Oreja para un herido Juan Leal y buen oficio de Octavio Chacón

Por Adrián Blázquez

Toros de Pedraza de Yeltes para los toreros Octavio Chacón, Javier Cortés y Juan Leal, que sufrió una grave cornada que le impidió salir a matar al sexto de la tarde.

Actuaba en tercer lugar el francés Juan Leal, que cortaría una oreja al tercero de la tarde tras sufrir una cornada en el recto que le impidió salir a matar al segundo de su lote. Con un toro suelto de salida donde no pudo expresarse con el capote, realizó una buena arrancada al tomar la segunda vara en el primer tercio. Quitó sin lucimiento Octavio Chacón, que remató con una media y una revolera unas deslucidas verónicas. Brindó Juan Leal a la plaza de Madrid en los medios, donde recibió de rodillas a un toro que se arrancó de largo, levantando los primeros aplausos en los tendidos. Aún en los medios, le recetó al astado una tanda con la mano derecha bajándole la mano y perdiendo los pasos que le exigía el toro. Acortó distancias erróneamente, pues el toro pedía espacio, buscando la colocación y las cercanías de los pitones. Cuatro tandas por el pitón derecho en las que el toro fue a menos y tuvo que sacarle los pases de uno en uno tirando de él. Cambio a la mano izquierda y cogida en el recto al volverse el toro con gran velocidad en mitad de la primera tanda con la izquierda. Volvió a la cara del toro con síntomas de dolor, para seguir rebañando muletazos entre los pitones. División de opiniones en los tendidos ante una faena que se alargaba en demasía. Se perfiló el francés con la espada, buscando los altivos consejos de su apoderado y estocada en lo alto con rápido efecto. Oreja concedida por la presidencia a una faena en la que el torero no terminó de entender las distancias que le pedía un buen toro.

Abría la tarde Octavio Chacón con un toro que fue protestado de salida y que recibió pegado a tablas abriendo su característico capote. Quitó Javier Cortés, destacando una gran media para rematar. No quiso Chacón dejar pasar la oportunidad de réplica, quitando por unas ajustadas chicuelinas que remató con una media. Ya con la muleta, se sacó al toro con gran torería y mucho gusto fuera del tercio. Perdiendo los pasos de forma magistral que le marcaba el astado, basó su faena en la mano derecha a media altura. Lo intentó por el pitón izquierdo, pero el toro ya acusaba el transcurso de la lidia y no pasaba. Tiró de él para exprimirle lo poco que tenía por el pitón derecho alargando quizá mas de la cuenta. Mató tras pinchazo con una magnífica ejecución. Silencio.

Con el segundo de su lote se encontró con ciertas dificultados para ponerlo en suerte para su encuentro con el caballo, pues el toro le hacía hilo en los terrenos del picador. Buen inicio de faena manejando los trastos con mucha suavidad para seguir con tres tandas sobre la mano derecha en las que citó de largo para enganchar a un toro que le costaba humillar. Fue afeando el toro la embestida con el transcurso de la lidia pero Chacón se mantuvo en su buen hacer, sin brusquedades y haciéndole las cosas muy bien al toro. Ya con la espada, se dobló por abajo con el toro preparándole para la suerte suprema. Pinchó arriba antes de matar con una excelente estocada de efecto inmediato. Fue silenciado de nuevo en una faena en la que entendió muy bien al toro pero que el público no entendió.

Tuvo que asumir su papel de director de lidia y lidiar el sexto de la tarde, que correspondía a Juan Leal. Lidió con el capote echandole los vuelos por la arena y corriendole hacia atrás para templar su embestida. Puesto de largo en la segunda vara, pudimos ver una buena ejecución de la suerte ante una buena arrancada del toro. Ejecutó el segundo tercio de la lidia la cuadrilla de Juan Leal, con Manolo de los Reyes y Agustín de Espartinas siendo ovacionados tras parear pero sin desmoterarse por respeto a su matador herido. Con la montera calada durante toda la faena de muleta, Octavio realizó una faena de libro en la que se acopló al toro dándole todas las ventajas. Con mucho oficio y la muleta a media altura, finalizó en las cercanías. Cerró la tarde con una estocada de mucha habilidad tras un mete-saca. De nuevo fue silenciado por los tendidos, que no le entendieron en toda la tarde.

Volvía Javier Cortés para cerrar su actuación en San Isidro con esta segunda tarde en el ciclo isidril. Protestado de salida el segundo de la tarde, perdió las manos durante los primeros compases del recibo capotero. Volvió a hacer patente Juan Fco. Peña su buen oficio de varilarguero, dejando una buena vara con la que fue ovacionado por la afición. Quitó por chicuelinas Juan Leal, que no dejó pasar su derecho. Muy atento estuvo Octavio Chacón durante los quites en el tercio de banderillas. Empezó Cortés citando de largo a un toro que perdió las manos. Ya en las cercanías, empezó a tejer una faena con la mano derecha de gran ligazón y bajándole la mano con el compás abierto. Incidió mucho el viento cuando se decidió a coger la muleta con la izquierda, consiguiendo solo una tanda sin enganchones. Con un toro ya rajado, intentó sacarle de uno en uno las embestidas que le quedaban por el derecho. Se atragantó con los aceros antes de matar con una estocada desprendida.

Con el toro que cerraba su feria tampoco tuvo la suerte que hubiera querido. De nuevo se hizo visible la labor de Octavio Chacón como director de lidia, siempre bien colocado para realizar los quites a sus compañeros. Se dobló Cortés por abajo para sacar al toro a los medios. Basó la faena con la pañosa sobre la mano derecha, con ligazón pero sin transmisión. Apenas pudimos ver su mano izquierda en su última tarde de la feria, que finalizó con una estocada caida tras varios pinchazos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/altoroes/public_html/wp-includes/functions.php on line 4212