Pablo Aguado conquista Sevilla en una tarde histórica con Puerta del Príncipe

Por Adrián Blázquez

En la recta final de la Feria de Sevilla llegaba uno de los carteles mas esperados por toda la afición. Una tarde histórica en la que trenzaron el paseillo Morante de la Puebla, Andrés Roca Rey y Pablo Aguado con toros de Jandilla.

Llegó Pablo Aguado a su compromiso con Sevilla para hacer historia en una tarde que quedará para los libros de la historia. Hizo temprana su aparición el torero sevillano realizando un quite por chicuelinas remantando con una media verónica para la eternidad. Ya con su primer toro, recibió a Cafetero con un ramillete de verónicas de muy buen gusto rematadas con dos medias y una revolera. Complicado en banderillas y cumpliendo discretamente en el caballo, empujó más en su primera vara. Fue coger la muleta y dejar claro a lo que venia. Sacandose el toro a los medios con mucha toreria alternando por los dos pitones, continuaría su faena con dos tandas sobre la mano derecha con las que conquistó la plaza desde el primer momento. Un cambio de mano con mucho gusto daría paso a la única tanda por la izquierda, con mucho temple y rematando con un pase de pecho hasta el hombro contrario. No le haría falta más que otra tanda con la derecha para redondear una faena que terminó por abajo antes de coger el acero para dejar una estocada hasta las cintas que redondeaban una faena para la historia. Dos orejas y Sevilla rendida a sus pies.

No bajó el listón con su segundo toro y último de la tarde. Volvió a gustarse con el capote, destacando una media tras las verónicas de recibo. Concienciado de lo que estaba por venir, realizó de nuevo un quite por verónicas tras la primera entrada al caballo que hicieron sonar la música. Tras tomar la segunda vara, no quiso Morante quedarse fuera de la fiesta y realizó con inmediatez un quite por el recuperado galleo del bú de Joselito. Le faltó tiempo a Pablo Aguado para contestar al quite, por chicuelinas, ante la mirada de complicidad y admiración de Morante de la Puebla. Magnífico actuación de Ivan García y saludos al tendido. Templado con la muleta alternó dos tandas con la derecha y dos con la izquierda que otra vez volvió a despertar los acordes de la banda. Con un toro venido a menos, le sacó algún natural mas para dejar de nuevo otra estocada que hizo rodar al astado. Dos orejas y Puerta del Príncipe para un torero que consiguió poner a todos de acuerdo en una tarde histórica para el toreo.

Abriendo la tarde Morante de la Puebla recibiendo al primero de la tarde con su particular capote y metiendo a la gente de lleno en el festejo. Ya con la muleta se sacó al toro a los medios alternando por ambos pitones. Embestida sin lucimiento con la muleta a media altura en ambas manos y echando la cara arriba al final del muletazo. Con un toro rajado, dejó el de La Puebla media estocada que no fue suficiente, teniendo que hacer uso de la cruceta.

Espoleado por la actuación de sus compañeros de terna, salió Morante decidido para recibir a su ultimo toro de la feria que brindó a la plaza. Con la mayor de la actitudes posibles, inició la faena de muleta por alto con las rodillas sobre el albero sevillano. Volvió a sonar temprana la música para acompañar una faena llena de actitud en la que no hubo demasiado lucimiento ante un toro con una embestida desordenada que no acababa de humillar. Se tiró con todo Morante para despedirse de una plaza que le recompensó con una oreja.

Completaba la terna Andrés Roca Rey recibiendo a porta gayola al segundo de la tarde. Dos largas cambiadas y tres faroles completaron ese recibo capotero que dio paso a un tercio de varas inexistente. Contestación al quite de Aguado y saludos de Viruta y Juan José Dominguez tras poner los palos. De rodillas y toreando por ambos ambos pitones remató el inicio de faena con un pase de pecho de antología. Faena basada en la mano derecha con mucho temple y bajando mucho la mano para exigir a un toro que no protestó. Probó con la izquierda antes de entrar a matar pegado a las tablas con una espada que se fue baja. Oreja ante una estocada de rápido efecto.

Consciente de haber perdido la batalla, salió Roca Rey con la intención de maquillar el resultado en su último toro. Inició la faena de muleta con su inicio característico, dándole distancias a un toro que embestía con la cara arriba en una faena a menos. Estocada tras pinchazo y fin de su actuación en Sevilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/altoroes/public_html/wp-includes/functions.php on line 4212