Puerta Grande para David de Miranda ante un Juli sentenciado por Madrid

Por Lucía Hernández.

La 11ª de San Isidro comenzaría con Paco Ureña obligado a saludar tras romper el paseíllo.

David de Miranda abrió la tarde ante “Molador”, el toro de su confirmación. Toreó con facilidad con la capa aunque el toro salía algo suelto y en varas vimos como ambos puyazos caerían traseros y caídos. Tras brindar al Rey emérito, D. Juan Carlos I, comenzaría la faena de muleta con estatuarios en el centro del ruedo. El toro llegó sin fuelle al tercio de muleta, lo cual impidió cualquier tipo de lucimiento por parte del matador. Por ambos pitones lo intentó ante un descastado toro que no tenía nada. Media estocada que sirvió.

Voluntarioso David de Miranda al recibir al que cerraba la tarde. Mal tercio de varas en el que el toro no peleó y simplemente se dejó pegar. Tras un quite por chicuelinas de ajuste, empezaría la faena con pases cambiados por la espalda en el centro del ruedo. Citó de largo al toro, luciéndolo en varias tandas por el pitón derecho en las que toreó de manera exquisita. Por el pitón izquierdo hubo algún que otro enganchón que deslució la tanda, pero también muletazos de calidad entre el barullo. Faltó temple y rotundidad ante un toro que pedía poder. Gran toro al que le faltó hacer una buena pelea en el caballo. Eché de menos algún remate por bajo. Estocada entera pero algo desprendida. Dos orejas y puerta grande en el día de su confirmación.

Con el anovillado que hizo de segundo, no se pudo estirar con el capote El Juli e hizo ostensibles gestos de molestia por el viento. Tras una mala lidia para un toro que salió suelto de la segunda vara, Paco Ureña se haría presente en la tarde con un quite. Hubo réplica por chicuelinas de El Juli. Nuevo brindis a D. Juan Carlos I. Con la muleta vimos el segundo inválido de la tarde al que el diestro no sacó ni un pase limpio por ningún pitón. Pinchazo en el que enterró un tercio de estocada y varios golpes de descabello para acabar con este toro.

El castaño que hizo de cuarto, protestado de salida, fue recibido con verónicas de las cuales salía suelto. De corrido entró el toro al encuentro con el caballo, sin colocar, y se llevaría dos picotazos traseros. Se lesionó la mano derecha al comenzar la faena de muleta y el toro fue devuelto a corrales. Bronca a El Juli y bronca al presidente. El primer sobrero correspondiente a la ganadería Luis Algarra salió al ruedo, protestado también. Mal tercio de varas, mala colocación pero parece que todo da igual. Soporífera faena de un diestro que se extendió ante las protestas de la afición. Fuera de cacho en todo momento y muchos enganchones. Finalizó con su famoso “julipie” al tercer intento.

El impresentable que hizo de tercero, fue recibido con unas buenas verónicas por Paco Ureña. En varas hubo puyazos traseros y caídos que rectificó el picador ante las quejas del público. Los mejores pasajes de la faena llegaron por el pitón izquierdo, donde se pudo ver la verdad del torero. Muchos enganchones hicieron que la faena no llegase a romper ante otro toro inválido. Pinchó y en segunda instancia enterró la espada de manera defectuosa. Dio la vuelta al ruedo sin que la petición fuese unánime.

El quinto no hizo por la capa en el recibo capotero. Cogió el picador al toro en ambos encuentros, pero sin ser preciso. Ureña, como sus compañeros de cartel, brindó la muerte del toro al Rey Emérito. Comenzó por bajo con la franela y luego prosiguió con tandas por ambos pitones, pero sin llegar a los tendidos hasta pasado el ecuador de la faena. Toro sin fondo al que recetó muletazos en los que siempre dio la cara. Cerró por manoletinas.
Espada caída con la que el toro dobló. Concesión de oreja protestada. En mi opinión, bien protestada. No se puede dar una oreja en Madrid con semejante bajonazo.

Sígueme en Twitter @luciahg35

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*