Polémica Puerta del Príncipe para El Juli en una Sevilla de 2ª categoría.

«El Juli abre por sexta vez en su carrera una Puerta del Príncipe, discutida tras cortar tres orejas al lote de Garcigrande. Morante deleita con el capote y Perera no llegó a entrar en la tarde

Por Noelia Crespo.

Tarde de retornos y reencuentros en Sevilla. Hoy de nuevo pisaban el albero del coso del Baratillo los toros de la divisa salmantina de Garcigrande con el recuerdo todavía de Orgullito, toro que volvería al campo charro el año pasado. Y con ellos, volvía también el torero madrileño Julián López «El Juli», torero especializado y buen entendedor en esta, «su» ganadería. Hoy saldría como máximo triunfador por la del Príncipe en una mejor versión y con la ayuda de una oreja regalada por el presidente. Junto a ellos pisaban La Maestranza, Morante de la Puebla, uno de los máximos atractivos siempre en esta plaza y que dejó los mejores pasajes de capote de la tarde, y el extremeño Miguel Ángel Perera, quien sigue en la búsqueda de volver a ocupar ese puesto de figura que hace años tuvo en alza, pero que hoy no supo encontrar.

El gran triunfador de la tarde volvería a ser el torero madrileño Julián López «El Juli», quién abrió por sexta vez en su carrera la Puerta del Príncipe. En una versión más vertical, y renovada, encandiló al público sevillano, tanto que no fueron capaces de ver el pinchazo y mala estocada al primero. Inició con un gran saludo capotero por verónicas y delantales, bajandole mucho la mano, despacio y con gusto al segundo de la tarde. Empezaría muy torero con la muleta por alto, a pies juntos, quieto y mirando al tendido. Por el pitón derecho ligaría los pases largos y con buenos pases de pecho. Lo entendió El Juli, dejando buenos pasajes por el pitón izquierdo, toreando despacio y con temple. Con mando y firmeza volvió a la mano derecha, ligando en redondo y toreando por momentos despegado y con bastantes toques en la muleta. Toro aburrido, sin clase y sin fondo, al que mataría mal tras un pinchazo. Oreja protestada y con razón, no había mayoría y tras ese uso de la espada no se debía haber concedido el apéndice.

Tuvo que llegar el quinto para poder ver una mejor versión del torero madrileño. Iniciaría de nuevo moviendo bien el capote y ya con la muleta en mano acabaría haciendo mejor al toro de lo que era. Desrazado pero noble, empezaría Julian por el pitón derecho llevándolo largo y con la figura muy recta. Supo entenderlo, toreando en un concepto renovado, despegado por el pitón derecho pero efectivo ya que hizo sonar olés en Sevilla. Mucho más puro y templado por el pitón izquierdo donde vimos los mejores pasajes de la faena. Con la mano baja, exigiendo y llevando profundo al animal, le vimos muy entregado, inspirado y con una buena actitud. Mataría de estocada entera, esta vez si fue premiado con las dos orejas, más justas que la anterior, y con la que Juli saldría por la del Príncipe, gracias a una oreja que no debió de pasear. Además se le dio incomprensiblemente la vuelta al toro. No fue el día del presidente.

Iniciaría la tarde Morante de la Puebla, lanceando de manera extraordinaria y muy torera al primero de Garcigrande. Despacio, bello, moviendo con temple y cadencia las muñecas, dejaría los mejores pasajes de su tarde con una capa muy natural. Muleta en mano iniciaría faena por bajo, doblándose toreramente con él. Siguió por el pitón derecho, toreando acoplado y ligandole los pases. Al natural se puso en el sitio, tiro de él y logró firmar algún natural despacio, dándole los tiempos al toro y disfrutando con él. Morante entendió a un astado justo de fuerzas que duró poco, supo no alargar la faena en exceso y dejaría buenas muestras de su toreo con la música apagada sin entender lo que en el ruedo había ocurrido. Mataría de media estocada y sería premiado con una ovación del público.

Con el cuarto de la tarde vimos la otra cara de la moneda. Morante decidió intentarlo, sin estar cómodo ni agusto, raro es que no abreviara antes. Intentó recibirlo con el capote con la rodilla genuflexa pero el toro no se quedaba con él. Sin clase, justo de fuerzas, deslucido y a saltitos, intentó hacerle faena con la muleta. Dispuesto, logró sacarle algún pase por ambos pitones, tirando del astado. Poco que reseñar de este toro, en una tarde donde nos quedaremos con la sublime versión capotera del diestro de la Puebla.

El extremeño Miguel Ángel Perera no tuvo su mejor tarde hoy en Sevilla, en la que sin duda destacó la extraordinaria cuadrilla que lleva consigo. Con el tercero le vimos un saludo capotero por verónicas y media templadas. Tras el buen tercio de banderillas de Javier Ambel, inició la faena de muleta sin exigir al toro, intentando enseñarle a embestir. Fiel a su estilo, siguió por el pitón derecho, llevando largo y profundo al toro, en base a su tauromaquia, dejándole la muleta en la cara y ligando los pases. Con menos acople por el pitón izquierdo, de uno en uno sacó algún natural sin mucho eco. Volvió al derecho, toreando mas de cercanías, le faltaría rotundidad, mucho pase y poco contenido. De lo mejor la estocada. Silencio.

El cierra plaza de Garcigrande tenía por nombre “Bien-andado” y aunque era todo un novillete de presencia, acabaría siendo el astado que mayor clase sacaría en las embestidas. Destacarían de nuevo Curro Javier y Javier Ambel. No acabó de entender al toro Miguel Ángel durante toda la faena. Inició en los medios para lucirlo, con cambiados por la espalda, toreando quieto y vertical. Siguió por el pitón derecho, a media distancia, intentando llevar profundo la buena embestida del toro, pero ante el que vimos despegado y toreando con el pico. Faena basada en la mano derecha, el toro hacia el avión, y Perera aprovechó para torear en redondo con la mano baja. Dejaría algún natural suelto, circulares y mal uso de la espada. Se aburrió el toro, le faltó firmeza y rotundidad a Perera en una tarde en la que se le escaparon las orejas del sexto.

Ficha del festejo.

Jueves 2 de mayo de 2019.

Plaza de toros de La Real Maestranza de Caballería de Sevilla. Corrida de toros. 4ª de abono.

Toros de Garcigrande, de presentación y juego desigual. Sin trapío y muy justos de presentación para una plaza de primera. Faltos de casta y fuerzas, pero nobles y con matices. Destacaron el 5° y el 6°, este último de mayor clase y repetición. El 5° toro de nombre “Arrogante” fue premiado con una vuelta al ruedo incomprensible.

  • Morante de la Puebla (de verde botella y oro). Ovación con saludos y silencio.
  • Julián López “El Juli” (de verde y plata). Oreja con protestas y dos orejas. Puerta del Príncipe.
  • Miguel Ángel Perera (de blanco y plata). Silencio y ovación.

Entrada. Casi lleno.

Detalles.

  • Saludó tras parear al tercero de la tarde Javier Ambel (cuadrilla de Miguel Ángel Perera).
  • Saludó tras parear al sexto Curro Javier y Javier Ambel a la brega (cuadrilla de Miguel Ángel Perera).

Sígueme en Twitter @noeee_cp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/altoroes/public_html/wp-includes/functions.php on line 4673