Peligro sordo en la novillada de El Casar

Por Lucía Hernández

El Casar (Guadalajara), 3 de septiembre. Novillada con picadores con reses de Casa de los Toreros para los novilleros Héctor Gutierrez, Víctor Hernández y José Fernando Molina.

El que abrió plaza no fue un novillo fácil e hizo pasar apuros al novillero mexicano Héctor Gutiérrez en toda la lidia. No pasaba el animal, pero insistió el novillero y acabó en el albero sin consecuencias. Papeleta que solventó abreviando acertadamente ya que no tenía opción de lucimiento.

Víctor Hernández lidió al tercero de la tarde, otro novillo que no valía pero que con la nobleza del animal consiguió sacar alguna tanda. Poco lucimiento pero mucho valor demostró el joven. Sufrió una voltereta de la que salió resentido de una mano. Mató al animal y tras ello pasó a la enfermería, no pudo continuar la lidia. Se le premió la faena con una oreja.

El tercero de la tarde correspondiente a José Fernando Molina debió ser devuelto por inválido pero la presidencia no lo tuvo a bien. Brindó a Borja Collado la faena. Mostró su versión de enfermero ya que no pudo exigir a un animal que blandeaba de las manos. Sorprendentemente lo intentó más al natural, dónde el novillo reponía y no obtuvo lucimiento aunque si mostró su valía. Estuvieron apunto de sonar los tres avisos, tardó en atronar al animal con el verduguillo.

Con el cuatro de la tarde se pudo estirar Héctor Gutierrez con el capote, parecía que cogía otro aire la tarde. Buen puyazo en el que apretó para luego dormirse en el peto. Le costó meterle mano al novillo, embestida compleja y difícil de domeñar. Pasaba sin transmisión alguna y topando al final del muletazo. Lo intentó por ambos pitones, destacaron algunos derechazos en los que tuvo que tragar, muy firme el novillero. Erró con el acero en varias ocasiones.

El segundo del lote de Jose Fernando Molina repuso ya en el capote, no se le vio seguro con la capa. Empujó el novillo en el peto del caballo montado por Juan Bernal, un largo pero buen puyazo. Con la muleta a media altura se puso a torear en redondo, perdiendo pasos consiguió sacar algún muletazo de clase. Al natural, de uno en uno y también perdiendo pasos, logró con su técnica robar las embestidas al soso novillo. Al pasar los minutos la falta de raza hizo que el novillo se complicara aún más aunque el novillero mostró su disposición en todo momento. Contrario cayó el estoque que fue suficiente. Leve petición de oreja que no se escuchó, recogió una calurosa ovación en el tercio.

El segundo del lote de Víctor Hernández fue lidiado por el director de lidia, Héctor Gutierrez, novillo bien hecho. Muy frenado ya desde salida recogió la embestida en el capote. Trasero puyazo, en el que el del castoreño no rectificó. Muy orientado desde el inicio de faena el novillo. Entregado el mexicano ante el desrazado que cerraba plaza. Basó la faena en la mano derecha aunque por el pitón izquierdo también se puso, poco lucida la faena. Se atascó con la tizona.

Desigual presentación pero mismas condiciones en los novillos. En algún novillo se cambió el tercio de banderillas sin cuatro banderillas o en su defecto con tres pasadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/altoroes/public_html/wp-includes/functions.php on line 4212