Puerta Grande para Jorge Martínez en Alcudia de Gaudix

Por Lucía Hernández

Alcudia de Guadix acogió la primera semifinal del XXV Ciclo de novilladas sin picadores de las Escuelas Taurinas Andaluzas. Se lidiaron reses de la ganadería Los Millares propiedad de Manuel Ángel Millares. Los tendidos estaban repletos de público.

El encastado que hizo de primero puso en apuros al novillero Alejandro Cano de la Escuela Taurina Linense. Comenzó de rodillas en el centro del ruedo y el novillo cabeceaba, se lo llevó por delante en dos ocasiones. Con embestidas muy descompuestas por ambos pitones pero con gran técnica consiguió sacar muletazos de bella factura. Los mejores pasajes de la faena llegaron cuando consiguió bajar la mano y encontrar la distancia. Cerró por manoletinas para luego tirarse por derecho pero sin suerte. Falló reiteradamente con la tizona.

Alfonso Alonso de la Escuela Municipal de Tauromaquia de Camas hizo frente al segundo estado de la tarde. Cogiendo muy en corto el capote no pudo lancear con brío. Por doblones sacó al novillo al centro del ruedo donde siguió toreando por ambos pitones. Pensándoselo mucho el animal y protestando en los cites, no ayudó para la conjunción el viento. Por el pitón izquierdo sacó los mejores muletas aunque afeaba la composición del muletazo la ayuda con el estoque. Por la mano derecho se vio al novillero más confiado pero sin llegar a romper la faena. Enterró la espada a la primera siendo treméndamente efectiva, consiguió cortar la primera oreja de la tarde.

La Escuela Taurina de Motril tuvo su representación en Pablo Maldonado que dio lidia y muerte al tercero de la tarde. Recibió al novillo por faroles de rodillas a los que acompañó con chicuelinas y verónicas para finalizar un variado recibo capotero. Cantó la falta de fuerza el novillo al comienzo de faena, echando los vuelos de la franela con suavidad consiguió mantenerlo en pie aunque no rompió la faena por ningún pitón. Aguantando y tirando de recursos llegó al tendido. Por ayudados del alto cerró al novillo y finalizó faena por unas luquesinas muy aplaudidas. Tras varios intentos logró una media estocada defectuosa que sirvió para dar muerte al novillo y cortar un apéndice.

El cuarto novillo salió distraído y se limitó a pararlo Manuel Vera de la Escuela Taurina Comarcal de Campo de Gibraltar. Tragó con la mano izquierda aunque se llevó un revolcón, el novillo estaba orientado y no humillaba. Por el pitón derecho tuvo que perder pasos entre muletazo y muletazo pero logró templar algún muletazo, el novillo no descolgó. Al hilo de las tablas cerró la faena a un novillo falto de entrega. Logró enterrar casi en su totalidad el estoque, fue efectivo. Cortó una oreja de mérito ante un novillo que no fue fácil para un novillero con poco rodaje pero tuvo mucha firmeza su labor.

Con rodilla genuflexa recibió Jorge Martínez de la Escuela Municipal Taurina de Almería al quinto de la tarde. Muchos capotazos se llevó el novillo en el tercio de banderillas. Ya con la muleta montada el novillero consiguió ligar varias tandas en redondo por el pitón derecho con mucho temple. Al natural y de uno en uno compuso muy bien los muletazos. Aguantó los parones, se confió y recibió varias volteretas de las que salió ileso. Cuando se supo podido el novillo sacó su peor condición, esta circunstancia la solventó con torería y recursos. Cerró faena por manoletinas y acto seguido enterró casi en su totalidad el acero. Intensamente aparecieron los pañuelos en el tendido y fueron concedidas las dos orejas.

Cerró la tarde Manuel Perera, de la Escuela Taurina Diputación de Badajoz, que se pudo estirar con el novillo y demostró su gran habilidad con el capote. Extenso tercio de banderillas que acusó el novillo.  Sorprendente inicio de faena en el centro del ruedo con la muleta a la espalda, demostró mucho valor. Encimó al novillo tempranamente y lo ahogó, desarrolló la faena entre los pitones. Por ambas manos sacó muletazos con mucho gusto que no calaron en los tendidos debido a la poca transmisión del novillo. El novillero terminó faena por ayudados por alto. Falló con el acero en primera instancia pero al segundo intento corrió mejor suerte. Cortó una oreja con petición de la segunda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/altoroes/public_html/wp-includes/functions.php on line 4344