Pablo Aguado y sus caricias toreras paran el tiempo en Madrid

«La torería natural y templada de Pablo Aguado hace rugir Madrid, que pierde los trofeos por la espada. Ginés Marín en una mejor versión corta una oreja y Luis David se deja marchar un toro de lio gordo de Montalvo.»

Por Noelia Crespo.

En la quinta de feria serían los jóvenes los protagonistas. Tres de los aquellos llamados a ser el futuro de la fiesta, trenzarían el paseíllo en la tarde de hoy en las Ventas frente a los toros de la ganadería salmantina de Montalvo, la cual el año pasado fue premiada con el mejor encierro. Tarde de apostar y demostrar que es en ellos sobre quien recae los próximos años del toreo actual. El director de lidia en la tarde de hoy, Ginés Marín sortearia a dos toros de muy distinta condición, dejando los mejores momentos al natural con su primer toro cortando una oreja. Luis David se dejaría marchar el mejor lote de la tarde, dos toros para cortar las orejas y salir por la puerta Alcalá. Cerrando la terna estaba el sevillano Pablo Aguado con la resaca todavía de la puerta del Príncipe de Sevilla. En su sexto volveríamos a ver su mejor versión, esa que encandiló a todos la semana pasada, dejando muletazos toreros, despacio y llenos de suavidad.

El tercero de Montalvo de nombre «Tomatoso» sería devuelto por inválido. Saldría en su lugar el sobrero de Luis Algarra, serio y con movilidad, al que recibió Pablo Aguado con el capote, siendo prendido sin consecuencias graves. Ya con la muleta dejaría disposicion, valor y actitud ante un toro desclasado que sabia demasiado. Inició doblándose con él. Lo intentó Pablo toreando por ambos pitones luchando contra el aire y el toro, tirando de él para sacarle algunos pases llenos de la suavidad y la naturalidad que le caracteriza. Sería cogido de manera muy fea por la quietud con la que estuvo siempre con el toro. Se iría a por la espada ante sus pocas opciones y mataría tras un pinchazo y un bajonazo horrible.

Seguía la gente esperando a Pablo Aguado tras las pocas opciones que tuvo con su tercero. El sexto que salió por toriles sería un toro desclasado, sin humillar y con algo de movilidad que se vino a menos. No pudo Pablo gustarse con el capote como hubiera querido. Ya con la franela en mano, empezaría la faena de muleta doblándose con el astado de manera suave y natural, dejando claro a Madrid que se venía toreo del bueno. Silencio sepulcral en las Ventas ante lo que se venía, expectantes de un torero que ha venido para quedarse, para revolver el sistema. Paró el tiempo con sus muñecas, con su toreo vertical, añejo, sometiendole bellas caricias toreras por ambos pitones al toro. Por el pitón izquierdo dejaría también naturales muy templados, toreando despacio y haciendo vibrar Las Ventas. Acompasado y entregado estuvo el sevillano, dejando una faena medida en los tiempos justos, llena de pinceladas y muletazos cadentes. Finalmente toda la faena se vería emborronada por un pésimo uso de la espada que le hizo perder los trofeos. El 16 de junio es y será una fecha marcada por muchos aficionados, hay muchas ganas de ver de nuevo a Pablo.

Empezaría su tarde Ginés Marín recordando por momentos al torero que gustaba al aficionado en sus mejores años. Tras recibir a un suelto y manso toro de Montalvo de salida, cambiaría todo en la faena de muleta donde pudimos ver un toro con mayor fijeza, nobleza y repetición, que lo quería todo por abajo y nada por arriba. Iniciaría en los medios ligando por derecho, buscando los terrenos en los que le molestará menos el viento. Seguiría por ese pitón llevando largo y profundo la embestida hilada del astado, por donde le faltaría la rotundidad necesaria. Los mejores momentos llegarían por el pitón izquierdo, donde lograría varias tandas de naturales con la mano baja, acoplado y metiendo al público de lleno en la faena. Siempre por abajo, lo que le pedía el toro, estuvo centrado, dispuesto y con las ganas y actitud con las que hay que ir a Madrid. Final por bernardinas de exposición y riesgo para cerrar con una estocada entera. Oreja para abrir la tarde.

Poca fuerza y poca casta tendría el cuarto de Montalvo. Se mantuvo en el ruedo un toro sin opciones con el que Ginés alargaría en exceso un trasteo sin eco, contenido ni transmisión. Poco que reseñar.

El mexicano Luis David sortearía un extraordinario segundo toro de Montalvo. Repetidor, con movilidad, clase, recorrido y transmisión. Los mejores momentos de Luis David con este toro llegaron con el capote tras un saludo por verónicas templadas y serenas, galleo para llevarlo al caballo y quite por zapopinas, y con la espada. Sería ovacionado Óscar Bernal tras un buen tercio de varas. Ya en la faena de muleta le superaría un toro al que era para cortarle las dos orejas. Empezaría por derecho de rodillas, ligandole los pases en redondo. De pie, seguiría por ese pitón dando pases y más pases, fuera de sitio con el público recriminandole con razón la colocación. Algún natural por el pitón izquierdo dejaría a un gran toro que no lo llegó a entender y que se le fue sin torear. Cierre por bernardinas y buena estocada arriba a la suerte de recibir. Vuelta al ruedo tras petición y ovación para el toro.

Soporifera faena la que le planteó Luis David al noble quinto de Montalvo al que pudo sacarle más. Pases y más pases por ambos pitones sin transmisión, a lo que se le sumó el viento continuo de toda la tarde. Tiró del toreo en su estilo, faltó ajuste ante un toro que tenía matices. Silencio tras un bajonazo. Perdería una puerta grande tras sortear el lote de mayores posibilidades de la tarde.

Ficha del festejo.

Sábado 18 de mayo de 2019.

Plaza de toros de Las Ventas, Madrid. Feria de San Isidro. Corrida de toros. 5ª de feria.

Toros de Montalvo, serios y con trapío. De juego desigual, pero con posibilidades en líneas generales. El 2° sería el mejor de la tarde y el 3° sería devuelto por inválido, saliendo en su lugar un desclasado sobrero de Luis Algarra.

  • Ginés Marín (de azul noche y oro). Oreja tras aviso y silencio tras aviso.
  • Luis David (de lila y oro). Vuelta al ruedo tras aviso y petición y silencio.
  • Pablo Aguado (de marfil y oro). Silencio y saludos.

Entrada. Casi lleno, 21150 espectadores en una tarde marcada por el viento.

Detalles.

  • Sería ovacionado Óscar Bernal tras picar al 2° (cuadrilla de Luis David).

Sígueme en Twitter @noeee_cp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/altoroes/public_html/wp-includes/functions.php on line 4669