería premiada con la concesión de dos apéndices tras dejar una estocada desprendida y a los tenidos enamorados de su manejo con las telas. El presidente concedía la vuelta al ruedo a un novillo con gran fondo y fijeza. Distinto desarrollo con el novillo que cerraba la tarde, al que un picador de dudosa profesionalidad masacraba en varas y al caballo con las espuelas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/altoroes/public_html/wp-includes/functions.php on line 4344