Puerta grande al capote y la disposición de Ginés Marín en Alicante

«Ginés Marín abre la puerta grande por su buen manejo del capote y las ganas en la muleta. López Simón aburre y corta una oreja, y David de Miranda estuvo voluntarioso, pero le sonaron los 3 avisos del sexto.»

Por Noelia Crespo.

Alicante y su Feria de Hogueras daban el pistoletazo de salida en la tarde de hoy viernes 21 de junio. Con un cartel totalmente modificado al original por las bajas de Pablo Aguado y Román, ambos convalecientes de las cornadas sufridas en Madrid, entraron para acompañar a López Simón, dos de los jóvenes que han apostado y gustado en la pasada feria de San Isidro, Ginés Marín y David de Miranda, quiénes ambos debutaban en el coso alicantino. Los toros de Parralejo fueron muy desiguales en presentación y juego, demasiados justos de trapío, algunos por debajo de lo debido y con pitones sospechosos. López Simón sería el único superviviente del cartel inicial y finalmente sería el que más aburrió, sin llegar a entender a sus toros, aunque cortaría una oreja del toro que más se dejó. Ginés Marín lograría abrir la puerta grande cortando una y una a cada uno de sus toros con los que dejó grande manejos del capote y la disposición y entrega en la muleta. David de Miranda no tuvo su tarde, dejó detalles con dos toros de menos opciones que el resto, no terminó de estar cómodo y vio como el sexto volvía a chiqueros tras no ser capaz de matarlo.

Ginés Marín empezaría con el segundo de la tarde saludándolo por verónicas alternando con chicuelinas ante un toro que embestía con acometividad. Tras un tercio de varas sin apenas empleo, realizaría un quite el extremeño por chicuelinas demostrando su gran capacidad del manejo de las muñecas con la capa. En banderillas saludaría Jesús Díez «El Fini» tras parear al astado. Inició la faena de muleta en los medios de rodillas también, con un cambiado por la espalda, seguido de derechazos y el remate con el pase de pecho. Siguió por ese pitón, dándole distancia a un toro que tenía nobleza y más transmisión que el anterior, pero al que le faltó entrega y calidad en la embestida. Ligó pases por ese pitón derecho, dejando un buen cambio de mano con mayor lucimiento. Cambió de pitón y probó al natural por donde consiguió dejar algún buen natural suelto, por momentos también fuera de sitio, logrando corregir por momentos la embestida del toro. Conectó mucho con los tendidos Ginés por su entrega y disposición durante toda la faena. Volvió al derecho para ligar algún pase más, dejando una arrucina como variedad en la tanda. Final por bernardinas y remataría con una estocada entera y certera. Oreja.

Saldría el quinto por chiqueros con una cara de nuevo sospechosa, al que lograría lancear Ginés de manera variada a pies juntos alternando con chicuelinas aplaudidas por el respetable. Puyazo trasero y caído, al que siguió un quite del extremeño variado y lucido por chicuelinas y tafalleras, con buen manejo de la capa. Agusto y cómodo se dispondría a hacer un nuevo quite echándose el capote a la espalda, dejando varias gaoneras y el remate. Brindaría al público una faena que decidió empezar desde el tercio, a pies juntos, con pases por alto, intercambiando con pases por bajo, cambiando a la mano izquierda y rematando la tanda. Le cambió los terrenos Ginés, dándole distancia, ligaría por el pitón derecho bastante desacoplado y sin ajuste, dejando un buen remate por bajo con la mano izquierda. Al natural lo intentaría llevar largo, tirando de él, sacandoselos de uno en uno, y por donde estuvo más acoplado. Con un toro noble, pero a menos, volvería al pitón derecho por donde más se dejaba el toro para hilvanarle nuevos pases y dibujar un cambio de mano. Lo intentó de nuevo por el izquierdo, volviendo enseguida al derecho por donde dejó mejores pasajes, aseado y correcto. Final de cercanías para rematar con una estocada entera y algo tendida que le valdría para cortar otra oreja y salir a hombros.

Abriría el festejo el madrileño Alberto López Simón quién no lograría sujetar al toro con el capote al que intentó saludar por verónicas con la rodilla genuflexa. Tras un tercio de varas donde el toro empezó a acusar su falta de fuerzas y el paso por banderillas, brindaría al público un toro que ya desde los inicios mostró su falta de fuerzas. Inició la faena de muleta de rodillas en el tercio, empezando con unos pases por alto, seguidos de muletazos en redondo, toreando despacio y conectando con el público. Seguiría la faena en los medios, descalzándose como si de una gran faena se fuera a tratar. Toreó en redondo, basando su faena en esa mano derecha, llevándolo largo con suavidad, a media altura, y por momentos fuera de sitio. Daría varias tandas más por el pitón derecho, ya con el toro muy a menos, teniendo que tirar mucho de él. Lo intentaría por el pitón izquierdo, dejando algún natural suelto, sin lucimiento, toreando con el pico y sin ajuste. Alargó la faena en exceso, se puso pesado volviendo al pitón derecho, y finalmente el noble de El Parralejo se acabaría aburriendo de él. Se pegaría un arrimón sin sentido, y cuando intentó hacer un circular le arreó el astado dándole un pequeño susto sin consecuencias. Insistiría entre pitones, aburriendo y llegando a ser recriminado por el público. Estocada trasera y tendida y golpe de verduguillo. Silencio.

