Martín Escudero: «Necesito tener vivo al torero para tener viva a la persona»

Por Adrián Blázquez.

Ante la escasez de oportunidades y las dificultades que puede plantear el sistema hoy día, hemos tenido la oportunidad de conversar con un torero que inexplicablemente este año no se ha podido vestir de torero. Se trata de David Martín Escudero, quien nos cuenta sus impresiones acerca de la complicada situación que le ha tocado vivir este año.

[P] En primer darte las gracias por concedernos este rato. La primera pregunta es obligada, ¿que ha pasado este año para que no hayamos visto a Martin Escudero vestido de torero todavía?

[R] La verdad es que se han juntado varias cosas. Hoy en día la profesión está difícil porque o tienes un buen padrino o realmente te cuesta mucho abrirte camino. No ha sonado el teléfono.

[P] Corrígeme si me equivoco, pero a día de hoy estas sin apoderado.

[R] Si, a día de hoy no tengo apoderado. Si que es verdad que durante este tiempo atrás ha habido gente que ha estado ahí para echarme una mano, desinteresadamente y que me ayudan en lo que pueden; no tengo a nadie que se mueva solo para eso, que al final es el trabajo del apoderado. Es una situación extraña porque al no tener apoderado, las personas que me han ayudado no viven del toro.

[P] Para un torero en tu situación, ¿es complicado asumir ese papel y recorrerse los despachos?

[R] Yo me he dedicado a entrenar y estar en lo mío, que es torear, no tengo esos contactos. A lo mejor tendría que haberlos tenido, pero tampoco creo que un torero tenga que entrar en eso. Si es verdad que ahora me toca moverme como pueda porque sino, en casa o entrenando en la nave no me ve nadie. Necesito torear en las plazas para que la gente me vea y volver a soñar otra vez.

[P] Dejando al margen el tema de apoderados, ¿cómo llevas la preparación durante este tiempo en el que al final te preparas sin tener una fecha fija?

[R] Sigo entrenando porque ha sido mi vida desde que tenía 17 años aproximadamente que empecé en esto. Es lo que he hecho en todo este tiempo y es lo que necesito y me gusta. Cuesta más entrenar fuerte cuando no tienes una meta o un objetivo, es normal, pero siempre intento centrarme porque sé que algún día llegará esa oportunidad. La ilusión es lo último que hay que perder.

[P] En este sentido, ¿como te están tratando los ganaderos para abrirte las puertas de su casa?

[R] Cuando no toreas en la plaza, prácticamente no toreas ni en el campo. Está difícil y tanto el año pasado como este, ha sido cuando menos campo he podido hacer en toda mi carrera. Son situaciones y circunstancias que vienen así y hay que afrontarlas. De todo se aprende y de esta situación que te toca estar en el banquillo, te curtes y sacas el lado positivo para saber como estoy en mi situación; también el pensar qué tengo que hacer para estar donde quiero estar.

[P] El otro día, sin los datos en la mano, leía en una entrevista que te hicieron, que desde tu alternativa has toreado unos cuatro festejos por año. ¿Se te ha pasado por la cabeza en algún momento buscar esas corridas en países latinoamericanos?

[R] Como venimos hablando, tampoco tengo esos contactos. Al final todo surge y se te pone en el camino para aprovechar esas oportunidades o no, depende de la persona. Hay algunas que muchas veces te restan más que te suman. No he tenido aún esa posibilidad y no sabría si lo haría o no a día de hoy.

[P] La Corrida Total de Illescas fue de tus últimos festejos en 2018, con la corrida de Victorino Martín. En lo que has podido torear, ¿con qué tipo de toro sueña Martin Escudero para hacer esa faena redonda que le vuelva a colocar?

[R] Yo creo que como cualquier torero, me gusta que un animal tenga transmisión, que sea bravo, que humille. En cualquier ganadería puede saltar ese toro; realmente da igual con cual. Siempre hay peculiaridades en la forma de torear un tipo de encaste u otro y hay toreros que se acoplan mejor a un tipo de toro u otro. Lo que más valoro en la forma de embestir de un toro bravo es que sea exigente porque sino, no hay emoción.

[P] Suele pasar que salvo puntuales excepciones, los toreros que toman la alternativa sufren ese parón. ¿A qué crees que puede deber eso?

[R] Suele pasar que toreas mucho de novillero y luego llega ese parón, que se debe a que cuando ya eres matador, los puestos que se ocupan están ya, por así decirlo, predeterminados o fijos. Hay menos huecos para la gente que sube ese escalón y es más complicado a no ser que des un golpe que te sirva para caminar o para avanzar al siguiente año. Es complejo sin tener a alguien que te facilite las cosas. Yo soy de la opinión de que el toro pone a cada uno en su sitio. Yo creo que al final no les importa si eres mejor o peor, al final se mueve todo por intereses. Yo llevo a este torero, tú al otro y nos los cambiamos.

[P] El toro pone a cada uno en su sitio, pero hay que tener toro para demostrarlo.