Empezaría López Simón con el cuarto toreando a la verónica, logrando dejar buenos pasajes, sacándose a los medios al toro y rematando con una media. Tras un mal tercio de varas, uno más, realizaría un quite el madrileño por chicuelinas. Ya con la muleta en mano empezaría a pies juntos, dejando pases por alto desde el tercio. Siguió por el pitón derecho, toreando con la figura vertical, sin retorcerse, ligando los pases y conectando con el tendido. De nuevo descalzo, ante un toro de buena condición, cogería la mano izquierda para llevarlo largo y profundo, conectando con un molinete, dejando muletazos de temple y acople. Estuvo cómodo con un toro más destacado que sus hermanos, que aún sin ser un gran toro, se dejó y al que no llegó a entender ni exprimir el madrileño. Faena de nuevo larga, en la que los mejores momentos llegaron en los pasajes llenos de poso, pero en la que de nuevo aburrió a público y toro. Cerraría faena con unas bernardinas cambiándole el viaje al astado para atraer al público. Estocada entera contraria en los mismos medios. Oreja.

El onubense David de Miranda empezaría su tarde saludando por verónicas a buen compás al tercero de la tarde, de mejor presentación que sus hermanos. Trámite pasajero en el caballo al que fue sin colocación. Después se dispondría a realizar un quite el propio matador con el capote a la espalda, muy quieto, manteniendo la postura. Empezaría con la franela en los mismos medios, por estatutarios, sin apenas moverse de nuevo, a pies juntos, dejando un buen pase con la mano izquierda por abajo y el remate con el pase de pecho. Siguió la faena por el pitón derecho, ligandole los pases a media altura, dejándole la muleta en la cara para que no tuviera tiempo de marcharse. Falto de fuerzas, sin humillar y tocándole constantemente la muleta a David, lo que deslució mucho esas tandas. Cogería la mano izquierda por donde lograría dejar algún natural de mayor calidad, más acoplado y llegando más a los tendidos. Tandas más rotundas, con un toro que iba mejor, citando con el pico, pero logrando meterlo en la muleta con seguridad y comodidad. Volvió al pitón derecho para dejar nuevos pasajes por ese pitón, ligandole con la franela puesta en la cara, alternando con unos circulares posteriores y cierre de cercanías en los pitones. Naturales a pies juntos serían el colofón de una faena de altibajos. Pincharía y dejaría un bajonazo. Silencio.

Al sexto lo recibió con la rodilla genuflexa, toreando con el envés del capote, dejando también algunas verónicas y el remate con la media. Empujó en el caballo, se sujetó bien el picador, dejando lo más destacado en varas de la tarde. Quite por tafalleras a pies juntos, dejando muestra de sus ganas y capacidad con el capote. Ya con la muleta en mano, y tras brindarle la faena a todos los presentes, empezaría en los medios a pies juntos, pasándoselo por la espalda y por derecho, sin moverse y llegando a los tendidos. Seguiría por el pitón derecho ante un toro con ganas de marcharse y con embestida descompuesta, dejando derrotes al final de cada pase. Cambió a la mano izquierda David intentando ligar al natural, dejando algún pase, pero sin acople y costandole llevarlo. Volvió al derecho donde a base de dejarle la muleta en la cara logró ligarle más pases sin eco ni transmisión. Manso sexto con el que no estuvo el torero, no supo templar, le faltó acople y se le notó la falta de experiencia. Bernardinas en el final, enhebró la espada y se atascaría de mala manera con la espada hasta que le llegaron a sonar los tres avisos. Toro a corrales y final amargo para David en la que sin duda no fue su tarde y no tuvo suerte.

Ficha del festejo.
Viernes 21 de junio de 2019.

Plaza de toros de Alicante. Corrida de toros. Feria de Hogueras. 1ª de feria.

Toros de El Parralejo, muy justos de presentación, algunos por debajo, y de juego desigual. Nobles, sosos y manejables. Destacaría el 4° por su buena condición, movilidad y humillación.

  • López Simón (de gris perla y oro). Silencio y oreja tras aviso.
  • Ginés Marín (de verde hoja y oro). Oreja y oreja. Puerta Grande.
  • David de Miranda (de verde hoja y oro). Palmas y silencio tras tres avisos.

Entrada. Media plaza.

Detalles.

  • Saludó tras parear al 2°, Jesús Díez «Fini» de la cuadrilla de Ginés Marín.

Sígueme en Twitter @noeee_cp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/altoroes/public_html/wp-includes/functions.php on line 4669