[R] Claro. También influye la suerte, que es fundamental y los días clave tienes que estar acompañado de ella.

[P] Ahora hemos visto casos recientes de reivindicaciones o huelgas en las plazas. ¿Alguna vez se te ha pasado por la cabeza para conseguir esa oportunidad?

[R] Yo respeto a todo el mundo y todos tienen mi apoyo porque es como debe ser entre compañeros, pero pienso que el mayor acto de reivindicación es que cuando estés delante, aprovecharlo. Es cierto que te tienen que dar la oportunidad, porque es complicado. El sistema hace que se te ponga todo cuesta arriba. Si no te ponen, ya puedes entrenar y matar toros a puerta cerrada que no te va a servir de nada porque no lo puedes demostrar. Comprendo a mis compañeros, pero personalmente no lo haría. Si tiene que llegar, llegará si está por hacerlo.

[P] Desde nuestra visión de aficionado, se ve que los carteles están muy cerrados y que las figuras no colaboran en sacar nuevos toreros dándoles una alternativa o una confirmación con toreros nuevos. ¿Como lo ves tú?

[R] Es complejo porque si te pones en la postura de los demás, es difícil. Un empresario necesita que la plaza se llene y necesita asegurarse de ello, cada uno mira por lo suyo. Si es verdad que debería darse paso a toreros jóvenes que ahora están en buen momento, que haya renovación, porque la gente se aburre de lo mismo. Siempre te gusta ver toreros nuevos como aficionados. Aún así, no sabría cual es la fórmula para cambiar esto.

[P] Algo muy común en estos últimos años es que, viendo los carteles, casi la totalidad de la terna pasa de los veinte años de alternativa. ¿Permite el toro de ahora estar más tiempo en activo tarde tras tarde?

[R] Hace años era impensable, pero ahora se cambia incluso la mentalidad del torero. Yo analizo el nivel al que se torea hoy día y la exigencia es muy alta. Mantener el ritmo hace que te superes día a día, por lo que año tras año no ves el techo. Yo como torero veo cosas en la plaza que cuestan mucho hacérselas a un toro y a lo mejor el aficionado no le da realmente esa importancia porque está habituado a verlo todos los días y nos acostumbramos. Es cierto que la carrera de un torero debería ser mucho más corta. Dar el máximo en unos años y luego retirarte. Es uno de los motivos por el cual cuesta dejar paso a gente joven.

[P] Si hablamos del aficionado, como le ves actualmente.

[R] Yo hago una especie de división. Por un lado los aficionados que van siempre, que valoran desde su localidad, pero no muestra tanto. Luego está el gran público, que quizás no son tan aficionados, que van puntualmente a una tarde especial que les guste; que realmente son los que llenan las plazas porque el aficionado va siempre. El gran público es el que hace que suenes. Hay toreros con tirón en el gran público y hace que llenen esas plazas.

[P] ¿Hay que educar al aficionado para que sepa valorar lo que se hace a cada toro dentro de sus capacidades?

[R] La responsabilidad es nuestra, porque queremos tener un nivel tan alto que acostumbramos a la gente. En la corrida de Victorino, por ejemplo, toreas un animal sin las mismas posibilidades y la gente quiere que lo lidies como si fuera bueno. No te valoran como antiguamente, que haya un toro complicado. Ahora queremos la perfección con cualquier tipo de toro. En los tentaderos, cuando me sale una vaca más complicada quiero estar al mismo nivel que con una buena y al final te vas a casa frustrado por no llegar al nivel. Al final entiendes que un animal no tiene lo mismo que otro. El aficionado va a la plaza a sentir cosas inexplicables y también hay que darle cosas distintas.

[P] Ya para ir cerrando, ¿cómo afrontas la temporada que viene?

[R] Es pronto pero sí que voy pensando ya en ello: qué caminos elegir o que es lo mejor. Yo sé que si me visto de torero es para estar al 100% y darlo todo, que es como debe ser y no me gusta engañarme a mi mismo. Si no me encuentro preparado mentalmente para ser capaz de darlo todo en esto, no me vestiré, porque respeto mucho mi profesión. Si es verdad que me gustaría confirmar en Madrid, ya que este año se habló pero al final no se concretó y me desilusionó un poco. La plaza está ahí y ojalá que cuando vaya esté preparado y aprovechar la oportunidad. Soy consciente de que siempre tiene que pasar algo cada tarde para que no se olviden de ti. Espero que para el año que viene tanto la persona como el torero esten al 100% para afrontar las tardes que si Dios quiere llegarán.

[P] Desde aquí, desearte que cuando llegue esa fecha, que llegará, se den todos los ingredientes para ver una tarde buena que consiga abrirte las puertas que no han llegado.

[R] Nada me haría más feliz que dedicarme a mi profesión. La verdad que lo necesito. Necesito tener vivo al torero para tener viva a la persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/altoroes/public_html/wp-includes/functions.php on line 4212